Nación

CIDH otorga medidas cautelares al preso político Yoel Sandino Ibarra

El reo de conciencia está en “situación de riesgo” y sigue sin recibir atención médica oportuna, señalan los defensores

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) otorgó medidas cautelares en favor del preso político Yoel Sandino Ibarra, tras considerar que se encuentra en “una situación de gravedad y urgencia de riesgo de daño irreparable a sus derechos en Nicaragua”, informó el organismo a través de un comunicado, este 9 de mayo.

Yoel Ibzán Sandino Ibarra, de 25 años, fue encarcelado el 5 noviembre de 2021, en el contexto de las votaciones generales en la que el régimen de Daniel Ortega se reeligió sin competencia política. El 21 de febrero de 2022, el joven fue condenado a once años y seis meses de prisión, más una multa de 42 000 córdobas, por los supuestos delitos de “menoscabo a la integridad nacional” y “propagación de noticias falsas”. 

La acusación de la Fiscalía orteguista se basó en publicaciones que realizó Sandino desde la página Mentes Libres, que creó en 2018 para denunciar las violaciones a derechos humanos por parte del Estado contra la ciudadanía.

La CIDH señaló que las condiciones carcelarias de Sandino son “insalubres” y, según la información ofrecida a la CIDH por su madre Yamileth Ibarra, “en el mes de marzo de 2022, él seguía en un régimen estricto en la cárcel, sin ningún beneficio como estudiar, trabajar o salir de la celda” y, además, tiene acceso limitado a horas de sol y restricciones en la cantidad de visitas familiares, pues en seis meses solamente recibió tres visitas.

En la resolución 21-2022, sobre las medidas cautelares para Sandino Ibarra, la Comisión solicitó que el Estado de Nicaragua, “adopte las medidas necesarias para proteger los derechos a la vida, integridad personal y salud” del reo político; asegure que sus condiciones de detención “sean compatibles con los estándares internacionales”; se le “realice, inmediatamente, una valoración médica imparcial y especializada sobre su situación actual de salud” y “otorgue los tratamientos y medicamentos que tendría prescritos”.

El Estado respondió a la CIDH indicando que “desconoce, rechaza y no acepta” la pretendida adopción de medidas cautelares, debido a la “insistencia maliciosa de quienes intentan –con información falsa–, continuar su campaña de desprestigio hacia nuestro Gobierno”. Asimismo, aseguró que Sandino “no se encuentra en estado de gravedad y urgencia”.

El abril pasado, la madre de Sandino Ibarra denunció la falta de atención médica especializada que pone en riesgo la salud del preso político y demandó a las autoridades del Sistema Penitenciario Jorge Navarro, conocido como La Modelo, le permitan asistir a una valoración neurológica y la realización de una resonancia magnética para dar seguimiento al quiste congénito alojado en el lado derecho de su cabeza.

El 5 de mayo también demandó públicamente el cambio de régimen carcelario de su hijo a arresto domiciliar, recordando que el joven padece de un quiste congénito, que puede seguir desmejorando por las condiciones de encierro en la que lo tienen. 

Penal no autoriza revisión médica de John Cerna

preso político John Cerna
John Cerna, conocido como “Tigrillo”, tiene más de un año de estar encarcelado y sin recibir atención médica.

Familiares del preso político John Cerna, conocido como “El Tigrillo”, también denunciaron en entrevista con CONFIDENCIAL la falta de atención médica especializada en La Modelo.

“Ha estado enfermo y nos preocupa que siga sin recibir atención médica. Unos parientes lo visitaron el viernes pasado (6 de mayo) y nos dijeron que les comentó que ha tenido alergias, que su brazo se ha inflamado porque siguen sin atender la dislocación que tiene en el hombro, y que a mediados de abril tuvo nuevas convulsiones por la epilepsia que padece”, denunció el pariente que pidió el anonimato.

Cerna tiene ocho meses de estar en las celdas de máxima seguridad de La Modelo, pero está encarcelado desde febrero de 2020, luego de participar en las protestas sociales contra el régimen Ortega-Murillo. El joven fue condenado a 12 años de prisión y 600 días multa por los supuestos delitos de tráfico de estupefacientes y sustancias controladas, bajo la modalidad de comercialización en perjuicio de la salud y del Estado de Nicaragua.

Los familiares del preso político han rechazado las acusaciones y han denunciado el ensañamiento contra Cerna, señalando que sufre “torturas psicológicas y físicas”, tiene poco acceso a horas de sol y permanece sin justificación alguna en “celdas de castigo”.

El pariente del reo de conciencia aseguró que el Penal incluso ha incumplido con órdenes judiciales, pues se ha negado a llevarlo a una valoración médica, ordenada por el juez ejecutor a mediados de abril pasado, ya que el joven padece de epilepsia, que no es controlada por un neurólogo; y tiene desde hace dos años un hombro dislocado, que no fue operado porque fue encarcelado.

La CIDH, en noviembre de 2020, también otorgó medidas cautelares en favor de Cerna. Sin embargo, el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) ha denunciado que dichas medidas no han sido cumplidas por el Estado.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend