Nación

Familiares denuncian “actos de tortura” contra presos políticos

Parientes exigen visitas frecuentes “en condiciones de privacidad” y sin acoso, tanto para ellos como para los abogados de los detenidos

Familiares de presos políticos, secuestrados desde mayo pasado, denunciaron múltiples violaciones a los derechos humanos de sus parientes y actos de tortura” en contra de los mismos, quienes se encuentran en “condiciones extremas” en el complejo carcelario Evaristo Vásquez, conocido como el “nuevo Chipote”.

En un comunicado, leído en una conferencia de prensa, alertaron sobre el “deterioro físico” de los detenidos, que se evidencia en “pérdida extrema y acelerada de peso”, pues varios han bajado entre 12 y 36 libras. Asimismo, pudieron comprobar —durante unas visitas la semana pasada— que presentan “enfermedades gastrointestinales debido a la mala alimentación lo que les ha llevado a un estado de desnutrición severa, palidez extrema ya que muchos no tienen acceso al sol y a quienes sí se les ha permitido, es solo una vez por semana”.

“Algunos padecen de enfermedades crónicas preexistentes y podrían desarrollar nuevas afectaciones en su salud, lo que pone en riesgo su vida”, detallaron.

Mencionaron que los reos de conciencia “sufren frío extremo debido a las bajas temperaturas de las celdas”, pues no se les permite entrada de ropa de cama, frazadas o ropa de abrigo.

“Las luces de las celdas permanecen encendidas las 24 horas, además de ser sometidos a exhaustivos interrogatorios en la ausencia de sus abogados, a cualquier hora, dos y hasta tres veces al día. Esto les tiene en un constante estado de alerta, negando su derecho al descanso”, explicaron.

“Tenemos una profunda preocupación de que puedan provocar daños irreversibles tanto física como psicológicamente”, indicaron.  A pesar de ello corroboraron que los detenidos “se mostraron firmes y fuertes de espíritu, con la plena certeza de su inocencia y con esperanzas de justicia y pronta libertad”.

El comunicado fue firmado por los familiares de Tamara Dávila, Juan Sebastián Chamorro, José Antonio Peraza, Miguel Mendoza, José Pallais, Ana Margarita Vijil, Dora María Téllez, Mauricio Díaz, Víctor Hugo Tinoco y Félix Maradiaga.

También la familia de Róger Reyes, Suyén Barahona, Violeta Granera, Pedro Vásquez, Alex Hernández, Marcos Fletes, Walter Gómez, Juan Lorenzo Holmann y Miguel Mora.

Sufren aislamiento

Además, constataron que existe un “desorden en la administración de los medicamentos”, pues quienes padecen enfermedades crónicas “no tienen certeza de los medicamentos que se les entregan, ya que van sin nombre ni etiqueta, e incluso se ha logrado identificar sobremedicación”.

“El centro de detención ha solicitado nuevos medicamentos para quienes no los necesitaban antes de su detención. No se ha admitido valoraciones médicas que permitan conocer las condiciones reales de salud en las que se encuentran”, insistieron en la conferencia.

Según los familiares, los detenidos “se encuentran en celdas que no cumplen estándares internacionales para mantener a personas encarceladas por largos periodos, pues son pequeñas, con camas de concreto y colchonetas muy delgadas, en algunos casos con instalaciones hidrosanitarias no adecuadas, como hoyos en el piso en lugar de inodoros”.

“No tienen acceso a material de lectura, ni ninguna otra actividad que los vincule con el mundo, les permita ocupar su mente y mantenerse lúcidos”, remarcaron.

Señalaron que algunos de los detenidos “estuvieron por dos meses confinados en celdas solitarias” y fueron cambiados de celdas “días antes de la visita” por lo que “causa alarma y preocupación el aislamiento bajo el que continúan algunas de estas personas”.

“Esta situación es similar a la de las 28 personas presas políticas que se encuentran en cárceles de máxima seguridad en condiciones de aislamiento en los sistemas penitenciarios nacionales”, lamentaron.

Juicios sin evidencias reales

Los familiares recordaron que desde la semana pasada empezaron a realizarse las audiencias iniciales en los procesos judiciales contra los detenidos “con base en argumentos falsos, y sin evidencias reales”.

Llamaron la atención sobre el cambio “de último momento” del sitio para las audiencias, al pasar de los juzgados a la Dirección de Auxilio Judicial, en el “nuevo Chipote”, lo que a su juicio evidencia “procesos espurios y sin fundamentación jurídica que lo sustente, además de no permitir el ingreso de los familiares a las audiencias, aunque la Constitución Política lo consigne”.

Ante esta realidad, solicitaron “la publicidad de los juicios, así como el ingreso de familiares y medios de comunicación a los mismos”.

Por ello demandaron al Estado de Nicaragua, al Poder Judicial y a la Dirección de Auxilio Judicial la “liberación inmediata y sin restricciones de las personas presas políticas secuestradas desde mayo 2021, así como libertad para las más de 130 personas presas políticas, quienes también sufren muchas de estas violaciones a sus derechos humanos”.

“Que las familias podamos proporcionarles al menos un tiempo de comida al día a nuestros familiares para garantizar alimentos sanos, completos y alineados con sus necesidades particulares”, expresaron.

También exigieron el cese inmediato del aislamiento y el cese a los interrogatorios sin la presencia de sus abogados.

Pidieron que se les reciba frazadas, colchas, y ropa de abrigo para combatir el frío que sienten los detenidos todas las noches; garantías de entrega de paquetería y que se les otorgue al menos 20 minutos de sol al día; y permitir el ingreso de material de lectura.

Visitas sin acoso

Los parientes exigieron también el derecho a visitas frecuentes, periódicas y en condiciones de privacidad”, y que estas ocurran sin acoso a familiares y abogados, incluyendo el acceso a los hijos pequeños a comunicarse con sus padres o madres.

Durante la primera visita se nos grabó y fotografió de manera exagerada, sobre todo en los primeros y últimos momentos del encuentro, los más íntimos y emotivos de todos y que merecen respeto y privacidad, lamentaron.

Dina Medrano, esposa de Mauricio Díaz, manifestó que pudo hablar poco” durante la visita de 30 minutos. Me decía que hablara callado, que guardara silencio, sentí que tenía mucho temor”, denunció.

Peltier Barahona, hermano de Suyén Barahona, insistió en que no saben si hay tratos diferenciados o peores” para algunos detenidos. Las violaciones son para todos los detenidos”, denunció.


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend