Emergencia Coronavirus

Médicos: Minsa flexibiliza protocolo de “entierros exprés” durante rebrote de covid-19

Doctores señalan que el Gobierno pretende “aparentar normalidad”, mientras aumentan decesos en casa, y atenciones por neumonía

En medio del rebrote de covid-19, que hasta ahora no ha sido reconocido de forma oficial por las autoridades sanitarias, el Ministerio de Salud ha relajado las medidas relacionadas a los entierros por el coronavirus, según médicos independientes. En la primera ola de contagio, el Minsa ordenó que las exequias fueran inmediatas —se les llamó “entierros exprés”— y con la menor cantidad de familiares posibles.

Actualmente, el Minsa mantiene la orientación que se realicen los entierros exprés, aunque “quieren aparentar un poco de normalidad y de que no hay epidemia, y por eso son un poquito más relajados, porque si no tendrían que volver a la misma dinámica del año pasado, de hacer entierros exprés a cada rato”, explicó una fuente médica, que solicitó omitir su identidad por su seguridad.

“Creo que eso (entierros exprés) no les funcionó porque la gente sabía cuando era un paciente con covid”, añadió.

En la normativa 159 —Guía para la gestión de cadáveres en el contexto de la covid-19, publicado en la página web del Minsa— se establece que “la disposición final del cadáver será inmediata, ya sea por cremación o inhumación”.

En el acápite de recomendaciones a los familiares, señalan que se debe evitar la realización de honras fúnebres que conlleven reuniones o aglomeraciones de personas. No obstante, dejan abierta la posibilidad a que se puedan hacer actos más pequeños.

“En caso de efectuarse —las honras fúnebres— se recomienda que sea menor de cuatro horas, con féretro cerrado y con menos de 20 personas siempre y cuando el espacio pueda asegurar una distancia de por lo menos 1.8 metros entre las personas”, se lee en la guía. Aclaran que los deudos no deben recibir visitas de los familiares y conocidos en su hogar.

Una fuente del independiente Observatorio Ciudadano señaló que no han logrado corroborar que los velatorios que les han notificado, efectivamente, correspondan a víctimas de la pandemia. Sin embargo, confirmaron que, en varios casos, los familiares realizaron recorridos fúnebres desde el hospital hasta el cementerio sin ningún problema.

A pesar que el Minsa ha reconocido, durante las últimas once semanas consecutivas, un aumento de casos positivos de covid-19; ha mantenido las muertes congeladas en una por semana, desde octubre pasado. Esto contrasta con las cifras de fallecimientos confirmadas por el Observatorio, que durante la última semana corroboró 43 nuevos fallecimientos; de estos, ocho decesos corresponden a personal de Salud, uno de los más afectados en esta segunda ola de contagios.

Decesos por covid-19 en casa

Un médico que ha atendido cientos de casos covid-19, de forma presencial y virtual, confirmó a CONFIDENCIAL que las atenciones por neumonía asociadas a la pandemia han aumentado en las últimas semanas. Al día atiende cerca de seis pacientes, y otros tantos se quedan por fuera, porque no puede cumplir con la creciente demanda.

Según el doctor, en los últimos quince días conoció el fallecimiento de dos pacientes, ambos mayores de 70 años, y con diagnóstico confirmados de covid; uno por placa de tórax, y el otro por prueba molecular PCR. En el primer caso, el Minsa llegó a la vivienda y le dijo a la familia que iban a visitarlos nuevamente para brindar seguimiento. Sin embargo, la paciente falleció a las ocho de la mañana y sus parientes la enterraron a las cuatro de la tarde del mismo día.

El médico opinó que, al inicio de la pandemia, el protocolo sobre los entierros “fue estricto”; pero últimamente, el “Gobierno no tiene interés en que la pandemia baje en Nicaragua, no le ha hecho caso, la sigue obviando”.

“De los entierros he sabido que algunos han salido de los hospitales directo al cementerio, pero también he sabido que el Ministerio de Salud ha respetado los casos que mueren en su domicilio. No hay una exigencia de que tienen que ser enterrados inmediatamente”, señaló el médico.

Según el protocolo establecido por el Minsa, cuando ocurre un fallecimiento en casa, y no se ha recibido atención médica, o se tenga conocimiento sobre la existencia de “enfermedad precedente compatible con infección respiratoria aguda grave inusitada”, la familia debe notificar a la unidad de salud más cercano y a la municipalidad.

“El manejo del cadáver será realizado en el sitio del deceso, el personal de Salud debe orientar a la familia sobre el uso de los medios de protección personal, cumpliendo con los procedimientos de bioseguridad”, indica la Guía. No especifican si el entierro es inmediato.

Recomendaciones para casos covid-19

Uno de los especialistas explicó que el paciente que fallece por covid-19 debe ser enterrado pronto y la familia debe evitar el contacto físico con el cadáver, ya que puede haber contagio por secreciones. Esto porque un entierro tradicional facilita que las personas se conglomeran, se genere el contacto físico entre abrazos y besos por las muestras de condolencias; y son esas circunstancias que pueden generar un potencial foco de transmisión.

“(La medidas) no son tanto por el cadáver, sino por los dolientes que están acompañando el cuerpo, y esto podría ser una fuente de transmisión”, destacó el médico.

Los sepelios no tienen que ser precisamente exprés o como procedió el Minsa al principio de la pandemia, que enterró a los pacientes por su cuenta. Los familiares pueden acompañar al fallecido en su último adiós, pero siempre deben guardar las medidas de prevención de contagios. No se recomienda hacer velas o cualquier otro ritual, explicó el médico.

Según la última actualización de la Organización Mundial de la Salud (OMS), sobre la gestión segura de cadáveres en el contexto de la covid-19, las probabilidades de transmisión del virus al manipular restos humanos son bajas. Incluyen dentro de sus consideraciones generales, que todas las medidas que se apliquen deben respetar la dignidad de los fallecidos y, en particular, evitar la gestión apresurada del cadáver de una persona que haya fallecido de la covid-19.

“Las autoridades deben gestionar los cadáveres caso por caso, teniendo en cuenta los derechos de la familia, la necesidad de investigar la causa de la muerte y los riesgos de exposición a la infección”, detalla la guía de la OMS.

Además indica que la familia y amigos “deben seguir las orientaciones locales con respecto al número de personas que pueden ver al difunto o asistir a su entierro y cumplir los requisitos locales relativos al uso de mascarilla”.


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Emergencia Coronavirus

Share via
Send this to a friend