Nación

Denuncian nuevo ataque contra indígenas mayangnas en Bosawás

El Gobierno Mayangna exigió a Daniel Ortega instaurar una instancia de diálogo franco y directo para el saneamiento de las tierras indígenas

Un nuevo ataque de colonos contra indígenas mayangnas, en la Reserva de Biosfera de Bosawás, dejó un comunitario asesinado y al menos tres desaparecidos, según el activista ambientalista Amaru Ruiz, defensor de los derechos de los pueblos indígenas de Nicaragua.

Este sábado, el Gobierno Territorial Mayangna Sauni As, compuesto por líderes indígenas de la Reserva de Biosfera Bowasás, en el noreste de Nicaragua, denunció a través de un pronunciamiento, un “etnocidio” en su territorio.

Tras el nuevo ataque, el Gobierno Mayangna afirmó que sus comunidades son víctimas de “violación de los derechos humanos mediante discriminación, genocidio, etnocidio y exterminio”.

En una entrevista con el programa Esta Noche, el ambientalista Ruiz detalló que el asesinado es originario de la comunidad de Wilú y se llamaba Martiniano Macario Samuels, de aproximadamente 41 años, quien junto a “otros comunitarios indígenas mayangnas estaba desarrollando actividades de güirisería —extracción de oro de forma artesanal— en el cerro”, cuando fueron atacados por una banda de colonos armados.

El hecho ocurrió el lunes pasado, 4 de octubre, en el cerro Kimakwás, ubicado en el territorio Sauni As, en la zona núcleo de Bosawás, al noreste de Nicaragua.

“Hemos identificado un patrón sistemático de invasión de colonos —personas no indígenas—, que entran a esos territorios con el interés de explotar los recursos y bienes naturales, apropiarse de esos territorios y desplazar a las familias indígenas”, dijo Ruiz, presidente de la oenegé Fundación del Río, cancelada en 2018 por el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

“Nosotros (Fundación del Río) y los guardabosques comunitarios del territorio mayangna Sauni As, hemos documentado y evidenciado que más del 70% de ese territorio tiene procesos de invasión”, destacó el activista.

“Los comunitarios nos encontramos en situación de emergencia y alto grado de vulnerabilidad frente al tráfico ilegal de nuestras comunidades, la usurpación, invasión, constante amenazas, asesinatos a comunitarios, despojo”, así como “deterioro ambiental”, subrayaron las autoridades indígenas.

El Gobierno Mayangna también exigió al presidente Daniel Ortega “instaurar una instancia de diálogo franco y directo para el saneamiento (expulsión de invasores) de nuestro territorio en forma inmediata”, así como “desarticular, desmantelar y llevar al estrado de justicia a aquellos criminales que continúan destruyéndonos, asesinándonos y exterminándonos”.

De la misma manera solicitó a “los organismos internacionales de derechos humanos, y en especial aquellos que velan por los derechos de los pueblos indígenas, hacer un llamado al Gobierno de Nicaragua para que nos atienda con prontitud y acciones reales, así como garantías de no repetición de los asesinatos e invasiones en nuestros territorios sagrados”.

Ataques en 2021

Un análisis de datos de CONFIDENCIAL, a partir de los reportes de ataques de los últimos años, comprueba que, desde abril de 2018 a agosto de 2021, las invasiones de colonos incrementaron y dejaron un saldo de al menos 26 indígenas miskitos y mayangnas asesinados, sin que hasta ahora se conozca la detención o condena de los responsables.

De 2011 a 2020, un total de 49 indígenas fueron asesinados, 49 resultaron heridos y 50 fueron secuestrados o desaparecidos, según un informe divulgado en febrero pasado por el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), en conjunto con el Centro de Asistencia Legal a Pueblos Indígenas (Calpi), el Centro por la Justicia y Derechos Humanos de la Costa Atlántica de Nicaragua (Cejudhcan) y el Observatorio para la Protección de los Defensores de Derechos Humanos (OMCT).

Según Ruiz, “en este año (2021) ya llevamos tres ataques a territorios indígenas misquitos, en el que fueron heridos algunos comunitarios; y en el territorio mayangna Sauni As, llevamos dos ataques, con una cantidad de asesinados”.

“El territorio mayangna Sauni As es uno de los territorios con más índice de conflictos en los procesos de invasión, con mayor influencia de asesinatos que otros territorios indígenas del norte de Nicaragua”, destacó el activista.

Ataque de agosto pasado

El último ataque mortal en ese territorio indígena ocurrió el pasado 23 de agosto, en el cerro Kiwakumbai. Un grupo de civiles armados —algunos vestidos con ropa camuflada— dispararon sin mediar palabras contra unos 15 o 20 indígenas miskitos y mayangnas que realizaban labores de güirisería. El atentado dejó al menos nueve comunitarios muertos.

Comunitarios indígenas mayangnas y miskitos, que conversaron con CONFIDENCIAL para un reportaje sobre el hecho, coincidieron que la Policía Nacional pudo evitar la masacre de agosto pasado, ya que 12 días antes del ataque —a través de una denuncia interpuesta por el Gobierno Territorial Indígena (GTI) de Sauni As— fueron alertados del posible atentado contra los indígenas que laboraban en el cerro Kiwakumbai.

Respecto a ese ataque, la Policía Nacional descartó la versión de los indígenas sobre una “masacre” cometida por colonos o invasores de tierras. Dos semanas después del hecho, presentó a tres detenidos como los supuestos “autores intelectuales y materiales” de los nueve asesinatos, e informó que otros 11 sospechosos estaban prófugos.

El  móvil que estableció la Policía no habla de la invasión de colonos hacia esa zona, sino de una rencilla entre familias indígenas; sin embargo, eso no coincide con el testimonio que ha dado la población”, subrayó Ruiz, quien fue acusado por la justicia orteguista de supuestamente divulgar “noticias falsas”, tras denunciar la masacre del 23 de agosto pasado.

“(El móvil de la Policía) se ha convertido en una justificación para una cacería hacia los guardabosques comunitarios del territorio mayangna Sauni As, que realizan la labor de patrullaje y carrileo de su territorio”, agregó el activista. 

La investigación policial indicó además que se ocuparon fusiles calibre 22, tres escopetas calibre 12, dos pistolas 9mm, un fusil M16 y un fusil AK, estás últimas conocidas públicamente solo de uso policial o militar.

Los comunitarios criticaron que entre los detenidos y prófugos no hay ningún colono, y solo se mencionan a indígenas mayangnas.

Con información de EFE 


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend