Nación

Covid-19 causará otra “explosión” migratoria en Centroamérica

Investigador de la Universidad de la Florida afirma que Ortega está más preocupado por "mantener lo que queda de la economía" que de salud del pueblo

La pandemia de covid-19, además de fortalecer el autoritarismo, va acrecentar la desigualdad, el hambre y la pobreza en Centroamérica, lo que se va a ver en una nueva “explosión” de la migración hacia Estados Unidos, sostuvo el investigador salvadoreño José Miguel Cruz.

Director de investigación del Centro de Estudios Latinoamericanos y del Caribe Kimberly Green de la Universidad Internacional de Florida (FIU), Cruz habló así en una teleconferencia sobre el impacto político del covid-19 en Centroamérica, organizada también por el Centro Digital de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

Cruz sostuvo que para Panamá y Costa Rica puede ser un momento “decisivo” para recuperar cierta credibilidad en las instituciones, gracias a la confianza que ha generado la respuesta de sus Gobiernos a la crisis sanitaria.

Aunque no está libre de fallos, esa respuesta contrasta con la “fragmentada y apurada” de Guatemala, Honduras y El Salvador y la “negligente” de Nicaragua.

La respuesta “negligente” de Ortega

Durante el seminario “Impacto político del COVID-19 en Centroamérica. ¿Autoritarios, populistas o demócratas? Cruz Lamentó que el Gobierno de Daniel Ortega no solo “ignora” el consejo de los expertos sanitarios sino que organiza eventos masivos que van en contra del distanciamiento y los protocolos para enfrentar la pandemia, lo que ha llevado a que sea la comunidad la que está implementando medidas, como no enviar sus hijos a la escuela.

Señaló que Ortega está más preocupado por “mantener lo que queda de la economía”, que ya estaba en “declive” antes del covid-19.

A diferencia de otras crisis, esta es global, lo que tiene a cada país preocupado de sus propios problemas y es aprovechado por regímenes autoritarios como el de Ortega, pues le da “más espacio para la consolidación”.

Cruz enfatizó que el carácter político y populista ha caracterizado las acciones de los Gobiernos del llamado Triángulo Norte (Guatemala, Honduras y El Salvador), que han dejado de lado el técnico e institucional.

En ese sentido señaló que los protagonistas “más visibles” han sido los políticos y los militares y policías que hacen cumplir con más ahínco las restricciones que los propios expertos sanitarios y personal a cargo de la pandemia y que “se aprovechan” de esta crisis para reforzar su autoritarismo.

Promueve abuso de poder

Por otro lado criticó que el Gobierno del presidente salvadoreño, Nayib Bukele, pretenda presentar “una falso dilema” entre “la salud o las libertades”, lo que considera un “intento político de controlar las instituciones” que aún no le son favorables.

En Honduras la pandemia es un caldo de cultivo para el “abuso de poder y la corrupción” y subrayó que el Gobierno del presidente Juan Orlando Hernández ha creado nuevas instituciones para responder a la crisis y “bajarle “el perfil” a las que ya existen para tal fin.

Señaló además que en los países del Triángulo Norte las comunidades no se sienten protegidas por el Estado, sino por otros actores y esto puede “aumentar” con la actual crisis, porque las “instituciones se pueden hacer aún más irrelevantes”.

Es el caso, dijo, de las pandillas que se han hecho cargo de vigilar las cuarentenas y toques de queda, pero aseguró que también da pie para “incrementar la militarización”.

Señaló que estos países fluctúan entre ignorar a la población o exacerbar las fuerzas de seguridad.

Aumentará la pobreza

Por otro lado, Cruz dijo que a mediano plazo la pandemia va a incrementar los problemas de desigualdad, hambre y pobreza en cierto lugares de la región, lo que se va a ver en una “explosión” de la migración hacia Estados Unidos especialmente de hondureños, guatemaltecos y salvadoreños que buscan “sobrevivir”.

En ese sentido dijo que el presidente estadounidense, Donald Trump, ha tratado de contener estas migraciones, pero no ha dado “en la raíz” del problema.

La pandemia en Centroamérica, que ha dejado más contagiados “de los que creemos”, puede servir por otro lado, según Cruz, al gobierno panameño.

El Gobierno de Laurentino Cortizo implementó desde el principio la toma de pruebas, lo que les ha permitió una respuesta “focalizada” de la epidemia a diferencia de Nicaragua, donde “aparentemente no hay casos”.

Según cifras oficiales de casos confirmados, es decir basados en pruebas, Panamá tiene casi 5000, de los cuales 144 han fallecido, seguido de Costa Rica (681), Honduras (591), Guatemala (316), El Salvador (250) y Nicaragua (11).

Seguí toda la cobertura de CONFIDENCIAL sobre el coronavirus suscribiéndote a nuestro boletín de noticias diario. Para leer más artículos sobre el tema, hacé clic aquí.

 



Tu apoyo es imprescindible

Te invitamos a unirte a nuestra campaña de recaudación de fondos para reemplazar una computadora de edición audiovisual y dos cámaras de video, robadas por la Policía Nacional el 20 de mayo de 2021. Podés apoyarnos uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación a través de PayPal, una plataforma segura para nuestros lectores. Gracias por ser parte de este esfuerzo colectivo.

 


Más en Nación

Share via
Send this to a friend