Nación

Carlos F. Chamorro: “Voy a abrazar y besar a mi madre”

El director de Confidencial, Carlos Fernando Chamorro, ya está en Nicaragua "para continuar haciendo periodismo" desde su patria

Luego casi once meses en el exilio, el periodista Carlos Fernando Chamorro, director de Confidencial y Esta Semana, junto a esposa Desirée Elizondo y otras siete personas que habían salido del país ante las amenazas y la persecución del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, regresaron al país este lunes 25 de noviembre.

A su llegada a Managua, a través del Aeropuerto Augusto C. Sandino, Chamorro aseguró que decidió “asumir el riesgo” de regresar para continuar haciendo periodismo desde Nicaragua y para estar con su madre, la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro, quien se encuentra muy enferma.

Notablemente emocionado, el periodista reveló que la expresidenta “está en una condición (de salud) muy precaria desde hace varios meses”, es por esta razón que volvió para “abrazarla” y “besarla” en un momento que “quiero vivir intensamente”.

Chamorro destacó que “el ejemplo de integridad de mi madre, los valores que ella representa, junto con el legado de mi padre, son la fuerza moral que me sostiene a mí en los momentos más difíciles. En estos 19 meses de dolor y esperanza de la Rebelión de Abril, en los momentos de la represión, para mí es el sostén que me da confianza y seguridad  de que Nicaragua volverá a ser república”.

El periodista se había exiliado en Costa Rica en enero de este año, debido a las amenazas contra su persona, tras el asalto y confiscación de la sala de redacción de Confidencial, sin que hasta ahora haya sido devuelta por las autoridades.

El retorno de Chamorro se produce en un momento lleno de tensión entre los partidarios de Daniel Ortega y la Iglesia Católica. Desde hace varias semanas se ha registrado ataques a sacerdotes y profanación de templos católicos. Los seguidores de Ortega también han amenazado, asediado y agredido a periodistas independientes.

El periodista Carlos Fernando Chamorro y su esposa Desirée Elizondo a su llegada a Managua. Carlos Herrera. Al lado, le observa su hermana Cristiana Chamorro, también presidenta de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro. | Confidencial

Una de las principales demandas de Chamorro, a su arribo al país, fue la “suspensión del Estado de Sitio de facto” y la “confiscación de facto”, contra Confidencial y 100% Noticias, que están ocupados por la Policía desde Diciembre del año pasado.

Chamorro recordó que “no hay ninguna justificación legal para la confiscación de nuestro medio de comunicación”, eso lo reconoció el mismo jefe de la Policía Nacional, el primer comisionado Francisco Díaz, en un recurso que presentó a la Corte Suprema de Justicia, en mayo de este año.

“Nosotros vamos a seguir haciendo periodismo, lo hemos hecho antes, un periodismo que tiene el compromiso con los ciudadanos de fiscalizar el poder, la corrupción, de promover el debate público como lo estábamos haciendo en Costa Rica… Nos confiscaron pero nunca nos sacaron del aire, cerraron el acceso a la transmisión directa y al cable, pero seguimos derrotando la censura”, subrayó Chamorro.

Junto al director de Confidencial regresó el profesor Álvaro Gómez, de Masaya, quien destacó que “en Nicaragua no hay nada seguro”, pero decidió volver porque en el exilio no es posible determinar si existe “un momento” adecuado para retornar a la patria.

La periodista Jennifer Ortiz, creadora de la plataforma Nicaragua Investiga, explicó que volvió del exilio porque “la situación allá (en Costa Rica) es muy complicada” debido a que estaba lejos de su entorno familiar, el costo de la vida es mucho mayor y porque “queremos estar en nuestra patria”.

Adicionalmente, Ortiz reiteró su compromiso de continuar informando, “nosotros nunca nos detuvimos, si nos fuimos a Costa Rica fue sencillamente porque en ese momento había mucha intimidación y mucho acoso por parte de paramilitares en contra de nuestras familias y nos preocupaba mucho la seguridad de nuestras hijas”, dijo.

El periodista Carlos Fernando Chamorro regresó a Nicaragua luego de diez meses en el exilio. Carlos Herrera | Confidencial

Mientras tanto, Cristiana Chamorro, presidenta de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro,  consideró que el retorno de los periodistas exiliados es algo muy positivo porque contribuye a la unidad, a pesar que “aquí (en Nicaragua) todos estamos expuestos a unos caprichos que no entendemos, unos caprichos de violencia, de intimidación y como decía mi papá “cada quien es dueño de su propio miedo”, dijo.

Para la presidenta del Cenidh, Vilma Núñez de Escorcia, el retorno de los periodistas exiliados representa “un apoyo importante a la lucha que día a día está librando el pueblo de Nicaragua”.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend