Nación

Masaya: un muerto más y cuatro heridos en enfrentamiento con antimotines

Cristian Gutiérrez Ortega, de 63 años de edad, murió de un disparo de francotirador, según pobladores, que insisten en que "no nos van a derrotar"

Un nuevo enfrentamiento con antimotines, en Masaya, dejó como resultado un muerto y cuatro heridos este sábado. Cristian Gutiérrez Ortega, de 63 años de edad, murió de un disparo en el pecho que realizó un francotirador, denunciaron los ciudadanos.

Con la muerte de Gutiérrez, ya son más de quince los muertos que la represión oficial, convertida en una masacre orteguista, suman en esta ciudad, erigida en símbolo de la resistencia ciudadana en la rebelión cívica contra el Gobierno de Daniel Ortega, a pesar de ser un tradicional bastión sandinista.

Gutiérrez Ortega estaba cerca de la zona de conflicto, entre la Iglesia San Miguel y la Policía de Masaya. El impacto del disparo lo lanzó al suelo y fue auxiliado por los demás pobladores que estaban en el enfrentamiento.

Llegó al puesto médico ubicado en la casa cural de la iglesia San Miguel y le realizaron técnicas de RCP, sin embargo, la herida fue mortal y no sobrevivió. Sus familiares llegaron a reconocer su cuerpo media hora después y lo trasladaron hasta el barrio Monimbó, donde residía.

Kevin Zeledón, un niño de apenas doce años fue uno de los cuatro heridos durante el enfrentamiento. El menor recibió un disparo en el pecho que entró y salió de su cuerpo. Afortunadamente el impacto no tocó zonas sensibles y los doctores y voluntarios del puesto médico lograron estabilizarlo.

El enfrentamiento empezó cerca de la una de la tarde. Los pobladores se defendieron con morteros y piedras de los disparos de antimotines y paramilitares.

Después de tres horas consiguieron que las fuerzas represoras se acuartelaran en la estación policial, no obstante, estos siguieron disparando desde la delegación sin cesar.

Los disparos de AK se estrellaban en las paredes de algunos negocios. Otros impactaron en la fachada de la Iglesia San Miguel. Y muchas balas se quedaron cerca de las barricadas, que servían como escudo para los protestantes.

Masaya
En Masaya, los pobladores se han organizado para la autodefensa, y han logrado prevenir y detener los saqueos. Néstor Arce | Confidencial

Los manifestantes contra atacaron con morteros artesanales que pesaban entre cinco y hasta ocho libras. También usaron pedazos de latas como escudos para desviar alguna bala de un francotirador.

“Aquí no nos vamos a rendir. Ya nos mataron a uno hoy y no se va a quedar así. Lo que queremos es que la Policía y el comisionado Avellán se rindan porque a muchos hermanos nos han matado”, expresó uno de los manifestantes.

Los ánimos se calmaron a eso de las siete de la noche. Eso sí, los morteros siguieron escuchándose en toda la ciudad. Algunos se quedaron en las barricadas que están alrededor de la delegación. “Aquí vamos a estar. No nos van a derrotar”, afirmó otro de los manifestantes.


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend