Emergencia Coronavirus

Dr. Álvaro Ramírez: “La vacunación no va a prevenir los brotes de covid-19”

Epidemiólogo nicaragüense advierte que habría una nueva ola de contagios por coronavirus, tras las aglomeraciones en centros de vacunación

La jornada de vacunación contra la covid-19 para personas mayores de 30 años, que inició hace dos semanas en Managua y varias ciudades de Nicaragua, no será suficiente para evitar que la población continúe enfermando, valora el epidemiólogo nicaragüense, Álvaro Ramírez, quien además advierte que habría una nueva ola de contagios  por coronavirus tras las aglomeraciones registradas en los puestos de vacunación.

El médico reclama que la jornada de vacunación se ha desarrollado en “parches”, de forma desordenada y sin mucha promoción por parte del Ministerio de Salud (Minsa). Esta situación, estima, se debe a que las dosis de la vacuna son limitadas y “una jornada seria” requeriría entre ocho y diez millones de dosis para que el país alcance la inmunidad de rebaño.

En esta entrevista que se transmitió en el programa Esta Noche, Ramírez señala que con esta jornada de vacunación apenas se inmunizará al 5% de la población, por lo que “los brotes (de la covid-19) van a continuar” y recomienda a la población mantener las medidas de prevención y hacer su mayor esfuerzo para vacunarse. 

Álvaro Ramírez
Dr. Álvaro Ramírez, especialista en Epidemiología. Foto: Cortesía

La semana pasada vimos un desborde de personas buscando vacunarse en Managua, esta semana ha bajado un poco la afluencia en los centros de vacunación, ¿a qué cree que podríamos atribuir este cambio en la fluctuación de personas?

La gente se está dando cuenta de que aglomerarse en estas circunstancias es un factor de riesgo porque hay mucha gente enferma y la misma falta de educación, la misma falta de organización de la jornada de vacunación, causa que la gente tenga miedo… El pueblo en primera instancia reaccionó con el deseo y el miedo que se tiene de poder protegerse (de la covid-19), que es justo, pero la forma en que se está haciendo la vacunación y la forma en que se está manipulando los centros de vacunación hacen a la gente darse cuenta de que hay un riesgo en todo esto y que mucho de esto desafortunadamente se está utilizando como campaña política. 

La jornada de vacunación se debería estar realizando desde cada puesto de salud, desde cada centro de salud, para evitar las aglomeraciones y debería haber una campaña educativa constante enseñando a la gente ¿por qué debe vacunarse?, ¿Cómo se va a prevenir los casos graves? y ¿Cómo se va a evitar que los hospitales se saturen? Pero en Nicaragua las cosas están sucediendo diferente, o sea, en lugar de tener una campaña de educación se dice jornada de vacunación voluntaria, voluntaria para no verse en la necesidad de que el pueblo vaya a demandar la vacuna ¿por qué? Porque una jornada de vacunación seria para Nicaragua demanda de por lo menos de ocho a diez millones de dosis y aquí estamos hablando de unos cientos de miles de dosis que se consiguen por donación, que realmente no van a cubrir la demanda y la protección del 70 u 80% (de la población) para lograr inmunidad de rebaño, pasiva. En Nicaragua las cosas se hacen por parches y esto no nos va a ayudar mucho. 

Nicaragua ha sido un país históricamente muy rico en el desarrollo de la salud pública en materia preventiva, en materia de educación comunitaria y es muy sorprendente como las autoridades esta vez con una pandemia han omitido el rol de la información oportuna para nosotros saber dónde el virus está circulando y la educación sanitaria que el pueblo amerita tener para responder apropiadamente a los programas de vacunación. Por eso es que podes ver inconsistencias en la respuesta del pueblo, en un tiempo llenos los lugares de vacunación y ahora están vacíos, porque no hay una educación sanitaria apropiada para que el pueblo entienda la importancia de vacunarse.

¿Qué aspectos de la jornada de vacunación considera que se podrían mejorar?

El escalonamiento para evitar aglomeraciones, el uso de la vacunación sin intereses políticos es importante y la educación, son elementos que tienen que ir combinados para lograrlo. Concentrar a la gente en uno o dos centros en cada departamento es completamente inapropiado y es además exponer a la población al riesgo de infectarse porque, tengamos claro, la vacuna lo que previene es la forma grave del covid-19  y no previene que te infectes, vas a tener covid-19, pero probablemente no vas a ir a parar a una Unidad de Cuidado Intensivo. Si sabemos que en Nicaragua los hospitales más bien los cierran para que la gente no llegue, y ahora ya ni oxígeno tiene la gente en su casa para poder ayudar a su enfermo; entonces, es una situación asfixiante y desesperante. La vacunación tiene que ser ampliamente distribuida, accesible y bien organizada, de manera que desde la comunidad toda la gente pueda ir recibiendo la vacuna sin aglomeraciones. 

La semana pasada la OMS suspendió temporalmente la aprobación de uso de la vacuna Sputnik V ¿Qué le diría a usted a la ciudadanía que ha recibido o que va a recibir esta vacuna en Nicaragua?

Esta vacuna Sputnik V ha sido utilizada en la India, ha sido utilizada en millones de población a nivel mundial en más de 86 países y no ha producido mayores efectos. En realidad la producción de vacunas a partir del covid-19 ha sido una carrera enorme. Hay muchas cosas que no sabemos en este momento de las vacunas, eso incluye la Pfizer, Moderna, AstraZeneca y la Sputnik también, o sea, las vacunas han sido aprobadas de manera rápida para poder tener inmunidad contra el covid-19; entonces, la Sputnik está pasando algunos procesos que no han terminado de cumplir…, pero en realidad todas las vacunas están teniendo el mismo nivel de riesgo, ¿por qué? Porque hay muchas cosas que no sabemos todavía a nivel científico de las vacunas, no sabemos cuál es la duración de la inmunidad que generan —incluso— las dos dosis de la AstraZeneca, ya se está hablando de una tercera dosis de Pfizer. Estamos aprendiendo, normalmente el proceso de creación de una vacuna toma 10 años, estas se hicieron en 10 meses y hay muchas cosas que no sabemos. Entonces, hay que tener confianza, hasta ahora los datos que se saben del Sputnik V arrojan que es mejor vacunarse y protegerse. La disputa que tienen en el nivel internacional acerca de la producción, de la calidad de los estudios, toda esta incertidumbre no la vamos a poder resolver nosotros, pero el consejo sería: hay que vacunarse porque te va a dar alguna protección y dejemos que la OMS, la farmacéutica internacional y todos estos organismos, resuelvan su problema ahí arriba y por el momento yo invitaría a que nuestro pueblo tome la vacuna que está disponible, una protección es mejor que nada.

Va a llegar este jueves a Nicaragua un lote de vacunas Sinopharm que son producidas en China ¿Qué se conoce sobre esta vacuna?

Están autorizadas por la OMS también, al igual que Sputnik está autorizada, pero ahora  se están haciendo procesos de revisión. Se ha utilizado en muchos millones de dosis también, produce un nivel de 80 a 90% de inmunidad, pero el problema es entender a lo que se refiere con inmunidad, que es básicamente reducir el riesgo de complicaciones, no el riesgo de infectarte. Entonces, al haber cientos de vacunas vamos a vernos bombardeados constantemente con diferentes vacunas, pero generalmente lo que hay que tener en consideración con las vacunas son los diferentes mecanismos que utilizan, unas utiliza el mecanismo genético como la Pfizer y la Moderna, otras utilizan virus muertos o atenuados con material genético del covid, como la AstraZeneca y la Covishield, y la Sputnik utiliza virus de reemplazos, pero todas tratan de hacer lo mismo en el cuerpo humano que es darnos la parte esencial del covid-19 para que el sistema inmunitario esté en capacidad de responder y detectar cuando el covid-19 entre; entonces, neutralizarlo y que no produzca los síntomas severos de covid-19. 

¿Impacta de alguna manera en la voluntad de la población el tipo de vacuna que se aplica, los efectos que se producen y la desinformación? 

Lo que impacta más es la falta de educación comunitaria por parte del Gobierno…  ¿Por qué no se invita (a vacunarse) y se hace una educación masiva? Es porque no se tiene el número de dosis necesarias para cubrir a la población en un tiempo corto como lo han hecho en otros países; entonces, la falta de educación es un aspecto que afecta, porque eso daría mayor confianza al pueblo nicaragüense. Además como en Nicaragua se utiliza un pequeño lote de Sputnik, otro lote de Covishield, otro lote de AstraZeneca, no hay consistencia en el programa de vacunación, es completamente inconsistente, y el otro aspecto que afecta en la confianza del pueblo nicaragüense es la lucha política, en este momento las divisiones y las tensiones políticas también hacen que el pueblo batalle  en contra de lo que el Gobierno puede estar proponiendo.  

Septiembre fue el mes pico de contagios y de padecimientos por covid-19, ¿Qué podríamos esperar para octubre, tendrá algún efecto la vacunación en estas dos semanas para contener esta ola de la pandemia?

Bajo ninguna circunstancia. La vacunación no detiene las olas de la pandemia, la vacunación solo detiene las complicaciones y los riesgos de morir. Lo que nosotros vamos a ver con las aglomeraciones es lo mismo que ha pasado; por ejemplo, en marzo se dio la Semana Santa y seis semanas después, a finales de abril y mayo, empezaron los brotes de covid-19. En julio se dieron las aglomeraciones de todas las cosas que se estaban dando políticas para la celebración del 19 de julio, seis semanas después, a mediados de agosto y septiembre, estamos viendo todo el impacto de esa aglomeración. El impacto de estas aglomeraciones que estamos viendo ahora de las actividades patrias, la actividades de vacunación sin protección, lo vamos a ver en seis u ocho semanas, vamos a estar viendo un nuevo repunte de covid-19 porque la vacunación no va a parar la transmisión del covid-19. La vacunación previene las complicaciones, pero en vacunación masiva. En Nicaragua la vacunación es menor al 5% de la población y necesitaríamos tener el 70%, estamos hablando de 4 a 5 millones de personas vacunadas, estamos muy lejos de llegar a ese nivel de protección. El pueblo nicaragüense sigue simplemente, por los números que yo he hablado, con un alto riesgo de seguir transmitiendo el covid-19 y seguir enfermando… Entonces hay que tener claro que la vacunación no va a prevenir los brotes de covid.


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Emergencia Coronavirus

Share via
Send this to a friend