Nación

Iglesia pide a ciudadanos no protestar en Catedral

Cardenal Brenes reafirma directriz. Feligreses y ciudadanos salieron indignados y descontentos tras el anuncio en misa dominical

Feligreses y ciudadanos que asistieron a la misa dominical de la Catedral Metropolitana de Managua salieron indignados y descontentos del templo porque el rector de esa iglesia, el sacerdote Luis Herrera, dijo al finalizar la eucaristía que “los templos son para orar y no para estar haciendo protestas”. El mensaje caló en centenares de personas que oyeron la misa, usando un lazo azul y blanco en la solapa de sus camisas, en señal de repudio a la violencia del  gobierno de Daniel Ortega, y que intentaban protestar en Catedral.

“La catedral es para orar. Cualquier templo es para orar. No es para otra cosa. Nosotros queremos hacer este llamado para construir ambiente de oración, pero nunca para estar haciendo protestas”, dijo el padre Luis Herrera. De inmediato, el barullo copó la Catedral. Los fieles y ciudadanos comenzaron a discutir —unos atónitos y otros indignados— la orden lanzada desde el altar mayor.

“Lo que dijo el padre es cómo estar mudos en todos lados. Silencio total para no poder expresarnos en ninguna parte”, lamentó Argentina Mayorga, una feligrés que vestía de rojo y usaba un  lazo azul y blanco a la altura del hombro derecho. “Si protestamos en la calle por nuestros presos político nos matan. Ahora tampoco en la iglesia, que es donde nos sentimos seguros… no sé dónde vamos a alzar un poco la voz”, prosiguió.

La directriz es dada a conocer luego de que el pasado domingo los fieles y ciudadanos ocuparon el atrio de la Catedral de Managua para exigir la liberación de los presos políticos y para respaldar a monseñor Silvio Báez, víctima de una campaña de desprestigio y acoso dirigida desde la presidencia que ostenta Daniel Ortega y Rosario Murillo.

Ese domingo, los ciudadanos también clavaron en los predios de Catedral cruces en memoria de los más de 325 asesinados por policías y paramilitares. Sin embargo, estas fueron arrancadas y nadie en catedral dio cuenta de ellas a los feligreses que hoy reclamaron por la remoción del homenaje.

“Eso que acaba de decir (el padre Herrera) no me gustó.  ¿Por qué no vamos a poder venir a protestar a la salida de la iglesia? Si no le estamos haciendo daño a nadie. No protestamos en medio de la misa, la respetamos. Venimos a pedir por nuestros presos políticos”, reclamó Tina García, quien cargaba un pequeño retrato impreso en una pancarta de monseñor Báez. “¿Qué vamos a hacer? Se supone que aquí en Catedral estamos protegidos. Quitaron las cruces que pusimos el domingo pasado”, dijo indignada.

Sin embargo,  los fieles y ciudadanos desobedecieron el llamado del padre Herrera y gritaron en el atrio de la iglesia: ¡Libertad, libertad!, ¡Justicia, justicia!”

La propaganda de la dictadura Ortega-Murillo ha centrado sus ataques en contra la Iglesia Católica, acusándola de golpista, y han afirmado que en los templos “se conspira” y “no se ora”. Durante esta semana, el jefe de prensa de Canal 4, José Miguel Fonseca, alentó a los simpatizantes de la dictadura a “tomarse la catedral” para amedrentar a los ciudadanos autoconvocados.  

Y aunque  ningún simpatizante del orteguismo se tomó la iglesia, desde las nueve de la mañana de este domingo, decenas de antimotines rodearon la Catedral. Estos iban armados de fusiles y miraban atentamente a quienes ingresaban a misa. En la rotonda Rubén Darío, próxima al templo, los simpatizantes y trabajadores públicos realizaban su plantón obligatorio.

Cardenal Brenes confirma directriz

El Cardenal Leopoldo Brenes confirmó la directriz dada a conocer en catedral por el padre Luis Herrera. El purpurado dijo en otra parroquia de Managua que “los templos no son lugares políticos, ni para hacer política, ya que la eucaristía es algo muy sagrado”.

Sin embargo, los feligreses que asistieron a la Catedral coincidieron en que su reclamo no irrespeta la eucaristía puesto que se realiza al final de ella. Además, insistieron que su reclamo “no es política”, ya que lo que piden es justicia y liberación de los presos políticos.

“Respeto esa opinión pero lo que ha hecho el pueblo de Nicaragua en la catedral es un acto legítimo porque están cerrados todos los espacios públicos para que nos manifestamos”, aseguró Genaro Pérez, feligrés católico. “Como cristianos, yo creo, no estamos cometiendo ninguna falta contra la Iglesia porque protestamos afuera, no en misa”.

Pérez lamentó que personeros del partido de gobierno quieran apropiarse también del espacio de la catedral porque la semana pasada ingresaron a quitar alguna de las cruces sembradas el domingo.

“Yo le diría a los obispos que sigamos adelante porque la Iglesia y la Conferencia Episcopal ha estado con Nicaragua, con el pueblo”, recomendó Pérez. Sin embargo, el cardenal Brenes insistió en que “cada uno deberá buscar esos espacios, pero respetar también porque hay que respetar cada cosa en su cada cosa”.

Desde que inició de la crisis socio política en Nicaragua, el papel de la Iglesia Católica ha sido beligerante con el pueblo “autoconvocado”, pues en varias ocasiones los obispos y sacerdotes han intervenido por ellos. Incluso, han abierto las puertas de los tempos para resguardarlos cuando las marchas han sido atacadas.

Báez en “perfil bajo”

Una feligrés porta un retrato de Monseñor Báez en apoyo a él. W. Miranda | Confidencial

Fuentes de la Iglesia relataron a Confidencial que la dirigencia católica recomendó a monseñor Báez “bajar el perfil y el gas” ante la virulenta campaña desatada en su contra por el orteguismo.

Según las fuentes católicas, Báez ha evitado presidir misas en las parroquias para evitar que sufra algún ataque de parte de simpatizantes de la dictadura. Este domingo ofició en el Seminario Inmaculada Concepción, ubicado en el kilómetro doce de la carretera que conduce a El Crucero.

En su homilía, Báez dijo que “si amo a Dios lucho por el respeto de los derechos humanos, por la libertad y la justicia”. El obispo dijo al finalizar la misa que se “mantendrá firme en su ministerio episcopal”.

Nicaragua vive una crisis social y política que ha generado protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega y un saldo de entre 325 y 528 muertos, según organismos de derechos humanos locales y extranjeros, mientras que el Ejecutivo cifra en 199 los fallecidos.


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend