Nación

Fallece el pastor Ángel Augusto Gahona, padre del periodista asesinado en 2018

Religioso dedicó 42 años, de sus 72, a la vida pastoral dentro y fuera de Nicaragua. Desde 1999, vivió con su familia en Bluefields, en el Caribe Sur

Tras sufrir 15 días de síntomas vinculados a la covid-19, el pastor Ángel Augusto Gahona Ramos, padre del periodista Ángel Eduardo Gahona Lópezasesinado en el contexto de las protestas sociales de abril de 2018—, falleció la madrugada de este jueves 23 de septiembre en el Hospital Escuela Ernesto Sequeira Blanco de Bluefields, en el Caribe Sur de Nicaragua.

El deceso de Gahona Ramos fue confirmado por su hijo Juan Carlos Gahona López, quien escribió en sus redes sociales: “Mi padre ha partido a la presencia del Señor. Dios es bueno”.

Gahona López detalló, en entrevista con 100% Noticias, que su padre presentaba síntomas vinculados a la covid-19 desde el pasado 08 de septiembre, pero seis días después su condición de salud desmejoró y decidieron internarlo. En total, el religioso estuvo hospitalizado durante nueve días, cuatro de los cuales requirió —según la familia— mantenerse “intubado”.

El hijo del pastor indicó que el cuerpo de su padre no podrá velarse, aunque realizarán un breve acto religioso en la iglesia Nueva Jerusalén, que Gahona Ramos pastoreaba junto a su esposa Amanda Leonor López. CONFIDENCIAL conoció que el entierro será en la tarde en el cementerio de Bluefields.

Más de 40 años de vida pastoral

Tras ser confirmada la muerte del pastor, a través de las redes sociales, la comunidad evangélica de Asambleas de Dios se mostró conmovida, puesto que el religioso dedicó 42 de sus 72 años a la vida pastoral. 

“Dios ha llamado a su presencia al pastor Ángel Gahona, ha peleado la buena batalla, ahora recibió su corona y vida eterna. Nuestras oraciones por su esposa Amanda López, hijos e iglesia Nueva Jerusalén de Bluefields”, expresó Asambleas de Dios de Nicaragua a través de sus redes sociales.

Gahona Ramos obtuvo, en 1979, su credencial como “pastor de Asambleas de Dios” y, desde entonces, se dedicó a la vida pastoral; predicando “la palabra de Dios”, y apoyando a la conformación de congregaciones evangélicas, tanto dentro como fuera de Nicaragua, junto con su esposa.

En 1980, los pastores Ángel Augusto y Amanda Leonor apoyaron su primera cofundación de la iglesia Mi Redentor, en Managua, consiguiendo fondos, en un viaje a Panamá, para la compra del terreno y construcción del templo. Un año más tarde, ante el contexto de la guerra de esos años, ambos decidieron viajar a Venezuela, junto a —en ese entonces— tres de sus cuatro hijos, en un “exilio misionero”.

Los religiosos estuvieron por más de diez años en Venezuela, donde apoyaron la formación de nuevos ministerios en las zonas más alejadas de ese país, formaron a un buen número de nuevos ministros, acompañaron una labor educativa religiosa y se graduaron en el Instituto Bíblico Central de Venezuela. En 1997, Gahona Ramos y López decidieron retornar a Nicaragua por lo que consideraron un “sentir espiritual y estabilidad familiar”.

Al llegar al país se presentaron ante ejecutivos de la organización Asambleas de Dios en Managua, desde donde se les brindó el apoyo para que continuaran su labor misionera, pero esta vez desde Somoto, Madriz, y Nueva Segovia, donde se les acompañó para que siguieran “predicando y enseñando sobre el crecimiento de la iglesia”. 

Los religiosos de la iglesia Luz y Vida, de Somoto, en esos tiempos apoyaron a ambos pastores dándoles la oportunidad de enseñar en el Instituto Bíblico de San Juan Río De Coco, y en el Instituto Bíblico de Matagalpa. 

En la mayoría de los municipios de Nueva Segovia y Madriz, la pareja Gahona y López  impartieron, de forma quincenal, durante varios meses enseñanzas bíblicas.

En 1999, Gahona Ramos y López fueron llamados para “pastorear” la iglesia Nueva Jerusalén en Bluefields, fundada en 1956. Ambos pastores aceptaron el llamado y pasaron los últimos 20 años impulsando un arduo trabajo en la conformación de nuevos ministerios y centros de educación bíblica en el Caribe Sur de Nicaragua. 

Una de sus primeras obras en el Caribe Sur fue la creación del Instituto Bíblico Vida Abundante de Bluefields y, años más tarde, extendieron el ministerio con la fundación de, al menos, doce iglesias evangélicas. Entre estos se encuentran: Monte Sinaí, Reino de Dios, Alfa y Omega, y Ríos de Agua Viva.

El asesinato del hijo 

Sin embargo, el trabajo pastoral se vio truncado por el asesinato del primero de sus hijos: el periodista Ángel Eduardo. El comunicador murió de un balazo en la cabeza, el 21 de abril de 2018, en el contexto de las protestas sociales que se desataron contra el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

El periodista fue baleado mientras transmitía en vivo las protestas sociales que se desarrollaban en Bluefields. En su video quedó registrado el momento en el que cae, luego de ser impactado en la cabeza por un perdigón de escopeta, que le provocó un trauma craneoencefálico severo e irreversible.

La familia Gahona, desde el asesinato, ha exigido justicia por la muerte de Ángel Eduardo, que en Bluefields era reconocido por ser el director del telenoticiero El Meridiano.

Ángel Gahona Ramos
Ángel Gahona Ramos falleció con síntomas vinculados a la covid-19. Foto: Captura de video de Radio La Costeñísima.

Los religiosos nunca confiaron en la investigación policial que arrojó como supuestos autores del hecho a Brandon Lovo y Glen Slate, condenados a 23 años y seis meses y a 12 años y seis meses de cárcel, aunque luego fueron excarcelados en junio 2019, a través de una Ley de Amnistía.

“Las autoridades están protegiendo gente, pero no sabemos quiénes son y por eso necesitamos una investigación exhaustiva, independiente, que determine quién exactamente jaló el gatillo, mandado por quién, quiénes son los intelectuales. Mientras no se haga, no vamos a saber quiénes fueron. Eso no fue accidental, eso fue preciso y fue con un arma industrial”, dijo el pastor Gahona Ramos, tras el resultado de las primeras investigaciones policiales.

Tras la muerte del comunicador, la familia Gahona no volvió a tener tranquilidad. Denunciaron que eran asediados constantemente por policías y fanáticos del oficialista Frente Sandinista. En junio de 2018 se vieron obligados a exiliarse en Costa Rica, donde sobrevivían con dificultades y exigían, desde la Asociación de Madres de Abril (AMA), justicia para su hijo asesinado.

En enero de 2020, retornaron a Nicaragua aun sabiendo “que no hay condiciones de seguridad para el regreso”, indicando que deseaban seguir “exigiendo justicia” por la muerte de Ángel Eduardo  y continuar su “trabajo pastoral tanto en Bluefields como en toda Nicaragua”.


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend