Nación

Familiares de presos políticos denuncian golpizas y torturas en La Modelo

"Ellos fueron golpeados en sus partes íntimas, en los brazos, las piernas, la espalda, incluso hasta les patearon la cara", denuncian

Familiares de presos políticos y el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) denunciaron la golpiza y torturas psicológicas que sufrieron en Sistema Penitenciario Nacional (SPN), Jorge Navarro, conocida como “La Modelo” los reos de conciencia, Steven Mendoza, Bryan Kesler Alemán y Kevin Solís.

Elizabeth González, esposa de Mendoza, cuenta que se enteró por otros reos que fue golpeado por custodios del penal el pasado 13 de enero, después de la visita familiar. Además dice que él mismo le comentó ese día el acoso constante que sufre por parte del personal de “La Modelo”.

“Nosotros fuimos a la visita familiar por la mañana y cuando iba a terminar nos insistieron de firmar el documento donde dice que nuestros presos están bien, que no los han golpeado, que reciben atención médica y sus alimentos.  Todo eso que sabemos que es mentira, porque a mí me han devuelto alimentos y sé que no le entregan completas sus medicinas. Esta fue la cuarta visita en la que no firmamos nada”, detalla.

González afirma que “esta fue la vencida” y que en represalia por negarse a firmar ese documento otros presos políticos le contaron a sus familiares la tarde de ese mismo día de visita que habían golpeado a su esposo y a otros presos políticos.

“Ellos fueron golpeados en sus partes íntimas, en los brazos, las piernas, la espalda, incluso hasta les patearon la cara, todo con la brutalidad con que tratan a los presos políticos”, denuncia.

“Viven un calvario”

La esposa del prisionero político menciona que hasta el próximo 26 de febrero tiene nuevamente visita, pero ha intentado saber más sobre la condición de su esposo.

“Es una tortura constante la que vive mi esposo, yo le pido al Gobierno que se ponga las manos en la conciencia, que dejen de hacerle tanto daño a los presos políticos, así como al pueblo nicaragüense. Nosotros no nos vamos a callar, ni nos vamos a rendir de exigir su libertad”, expresa.

Además comenta que su esposo ha presentado fiebre, tos, gripe, mareos, vómitos y erupciones en la piel. “No le brindan atención médica y eso lo vamos a seguir denunciando”, insiste.

Mendoza, originario de Masaya, fue capturado en Rivas el 5 de marzo de 2020, señalado por el supuesto delito de tráfico de estupefacientes, luego de volver del exilio en Costa Rica.

“Él volvió porque yo estaba a un mes de dar a luz, cuando lo capturaron. Ni siquiera pudo conocer a la niña, hasta que cumplió siete meses”, dice.

Hansi Alemán, hermana de Bryan Kesler Alemán,  dice que todos los días dos carceleros de apellidos Téllez y Tablada “se le meten diario a la celda para decirle cosas que lo dañan psicológicamente”.

“Lo viven amenazando con ponerle droga y acusarlo de delito interno. Además que esta vez lo golpearon con saña, solo porque nos negamos a firmar el documento en el que quieren aparentar que todo está bien con ellos”, señala.

Alemán fue detenido el 14 de agosto de 2020, acusado por tráfico de drogas.

Celdas sin ventilación

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) alertó que la vida del preso político y estudiante universitario Kevin Solís está en “riesgo” ante las torturas físicas y psicológicas que sufre en “La Modelo”.

Recordaron que el joven dirigente estudiantil participó activamente en las protestas de 2018 se encuentra confinado en una celda de aislamiento conocida como “el Infiernillo”. Solís participó en las protestas desde el recinto de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN–Managua). También, que fue uno de los estudiantes que se refugió en la iglesia Divina Misericordia, el 14 de julio de 2018, ante el ataque de fuerzas policiales y paramilitares.

Solís fue secuestrado, el 6 de febrero de 2020, afuera de la Universidad Centroamericana (UCA). El secuestro ocurrió luego de que simpatizantes del régimen de Daniel Ortega circularan su fotografía con la leyenda “se busca”, por su participación en protestas estudiantiles.

La justicia orteguista condenó a Solís a cinco años y seis meses de cárcel por cometer el supuesto delito de robo agravado en perjuicio de un simpatizante orteguista que se infiltró en una protesta que universitarios de la UCA realizaron.

Su familia ha denunciado que la celda donde se encuentra el joven no cuenta con ventilación, permanece en aislamiento total, no tiene comunicación con otras personas, no le permiten recibir sol, ni realizar llamadas telefónicas.

“Es víctima de torturas. Su condición emocional es grave. Ha padecido gripes, recurrentes dolores de cabeza y pérdida del sueño”, denunció el organismo de derechos humanos en su cuenta de Twitter.

En febrero de 2020, cuando estaba encarcelado en el Chipote, los familiares del universitario denunciaron ante los medios de comunicación que el joven es torturado por oficiales de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), específicamente por el “comisionado Pacheco”, quien lo sacaba de su celda por las madrugadas para mojarlo con una manguera a presión.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend