Nación

“Grave deterioro de la libertad de prensa” en Nicaragua, condenan organismos internacionales

En el Día Mundial de la Libertad de Prensa, defensores alertan sobre la persecución que sufren periodistas independientes de Nicaragua

Cinco organizaciones internacionales condenaron el “grave deterioro de la libertad de expresión y la libertad de prensa” en Nicaragua, que sostiene una persecución gubernamental dirigida contra periodistas independientes.

El Instituto de Raza e Igualdad y Derechos Humanos, el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés); Intercambio Internacional por la Libertad de Prensa (IFEX-ALC, por sus siglas en inglés); Voces del Sur; y la Asociación Mundial de Radios Comunitarias de América Latina y el Caribe (AMARC-ALC), advirtieron que en Nicaragua persiste “un ambiente hostil” para los periodistas.

A través de un comunicado conjunto a propósito de la conmemoración del Día Mundial de la Libertad de Prensa, denuncian que —en los últimos tres años de crisis sociopolítica— los periodistas independientes han enfrentado un escrutinio excesivo, insultos, agresiones mientras realizan su trabajo y trato desigual, excluyente y discriminatorio, que les “impide realizar su trabajo y se les niega el acceso a la información pública”.

Advirtieron que, a medida que se acercan los comicios generales programados para noviembre próximo, el nivel de abuso y restricciones a la libertad de prensa incrementa. En ese contexto, urgen al Gobierno de Nicaragua que “implemente medidas especiales para proteger a los periodistas que brindarán cobertura durante todo el proceso electoral”.

Criminalización y persecución de periodistas en Nicaragua

Las cinco organizaciones, dedicadas a promover y defender la libertad de expresión y de prensa, también señalaron que en los últimos años los periodistas nicaragüenses han sido víctimas de asesinatos y procesos judiciales, a través de los cuales se les “intenta silenciar”. 

Los defensores recordaron el caso del periodista Ángel Eduardo Gahona de Bluefields, quien fue asesinado en abril de 2018, señalando que el caso hasta la fecha sigue en la impunidad.

“Hacemos un llamado al Gobierno de Nicaragua para que se haga justicia… Los responsables de la muerte de Gahona deben ser identificados y condenados para poner fin a tres años de impunidad”, demandaron.

También mencionaron el caso de la jefa de prensa de Radio La Costeñísima, Kalúa Salazar, denunciando que la comunicadora ha sido objeto de un  “extenso hostigamiento policial, campañas en redes sociales dirigidas a desprestigiarla, criminalización de sus actividades y agresiones físicas, todo por ejercicio su derecho a ejercer el periodismo”.

La organización Pen Internacional, a través de un pronunciamiento divulgado en alusión al Día Mundial de la Libertad de Prensa,  también destacó el caso de persecución contra Salazar, demandando al Gobierno “respeto” y “protección” de la libertad de prensa en Nicaragua.

La presidenta de Pen Internacional, Jennifer Clement, afirmó que “en un momento en que las amenazas contra la prensa de todo el mundo se encuentran en un nivel sin precedentes, la comunidad de PEN continúa defendiendo y protegiendo el papel de una prensa independiente y libre en el descubrimiento de la verdad y el mantenimiento de la democracia”.

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), además de “reconocer la labor de los periodistas y medios de comunicación independientes” en la defensa de la verdad, justicia, libertad y derechos humanos, recordó la persecución gubernamental de la que los comunicadores nicaragüenses han sido víctimas, entre estas: la confiscación de las oficinas y equipos de medios de comunicación como 100% Noticias, Confidencial, Niú y Esta Semana.

“Hoy queremos reconocer a los periodistas y medios de comunicación independientes que, pese al robo de sus instalaciones, la persecución y agresiones, continúan al frente de la lucha por la libertad, justicia y democracia en Nicaragua”, expresaron.

En consonancia, el Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más recordó que el Estado “tiene una deuda pendiente con el periodismo ya que, en vez de priorizar la seguridad de periodistas y medios de comunicación independientes, violenta constantemente su accionar”.

Denuncia que como Colectivo, diariamente, conocen que periodistas son víctimas de agresiones físicas, sicológicas y económicas,  “perpetradas por agentes de la Policía y parapolicías, así como de funcionarios de entidades gubernamentales”.

Urgen cese de “hostigamiento y censura” contra periodistas

Las organizaciones internacionales y nacionales aprovecharon para demandar al Gobierno de Nicaragua que “derogue las leyes sobre delitos cibernéticos y agentes extranjeros, que son contrarias a los estándares internacionales de libertad de expresión”. 

Explican que dichas legislaciones “han obligado a cerrar organizaciones de la sociedad civil, entre ellas PEN Nicaragua y la Fundación Violeta Barrios de Chamorro”.

“Hacemos un llamado ferviente al Gobierno de Nicaragua para que garantice la seguridad de los periodistas y se abstenga de utilizar los aparatos estatales y las fuerzas armadas para hostigar y censurar a los críticos”, exigieron.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend