Nación

Confirman deterioro de presos políticos en segunda visita en menos de tres semanas

Familiares denuncian continuo deterioro de salud de Róger Reyes, José Pallais, Violeta Granera, Edgard Parrales y Juan Lorenzo Holmann

En solo 18 días entre la cuarta y quinta visita permitida por el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo a los presos políticos en las celdas de “el nuevo Chipote”, sus familiares confirmaron que persiste el continuo deterioro de sus condiciones físicas y emocionales, según los detalles divulgados en un comunicado conjunto.

Esta es la primera vez que el régimen permite una nueva visita en menos de tres semanas, aunque es apenas la quinta que les permite en casi ocho meses de encierro, y las mismas se realizan bajo hostigamiento y vigilancia policial. Esta quinta ronda de visitas se realizó entre el 21 y 23 de enero, y para muchos fue más breve que las anteriores.

Los familiares de los presos políticos denunciaron el aislamiento prolongado, las torturas físicas y psicológicas y el continuo deterioro de salud de sus parientes encarcelados injustamente.

“El deterioro físico y psicológico continúa debido a la alimentación no balanceada, falta de acceso regular a luz solar y sobre todo el aislamiento e incomunicación”, indicaron.

También señalaron que se les está proporcionando medicamentos sin tener una evaluación médica especializada apropiada; no se admite valoraciones y seguimiento médico externo o de especialistas, ni siquiera en los casos de condiciones preexistentes; y que sus familiares han desarrollado otras afecciones que ponen sus vidas en riesgo permanente.

Salud de reos políticos continúa deteriorándose

Reiteraron que la condición de salud de Róger Reyes, quien ha presentado depresión, ansiedad y pérdida de memoria, “continúa siendo grave y aún no ha recibido la atención especializada de un psiquiatra” a pesar de haberlo solicitado en múltiples ocasiones.

Asimismo, destacaron que la salud de las personas de la tercera edad “está en situación crítica”, mencionando casos de alarma como el de José Pallais, que indican ha perdido casi 90 libras de peso y su estado de debilidad física que le ha llevado a sufrir desmayos; y la de Mauricio Díaz que se ha desmayado dos veces, tiene manchas en su piel y lagunas mentales.

También mencionaron el caso de Edgard Parrales, que carece de intestino grueso, “presenta mareos, tiene una hernia y ha perdido 16 libras en 63 días”; y el de Juan Lorenzo Holmann, quien “tiene mancha en un ojo, una inflamación en la ingle, problemas de próstata y también ha sufrido de desmayos”.

Familiares de Violeta Granera denunciaron, a través de una misiva divulgada en sus redes sociales, que su salud sigue deteriorándose, pues no recupera su peso, se han agudizado sus problemas dentales, continúa sometida a interrogatorios diarios, se ha agravado su capacidad para alimentarse, tiene problemas de azúcar debido a su mala alimentación y muestra un estado emocional “muy alarmante”.

“Comparando su estado desde la última visita el cambio de su estado de ánimo se ha deteriorado rápidamente, esto debido a las torturas psicológicas y el trato humillante al que ha sido sometida”, denunciaron.

Exigen respeto a derechos humanos de los presos políticos

Denunciaron que los reos de conciencia siguen en indefensión absoluta, pues las autoridades siguen sin respetar el debido proceso, las tramitaciones se suspenden de facto, no se les permite reunirse con sus defensas y se continúan practicando interrogatorios en ausencia de sus abogados. 

“Todas las peticiones presentadas por sus abogados son denegadas o no resueltas. Sus causas continúan sin aparecer reflejadas en el sistema del Poder Judicial con el objetivo de invisibilizarles y mantener su indefensión”, indican.

Además señalaron que en casos como el de los presos políticos Víctor Hugo Tinoco, Irving Larios y Dora María Téllez las represalias políticas incluso han llegado en la privación del derecho a sus pensiones de seguridad social, con la cual sus parientes asumen los gastos familiares cotidianos.

Los familiares reiteraron que su lucha diaria y demanda colectiva fundamental, tanto al Estado de Nicaragua, al Poder Judicial, como a la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía Nacional, “es la libertad inmediata, incondicional y con garantías para todos nuestros familiares, así como para todas las personas presas políticas”.

Demandaron que, mientras dura el encarcelamiento injusto y arbitrario, al menos se respeten sus derechos humanos y el debido proceso, cesen las torturas físicas y psicológicas, se autoricen las visitas periódicas, y que se terminen los aislamientos prolongados, como al que son sometidas Tamara Dávila, Suyen Barahona, Dora María Téllez, Ana Margarita Vijil y Miguel Mendoza.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend