Nación

Hambre y abandono en comunidades RAAN

Movimiento Ecuménico demanda detener invasión de tierras indígenas y señala al gobierno de conocer a vendedores ilegales

Un mes después de la violencia en Waspán, las comunidades indígenas siguen a la espera de la respuesta gubernamental. Posterior a los enfrentamientos entre dirigentes y simpatizantes del partido costeño Yatama, con fuerzas de choque del oficialismo, el presidente Daniel Ortega prometió enviar una comisión interinstitucional para diseñar la respuesta del Estado. La promesa se disolvió con el tiempo.

“El doctor Hernán (Estrada, procurador general de la República), tenemos entendido que ha llegado hasta Puerto Cabezas, pero el conflicto se ha dado en Waspán y ahí no han llegado nadie”, dijo en el programa Esta Noche, Susana Marley, dirigente de la comisión técnica de la sociedad civil de Waspán.

Por su parte, Gregoria Padilla, quien también pertenece al movimiento religioso integrado por las iglesias morava y evangélica dijo que en sus comunidades la única presencia del Estado es por los antimotines que mandaron para evitar que siguieran la violencia y “gracias a eso es que ya no ha habido enfrentamientos”, dijo la mujer, aunque lamentó la ausencia de instituciones del Estado que atienda a la población.

Marley advirtió que el movimiento religioso que integran dio un ultimátum de 15 días al gobierno para que llegue la comisión que debería evaluar las quejas de los comunitarios, al tiempo que contó que en su municipio las familias están padeciendo hambre, falta de medicinas y médicos, así como los problemas que enfrentan miles de familias desplazadas por el conflicto de tierras que se tornó violento.

“Al perder las cosechas hay hambre”, dijo la dirigente religiosa, quien explicó que después de los enfrentamientos de mediados de septiembre, las comunidades indígenas no podían atender las siembras y dejaron perder los cultivos, por temor a ser atacados por los colonos, que según dice, estaban armados en la zona boscosa del Río Coco en Waspán.

También se mostró preocupada por los miles de indígenas desplazados violentamente de sus comunidades. “En el territorio Wanki Li Aura, Río Coco arriba hay desplazados hacia Honduras y del territorio Wanki Tui hay desplazados más de 1500 familias en Puerto Cabezas y en la cabecera municipal, Waspán, también hay desplazados y esa es la crisis más grande”, dijo Marley.

Aunque las representantes de la comisión ecuménica dijeron que han mediado en el conflicto entre Yatama con el FSLN para resolver pacíficamente la crisis, también cuestionaron fuertemente la invasión de colonos, que la dirigencia del partido indígena ha dicho que son acuerpados e instigados por el sandinismo para apropiarse de las tierras que según la Constitución del país le pertenecen a las comunidades y son invendibles e inembargables.

Marley también dijo que la venta de tierras y la invasión ha sido conocida por el gobierno. Explicó que para poder registrar las transacciones en los registros cuesta en promedio 10 mil dólares y eso solo lo hace gente con mucho poder. “Para vender la tierra es carísimo, no son gente campesinos pobres, son gente que hacen todo el proceso y las titulan (porque cuentan) con mucho poder, no son los campesinos pobres, y de eso es conocedor el gobierno”, insistió la dirigente costeña.

Explicó que vinieron a Managua para demandar el saneamiento total de las tierras indígenas, expulsar a los invasores y “saneamiento de los corruptos que venden a la madre tierra”.

Además exigieron saneamiento total de las instituciones, “porque el que vende a su madre tierra, no puede estar al frente de las comunidades indígenas, gente sencilla, honesta que queremos vivir en paz, pero que estamos sometida a la pobreza”, declaró indignada, Marley.

Como parte de los puntos que planteará esta comisión ecuménica a las instituciones del Estado que lleguen a intervenir en el conflicto, además del saneamiento de las tierras indígenas y que saquen a los invasores, destacan una evaluación de los daños ambientales “por que nuestros ríos se están secando”, insistió.

Además pedirán asistencia alimentaria para enfrentar la pérdida de las cosechas y solicitarán atención a los desplazados, que aseguran, están en territorio hondureño, en Puerto Cabezas y en el casco urbano de Waspán. “Hay que darles atención a las mujeres, los niños, las embarazadas y los ancianos, que esperan su restitución de derechos”, finalizó Marley.


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend