Emergencia Coronavirus

Familia denuncia que Minsa les niega prueba, tras muerte de pariente tratado como covid-19

Afirman que, de forma “irrespetuosa y grosera”, les dijeron que su padre había “salido hasta la mierda de covid", lo aislaron, pero les niegan prueba

Es 12 de diciembre. En la comunidad Hondura Azul, ubicada en el municipio de Condega, en Estelí, se encontraba Julián Calero, de 84 años, reconocido agricultor y líder comunitario de la zona, aquejado por dolores de espalda, tos causada por ganglios en su garganta y dolor en la pelvis, ocasionado por una caída, detallan sus parientes. 

Ese día, sus familiares decidieron llevar a Calero a un hospital por la recomendación de un médico privado, quien les advertía que con tratamiento en casa no había podido ayudarle a subir las plaquetas, pues Calero padecía de anemia. 

Una de sus parientes, narra a CONFIDENCIAL, que llamaron a la dirección del Hospital Ada María López de Condega para que mandaran una ambulancia, ante la condición de Calero, que había dejado de moverse y solo se quedaba viendo hacia el techo, pero el vehículo tardó dos horas en llegar a atender el llamado de emergencia.

“Tardaron un mundo en llegar, si se hubiera estado muriendo lo hubieran encontrado muerto”, comenta una de las parientes de Calero.

Calero fue asistido, detallan sus familiares, con oxígeno en el Hospital Ada María López, desde donde lo remitieron el mismo día al Hospital San Juan de Dios, en Estelí.

Aíslan a familiar, pero les ocultan resultado de prueba covid-19

“El mismo 12 de diciembre a eso de las 4:00 de la tarde ingresa al San Juan de Dios, pero lo llevaron a una especie de sala de aislados, una a la que le llaman Triage, y al día siguiente nos dicen que tiene covid y se lo llevan a la sala covid”, detalla.

Los parientes consideran que la primera “negligencia” de las autoridades del Hospital San Juan de Dios fue no mostrarles la prueba de que su pariente tenía covid-19, pero que además los expulsaran del centro asistencial sin revisarlos, sin darle orientaciones para protegerse o hacerles la prueba covid, ya que habían estado en contacto con su pariente sin ningún tipo de protección.

Jorge Calero, uno de los hijos de Julián, detalla que el 13 de diciembre médicos del Hospital San Juan de Dios le informaron, de forma “irrespetuosa y grosera”, que su padre había “salido hasta la mierda de covid” y que debían “sacarlo de ahí (sala Triage)”.

“Nos pidieron quitarle la ropa. Se la quitamos y mi papá se fue desnudo en la camilla y a nosotros nos dijeron ´salgan de aquí, ustedes no pueden estar aquí´”, señala Jorge.

El hijo de Julián asegura que increparon a las autoridades del Hospital para que los revisaran, porque no creían que los dejarán irse sin hacerles la prueba o darles recomendaciones para no contagiar a otros en caso que fueran portadores del virus.

Sin información y un trato “inhumano” y “repugnante”

“Les dijimos que cómo nos iban a mandar a la calle si supuestamente mi papá tenía covid… Entonces, nos dijeron que el Hospital no se hacía cargo de nada de eso, que nos jaláramos de ahí. Fue repugnante la forma en que nos hablaron”, denuncia.

Una vez Julián Calero fue llevado a la sala covid, el 13 de diciembre, los parientes quedaron incomunicados. Denuncian no se les informaba su condición de salud, saturación de oxígeno o si estaba empeorando.

“Nadie nos decía nada… Tuvieron una actitud inhumana… No se nos llamó a los números de contacto que se pusieron… Tuvimos que conseguir el número del subdirector del Hospital y es él que el mismo 15 nos dice que ´don Julián ha muerto´”, afirma una de las familiares de Calero.

Los hijos de Julián procedieron a buscar sacarlo del Hospital, pero denuncian que ni siquiera se les entregó –en un primer momento– el acta de defunción. Por el dolor de la pérdida, indican, decidieron ir a sepultarlo y volver otro día por el acta.

“Nosotros nos fuimos solos, no hubo acompañamiento del Minsa. No se nos dijo cómo actuar para no contagiarnos, no se nos dio un protocolo a seguir”, denuncian.

Calero fue enterrado a las 7:00 de la noche del 15 de diciembre. Su ataúd no fue sellado dentro del hospital, pero sus parientes decidieron hacerlo el mismo día, lejos del ataúd, guardando distancia entre personas y protegidos todos con mascarillas.

“Rogamos para que nos dieran acta de defunción”

Los familiares denuncian que, después del entierro, empezaron a exigier que se les entregara el acta defunción, pero indican que prácticamente tuvieron que “rogar” para obtenerla.

“El 18 de diciembre se fue a pedir esa acta de defunción, no contestaban, nunca estaban, entonces, se llegó el seis de enero a pedirla nuevamente y se nos dijo que ellos no la tenían porque eso ya había sido entregada a los familiares, pero era falso porque solo era una persona la encargada de ir por ella”, denuncia Reyna Calero, hija de Julián.

El seis de enero, detalla Reyna, una de sus parientes encaró a la dirección del Hospital y exigió el acta de defunción, por lo que las autoridades accedieron a entregar el documento.

“El acta decía emitida ese 15 de diciembre, pero no la entregaron ese día, entonces, parece que no la querían entregar”, afirma.

Además, los parientes denuncian que el acta no decía que Julián falleció por covid-19 o que al menos tuvo esa patología dentro del Hospital.

“No decía que tuvo covid, no decía que murió por covid, entonces, si tenía otras patologías y también tenía covid debería de decirlo el acta”, reclaman.

Los familiares dudan que Julián Calero haya fallecido por covid, pues indican que ninguna de las personas que compartían la vivienda con Julián presentó síntomas, tampoco su esposa que era la más cercana y tiene graves padecimientos crónicos como diabetes.

En la constancia de defunción las autoridades del Hospital San Juan de Dios de Estelí señalan un shock séptico  como una de las causas de muerte de Julián Calero.

“Al final no sabemos si murió o no de covid, porque no se dio una prueba de si lo tenía, aunque se nos dijo verbalmente que lo tenía… No se nos hizo pruebas, la familia tuvo que asumir las PCR, porque de parte de ellos no hicieron nada. Hubo secretismo, se nos ocultó la información de nuestro paciente”, denuncian.

Minsa “expuso a nicaragüenses”

Abogados del Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más, tras recibir la denuncia de la familia Calero, señalaron que el actuar de las autoridades del Ministerio de Salud fue “negligente”.

Yader Valdivia, defensor del Colectivo, dijo que como organización “condenan el actuar negligente del Ministerio de Salud, al no brindar un protocolo a una familia a la que se le informó sobre el fallecimiento de un familiar por covid-19”.

Además, señaló que la “negligencia” del Minsa en este caso “expuso” a decenas de personas a un posible contagio, pues varios parientes estuvieron en contacto con el difunto antes que fuera diagnosticado y no se les practicó ninguna prueba y tampoco se les dio un protocolo a seguir, para evitar una posible propagación del virus.

El Colectivo se comprometió a informar a nivel internacional de la denuncia de la familia Calero, pues consideran que se ha puesto en riesgo no solo la vida de esta familia sino la de decenas de nicaragüenses.


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Emergencia Coronavirus

Share via
Send this to a friend