Nación

Cardenal Brenes: “Quieren quitar fortaleza a la iglesia” en Nicaragua

“Vivimos en medio de las dificultades, de los insultos, de las privaciones, de las persecuciones, de las calumnias”, dijo el jerarca religioso

El cardenal de Nicaragua, Leopoldo Brenes, afirmó este domingo que en el país hay personas que “quieren quitar fortaleza a la iglesia”, en medio de la crisis sociopolítica local encrudecida con una ola de arrestos de líderes opositores.

“Hoy sentimos, en muchos momentos, personas que nos atacan, que atacan al papa (Francisco), que de una u otra forma, quieren quitar fortaleza a la iglesia, nos insultan, nos persiguen, nos calumnian, pero todo eso queda en el vacío cuando tenemos fuertemente nuestra esperanza y confianza en el Señor”, dijo Brenes, en su misa dominical, sin mencionar nombres.

Aunque la ola de arrestos por temas políticos hasta ahora solamente ha afectado a líderes opositores y algunos de sus empleados, personas que se identifican como seguidores del presidente Daniel Ortega han insistido públicamente en que los obispos también podrían ser detenidos.

“Vivimos en medio de las dificultades, de los insultos, de las privaciones, de las persecuciones, de las calumnias”, sostuvo Brenes.

“Tenemos dificultades, tenemos problemas, tenemos problemas de la pandemia que nos desesperan, tenemos nuestros problemas políticos, sociales, económicos, familias que sufren porque muchos de sus familiares están privados de libertad”, agregó.

Relaciones rotas

El religioso es presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, que ha criticado el estilo de Gobierno de Ortega, mismo que la oposición califica de “dictadura”.

Las relaciones entre la Iglesia Católica y Ortega, que nunca fueron cercanas, se rompieron en julio de 2018, cuando el presidente nicaragüense acusó a los obispos de planificar un supuesto “golpe de Estado”, tal como le llamó el mandatario a las manifestaciones antigubernamentales de ese año, y que fueron controladas con ataques armados que dejaron cientos de muertos, presos o desaparecidos.

Los arrestos de líderes opositores se dan a poco más de cuatro meses de las elecciones del 7 de noviembre próximo, en las que Ortega busca extender un mandato que inició 2007, y en las que se jugarán 42 años de dominio casi total de la política nicaragüense.

Álvarez: “Nicaragua se desangra”

Monseñor Rolando Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa, llamó a seguir anhelando un país donde se respete y trabaje en igualdad de condiciones sociales y políticas para los próximos comicios.

“(Necesitamos) igualdad de condiciones (en las próximas elecciones) que le den validez, con las necesarias oportunidades para quienes quieran competir, y donde se les respete íntegramente al pueblo”, comentó.

“No hay que tener miedo a que el pueblo se exprese libre y responsablemente en su pensamiento y decisión, sólo cuando se respeta la soberanía de un pueblo en su pensamiento, expresión y decisión es cuando se garantiza la democracia como sistema de vida social”, expresó el religioso.

“En estas últimas semanas, (los nicaragüenses) buscan un mejor horizonte y salen de su tierra arriesgando su vida por encontrar lo que nuestro lindo país no les ha brindado. Nicaragua se desangra en el sufrimiento de los privados de libertad de las familias desintegradas una vez más”, subrayó Álvarez.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend