Emergencia Coronavirus

Embarazadas temen contagiarse durante las ‘vacunaciones covid’

Médicos sugieren que el Ministerio de Salud garantice medidas de prevención en los puestos de vacunación y elabore un calendario de inoculación

Auxiliadora Sánchez y Kian Morales son dos de las 140 000 nicaragüenses embarazadas que el Ministerio de Salud (Minsa) prevé inmunizar con la vacuna Pfizer contra la covid-19. Ambas han extremado sus medidas de prevención para evitar enfermarse, y aunque están decididas a vacunarse, temen exponerse a un contagio en las filas kilométricas y sin distanciamiento físico, que ha caracterizado la vacunación de los ciudadanos de 30 años en adelante.

La semana pasada, el Gobierno informó que la donación de 233 470 dosis de vacunas Pfizer, que llegará al país el 11 de octubre, será para embarazadas —de su cuarto mes de gestación en adelante—  y niños mayores de 12 años con padecimientos de nefropatía, hemofilia o con alguna condición congénita que eleve su riesgo frente al virus.

Ese fue el primer pronunciamiento público en el que nombran a este grupo vulnerable, que junto a jóvenes y niños han sido afectados con más contagios y fallecimientos durante este rebrote de covid-19, en comparación con la primera ola de contagio, según médicos independientes y fuentes hospitalarias.

Médicos coinciden que esta jornada de vacunación debe ser diferente a lo ocurrido desde el 20 de septiembre, cuando miles de nicaragüenses de 30 años en adelante llegaron a dormir a los hospitales para garantizar su primera dosis de AstraZeneca. Las embarazadas no pueden estar esperando por una vacuna por horas, explica el ginecólogo y obstetra, José Antonio Delgado.

Una medida para evitar aglomeraciones es que se difunda un calendario con horarios específicos de vacunación por departamento, y que en los puestos de inmunización se garantice el distanciamiento físico.

Hasta ahora se desconoce cómo el Minsa organizará la vacunación para las embarazadas. Mediante un comunicado publicado el pasado sábado, la entidad sanitaria solamente detalló que también inocularán a las puérperas, pero dejan por fuera las mujeres lactantes.

Para el doctor Delgado, la autoridad de salud debe garantizar más puestos de vacunación y desarrollar una campaña de comunicación que aliente a las mujeres a vacunarse y aclare los mitos respecto a la seguridad de los biológicos, tanto para su vida como para la del bebé.

Por su parte, Kian y Auxiliadora, confían que, esta vez, si garanticen las condiciones para que puedan vacunarse con todas las medidas de seguridad.

Proteger dos vidas al mismo tiempo

“Yo vivo con pánico”, confiesa Kian, quien será madre por segunda vez. Auxiliadora espera a su primer bebé, pero su miedo a contagiarse de covid-19 se ha multiplicado desde que empezó a ver más casos de embarazadas enfermas, y además, es consciente que su embarazo es de riesgo. Ambas resienten la falta de información por parte del sistema de salud público y clínicas previsionales, que, hasta ahora, no alertan a las embarazadas sobre los riesgos de enfermarse de covid-19.

La familia de Kian está en cuarentena desde hace un mes. Ellos tienen sus propios negocios y eso facilita el resguardo voluntario para minimizar el riesgo de contagio. Su hija, de ocho años, no asiste a clases presenciales, y ella trabaja junto a su esposo desde casa. Kian reconoce que no es fácil que siete personas permanezcan en la vivienda todo el tiempo, pero es un esfuerzo para protegerla del virus, como lo hicieron en 2020, cuando también se sometieron a una cuarentena de seis meses, para evitar que sus padres se contagiaran.

“La verdad es que me da terror. Yo salgo al porche de mi casa con mascarilla, porque no sabemos ni en qué momento te pegás (del virus)”, relata Kian, de 29 años, y habitante de Managua.

Auxiliadora, de 30 años, sale de casa por razones estrictamente laborales, no recibe visitas, dejó de usar el transporte público, y en su trabajo, se encierra en su oficina durante todo el día, incluso, hasta para almorzar. Son medidas necesarias para reducir la posibilidad de infección del SARS- CoV-2, comenta.

Kian Morales está embarazada de su segundo bebé. Este es el ultrasonido que se realizó días previos a someterse a una cuarentena voluntaria para evitar contagiarse de SARS-CoV-2.
Foto: cortesía

Temor a asistir a clínicas previsionales y hospitales

Ambas mujeres temen asistir a sus clínicas previsionales por miedo al contagio. Auxiliadora lo vivió en una emergencia. Una noche padeció un episodio de rinitis alérgica, eso le provocó dificultad para respirar. Se preocupó por el bienestar de su bebé y acudió a su clínica, donde la hicieron pasar a una sala que compartió con otras personas con síntomas respiratorios, sospechosos de covid-19.

“En mi caso, si yo voy al seguro (la clínica previsional), me tratan como sospechoso de covid-19, aunque no sea de esa manera. Es un riesgo hasta asistir a tu seguro, porque te van a tratar así, van a estar con personas que posiblemente si tengan covid-19 y más bien, te podés contagiar si asistís a estos hospitales. Por ley te ves obligada a buscar una alternativa privada si tenés los medios”, relata a CONFIDENCIAL.

El protocolo para el manejo del embarazo, parto, recién nacido, puerperio y lactancia materna en el contexto de la covid-19, publicada en la página web del Minsa, indica que en el caso de embarazadas asintomáticas y que no hayan tenido contacto con personas con covid-19, “debe acudir a las atenciones prenatales agendadas, a la hora asignada, sola o acompañada por una sola persona y extremando los cuidados en sala de espera”. También sugiere, que, de ser posible, se evalúe por vía telefónica si no se requiere control obstétrico presencial.

En el caso de las gestaciones normales de bajo riesgo, puede ser reprogramada la cita o puede realizarse a través de otras alternativas como visitas domiciliares o telemedicina, indica el documento, que no ha sido difundido en campañas de prevención ni alertas para la población embarazada en el país.

Kian tampoco ha asistido a su clínica previsional. “El mismo miedo que me abarca de irme a meter a un hospital, donde hay tanta gente contagiada o familiares de personas que están contagiadas entrando y saliendo de un hospital, me aterroriza. No estoy acudiendo a mis citas del seguro y me estoy atendiendo con mi doctor privado”, expresa.

Para Delgado, el temor de contagiarse es esperado entre las embarazadas, por eso insistió en la necesidad de informar sobre la asistencia a las consultas prenatales, que se incrementen las medidas de contención, facilitar un subsidio temprano a la mujer embarazada y que el parto sea en el hospital.

Otro médico, también ginecólogo y obstetra, quien solicitó anonimato por seguridad, sugiere que entre las acciones que el Minsa podría implementar en la atención a embarazadas es reducir el tiempo de alta médica posterior al parto. De 24 horas, que es el promedio, pasar a seis u ocho horas, una vez que se confirme que la paciente no tiene ningún tipo de riesgo.

Los médicos consultados recomiendan que las embarazadas extremen su protección, eviten salidas innecesarias, trabajen desde casa si es posible, usen tapabocas si alguien externo ingresa a la vivienda y se aíslen de los niños si están asistiendo a clases presenciales, porque también son un vehículo de transmisión del virus, además de cumplir las medidas ampliamente difundidas para la población general.

Minsa no revela infecciones y muertes de embarazadas

Las estadísticas oficiales del Minsa no especifican el número de contagios o muertes en las embarazadas. Sin embargo, fuentes médicas han alertado que, durante este repunte de casos, aumentaron los ingresos de embarazadas por la covid-19 en los principales hospitales del país.

Reportes del diario La Prensa informaron del fallecimiento de tres jóvenes embarazadas con síntomas vinculados al coronavirus. Mientras, fuentes hospitalarias indicaron a CONFIDENCIAL, el ingreso de 40 embarazadas con covid-19 a tres hospitales del país, entre agosto y septiembre pasado.

“Cada vez que veo una noticia de una joven embarazada que fallece, o que le tienen que sacar a su bebé y su mamá fallece por covid-19, me agarra el corazón y me lo pone como un papel porque yo digo: ‘esa muchacha podría ser yo’”, relata Kian, quien tiene cuatro meses de embarazo.

Auxiliadora también se preocupa por el aumento de contagios en embarazadas, y hubo un momento en el que se agobió tanto porque muchas personas de su entorno cercano presentaban síntomas respiratorios. Ambas continúan cuidándose y esperan con ansias ser vacunadas.


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Emergencia Coronavirus

Share via
Send this to a friend