Emergencia Coronavirus

Más de 440 hospitalizados y 90 fallecidos por covid-19 en los últimos siete días

Ingresos por covid-19 han disminuido, pero las muertes se mantienen. Chinandega nuevamente golpeada por la pandemia: hablan las víctimas

Seis hospitales de Nicaragua suman al menos 442 personas internadas por la covid-19 y 90 fallecidos en los últimos siete días. Más de la mitad de estos noventa falleció entre el lunes y el miércoles de esta semana; mientras el Ministerio de Salud (Minsa) se aproxima a cumplir un año reportando una muerte semanal por esta causa.

El hospital que tiene más personas internadas por la covid-19 es el Alemán Nicaragüense, de Managua. Según confirman fuentes médicas, la cantidad de hospitalizados ha disminuido por segunda semana consecutiva; sin embargo, reporta hasta 250 camas ocupadas y el número de fallecidos por día se mantiene por encima de los 20.

“Entre el lunes y el miércoles de esta semana hubo 45 fallecidos. Sí tenemos menos casos, pero la mortalidad sigue alta. El lunes hubo 20 y el martes 25”, explica la fuente a CONFIDENCIAL.

Desde el mes pasado este hospital se convirtió en un centro exclusivo de “pacientes covid”, las autoridades tuvieron que ampliar el número de camas de 300 a 500, y de estas se ocuparon hasta 400 en las últimas semanas.

En hospital de Granada fallecen 11 personas por covid-19 en dos días

En el Hospital Amistad Japón- Nicaragua, ubicado en el departamento de Granada, se contabilizan hasta 97 “pacientes covid” hospitalizados y en esta semana, confirman fuentes allegadas a esta unidad hospitalaria, se registraron 23 fallecidos, de los cuales 11 murieron en dos días.

“Las hospitalizaciones se mantienen, por lo menos ingresan entre ocho y 10 pacientes, pero las muertes ahora han incrementado. Se tenía un ritmo de entre 11 y 17 fallecidos por semana y ahora, en la mitad de esta semana ya hay 23”, explica la fuente.

Asimismo, señala que del total de personas hospitalizadas hay tres que están con “ventilador mecánico invasivo, en falla multiorgánica, es decir que solo el ventilador los mantiene con vida”.

Muertes en Carazo: personas que ya están casi de alta

En el Hospital Regional Santiago de Jinotepe, de Carazo, se reporta un aproximado de 50 personas ingresadas en las salas de convaleciente y al menos 18 fallecidos entre el viernes pasado y este miércoles.

“La situación es preocupante, han fallecido varios pacientes que estaban en la UCI, ya casi de alta. El sábado fue la noche de más fallecidos. El lunes murieron ocho, tres de ellos eran de Diriamba. En la UCI hay 35 pacientes y en convaleciente 15”, explica una fuente.

Mientras, en el Hospital Vivian Pellas se reportan 22 personas ingresadas y 12 permanecen en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Según explican las fuentes médicas, en este hospital no se han reportado fallecidos durante la semana. Por su parte, en el Hospital Bautista se reporta una disminución de pacientes hospitalizados: 23 ingresados, de los cuales nueve están en UCI y en la semana hubo solo cuatro muertes.

Pandemia golpea a Chinandega

En el Hospital España de Chinandega permanecen 72 pacientes en las salas covid, y según confiaron fuentes hospitalarias a CONFIDENCIAL, en la última semana hubo ocho fallecimientos diarios por coronavirus.

En este departamento las muertes se cuentan entre médicos y profesores; y mientras hay familias enteras contagiadas; las autoridades municipales continúan promoviendo aglomeraciones.

“Ayer salieron tres muertos de coronavirus del barrio Managüita, yo los vi pasar en una Hilux, y la verdad es que esto está feo, corremos peligro”, comenta José Manuel Rivas, quien trabaja como triciclero en el municipio de El Viejo, Chinandega.

En 2020, cuando empezó la pandemia, este departamento se convirtió en el epicentro del virus en el país. Decenas de pacientes y médicos contagiados, y una población que se dividía entre quienes no se protegían y quienes tomaban las medidas de bioseguridad, era el escenario que se vivía en ese entonces en el departamento. Diecisiete meses después, la crisis sanitaria continúa afectando a los pobladores de Chinandega y sus municipios.

En septiembre, el independiente Observatorio Ciudadano contabilizó en Chinandega 156 casos y 5 muertes sospechosas por coronavirus. Sin embargo, los habitantes aseguran que el número de contagiados y muertes es mucho mayor.

Incremento de contagios y muertes por covid-19

Sarah Guerrero, quien trabaja como asistente en una clínica dental ubicada en el centro de la ciudad de El Viejo, Chinandega, asegura que, en los últimos meses, han surgido más casos de contagios y muertes por coronavirus en este municipio. “Están muriendo muchas personas, incluyendo niños. Tenemos vecinos que han muerto y no podemos despedirlos”, lamenta.

Para ella, el principal problema es que no todas las personas siguen las medidas de protección necesarias, porque hay quienes todavía afirman que “no hay virus”.
La localidad de El Viejo es el segundo municipio del departamento de Chinandega con más número de “casos covid” registrados. En Chinandega se han reportado 779 casos desde el inicio de la pandemia, de los cuales 531 corresponden al municipio de Chinandega y 88 al municipio de El Viejo, según cifras del Observatorio ciudadano.

Para Vidaldina Salinas, de 73 años, lo que se está viviendo es “una gran epidemia, que nunca había visto”.

“Aquí se han enfermado médicos y trabajadores de la salud, y algunos se han salvado y otros han muerto”, continúa Vidaldina, quien recientemente perdió a un primo de 80 años de edad y a una amiga que era profesora en el instituto público del municipio, por covid-19.

Vidaldina expresa que “lo más triste de la crisis sanitaria son las vidas que se han perdido”.

Familias enteras contagiadas de covid-19

Fabiola Saavedra es una joven estudiante de 19 años originaria del municipio de El Viejo, que se ha contagiado de covid-19 en dos ocasiones.

La primera vez, ella y tres miembros más de su familia contrajeron el virus luego de que su hermano se contagió mientras acompañaba a su padre a una cita médica en un hospital público, el año pasado.

A los tres días de haber visitado el hospital, el hermano de Fabiola presentó los primeros síntomas asociados a la covid-19. Ella alertó a su familia sobre los padecimientos de su hermano, pero “era demasiado tarde, el virus ya se había extendido por toda la casa”.

A los pocos días, Fabiola, su padre y su mamá, presentaron fiebre, cansancio, tos, y pérdida del gusto y olfato, entre otros síntomas de intensidad leve y moderada. “Sentía que los ojos me ardían, luego fui perdiendo el gusto, el olfato. Me cuidé para evitar contagiar a otros miembros de mi familia”, relata la universitaria.

La segunda vez que se contagió fue a inicios de este año, cuando debía trasladarse del El Viejo hacia León en transporte público, para asistir a clases presenciales en su universidad.

Fabiola relata que ella siempre respetaba las medidas de bioseguridad, pero que “no todas las personas acataban la medida de uso de mascarilla” en buses y en el campus universitario. “Yo usaba la mascarilla, pero las personas que se rodeaban conmigo no hacían uso de la mascarilla. En ese trayecto fue que contraje nuevamente el covid”, cuenta.

En esta ocasión, relata que los síntomas que padeció fueron más leves que la primera vez, logrando recuperarse en cinco días.

En El Viejo se ha vacunado a un bajo porcentaje de la población, y los jóvenes menores de 30 años han sido excluidos de la jornada de inoculación.

“Si tuviera la oportunidad de vacunarme lo haría, pero existe la circunstancia de que solo puede ser para mayores de 30”, cuestiona la joven de 19 años.

Fabiola Saavedra y sus familiares lograron recuperarse del covid-19 cumpliendo con el tratamiento desde casa. Sin embargo, no todas las personas contagiadas han logrado ganar la batalla contra este mortal virus.

La Iglesia católica llama a feligreses a “cuidarse”

En el municipio de El Viejo, la iglesia católica ha hecho un llamado a la población a seguir las medidas de bioseguridad para evitar la propagación del coronavirus.

El uso de mascarilla, el lavado de manos, la aplicación de alcohol en gel y el distanciamiento en la iglesia, son algunas de las recomendaciones que hacen sacerdotes a los fieles y población en general, comenta Lesther Antonio Ortiz, párroco de la parroquia Nuestro Señor de Esquipulas.

Las iglesias de este municipio también han suspendido actividades religiosas que propicien aglomeraciones. “Hemos evitado actividades religiosas que atraigan a muchas personas, porque no sabemos quién tiene el virus y quien no”, señala el sacerdote.

El párroco asegura que la situación sanitaria que vive el municipio es preocupante, ya que ha derivado en una tragedia humanitaria, donde han muerto trabajadores de la salud, docentes, jóvenes, niños, adultos mayores y sacerdotes.

Mercados, escuelas y centros de salud son focos de contagio

Los centros de salud, hospitales, escuelas y mercados, son los lugares con mayor afluencia de personas en el municipio. Sin embargo, los pobladores no siempre toman las medidas de bioseguridad al visitar estos lugares.

“Las ventas en el mercado han bajado mucho, porque se habla de que muchas personas se han contagiado aquí”, comenta con preocupación María Teresa Tercero, vivandera del Mercado Municipal de El Viejo.

Lilliam Raquel Mercado, vendedora de refrescos, considera que los comerciantes son uno de los grupos con mayor riesgo de exposición al virus, porque diariamente se ven obligados a salir de sus casas “para laborar”, aunque siempre con el temor de contagiarse.

“Nosotros corremos todo tipo de riesgos, porque estamos a la intemperie. Lo que tratamos es tomar nuestras medidas”, explica Lilliam mientras muestra una botella de alcohol etílico que utiliza como antiséptico.

Autoridades municipales despreocupadas

Los habitantes de El Viejo señalan que las autoridades municipales no han mostrado un mayor interés por proteger a la población ante la covid-19, en su lugar, realizan actividades que promueven aglomeraciones.

“Ellos hacen sus actividades y caravanas, y hay personas que andan sin mascarillas y a ellos les vale”, denuncia Fabiola Saavedra. “Hay personas que se quieren cuidar, que no quieren contagiarse, pero ellos no tratan de cuidarnos a los demás”, continúa.

“Uno porque sale a trabajar se expone, pero el que se expone solo porque anda en campaña política, lo que le espera es el cementerio”, argumenta Lilliam.


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Emergencia Coronavirus

Share via
Send this to a friend