Nación

Buscan unidad en Concertación Nacional Azul y Blanco

"O luchamos todos juntos o nos joden por separado. Necesitamos construir esa unidad", asegura Mónica López Baltodano

La Articulación de Movimientos Sociales (AMS) y organizaciones de la sociedad civil, presentaron recientemente una propuesta para formar una Concertación Nacional Azul y Blanco. Este sería un espacio en el que confluyan todas las fuerzas organizadas que “estén convencidas que la lucha es cívica y no violenta”, y cuyo objetivo primordial sea discutir acciones para obligar al régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, a salir del poder.

Mónica López Baltodano, abogada e integrante de la Articulación, explicó en una entrevista en el programa televisivo Esta Noche, que desde la AMS durante mes y medio han discutido internamente con representaciones campesinas, ambientalistas, defensores de derechos humanos, líderes territoriales de distintas partes del país, pueblos indígenas y afrodescendientes, y otros colectivos, la manera en cómo pueden contribuir a la construcción de una confluencia con muchos actores que principalmente han emergido producto de la insurrección ciudadana desde el 18 de abril.

“Existe la Alianza Cívica, la Articulación, el Movimiento 19 de abril en distintas partes del país. Están surgiendo nuevas expresiones gremiales como la Unidad Médica, expresiones de profesionales despedidos, y necesitamos en este momento, transcurridos cinco meses, que esos distintos esfuerzos confluyamos y ‘concertemos’ esfuerzos”, explicó López.

La abogada manifestó que la Concertación es un reconocimiento de la pluralidad y diversidad, de los distintos orígenes que obviamente están en cada una de las organizaciones. El documento que se hizo público recientemente no es un esfuerzo intelectual o académico. De acuerdo a López, este busca darle una voz a lo que viene demandando la población, cuyos objetivos prioritarios tienen que ver con la salida del régimen en el menor tiempo posible, el cese a la represión y la construcción de una fuerza que permita avanzar a la nueva fase que sería la apertura de un proceso de democratización en Nicaragua.

López destacó que una característica de este esfuerzo es la pluralidad de los liderazgos, sin embargo, la condición de insurrección cívica que se ha vivido, ha sido una debilidad aprovechada por el régimen para golpear con violencia, pues a pesar de que la población está dispuesta a salir de esta dictadura, no existe cohesión y organización.

“Entonces, hemos estado tratando de fortalecer los procesos organizativos territoriales y creemos que llegó el momento de que confluyamos muchas otras expresiones y esto quiero decirlo muy claramente: abierta a todas las expresiones antidictatoriales que hay en el país, de la manera más democrática posible, que nos encontremos y que construyamos juntos la estrategia por la cual vamos a darle un nuevo impulso a la lucha azul y blanco, siempre en el marco de la lucha cívica, pacífica, no violenta, que es uno de los pilares esenciales de esta insurrección, y que podamos discutir los planteamientos políticos que permitan vislumbrar para el país un horizonte”, recalcó López.

La abogada insistió en que no se trata solo de la construcción de un sujeto político para salir de la dictadura, sino de la formación de un ente que puede desterrar a la dictadura de raíz, es decir, recomponer todas las instituciones del Estado, para abrir un proceso de democratización en Nicaragua que con el tiempo permita, a través de procesos electorales, expresar las distintas opciones políticas.

“Pero en este momento lo que necesitamos es como dice la gente popularmente en las marchas y en las calles: o luchamos todos juntos o nos joden por separado, y necesitamos luchar juntos y construir esa unidad”, afirmó López.

Una sola línea

Hasta ahora las mayores “confluencias”, según López, han sucedido con las expresiones de movimientos sociales y sociedad civil, sin embargo, la propuesta de la Concertación está abierta a la participación de distintas expresiones políticas, siempre y cuando, no sean colaboracionistas o no hayan estado dentro del marco que ha sustentado el terrorismo de Estado del régimen.

“Nos decían los compañeros y líderes importantes del movimiento autoconvocado costeño. ‘¿Saben cuál es una línea? Esa que marcan los partidos que participen en las elecciones regionales’. Esos son los colaboracionista del régimen y no son aliados del  azul y blanco. Para nosotros hay una distinción clara entre algunas cúpulas partidarias pactistas, y que han sido cimientos de once años de dictadura. Nuestra base, todas esas bases que se reclaman liberales, conservadores, gente que viene del sandinismo, todos esos hemos confluido en la calle y debemos tener la madurez política de converger en un espacio”, refirió López.

La abogada expresó que desde la Articulación, existe un sentido de urgencia para que se lance de forma oficial la Concertación, pues están conscientes de que hay una gran cantidad de presos políticos que están siendo sometidos a torturas y necesitan ser liberados. Además está claro el costo en vidas humanas que puede tener la prolongación de esta crisis.

López manifestó que no pueden anticipar si la Concertación será una especie de Unión Nacional Opositora, que ya hizo frente en el pasado a Daniel Ortega, pues en este momento están en un proceso de construir confianza y respeto.

“El enfoque apropiado para abordar este asunto, lo planteó Carlos Fernando Chamorro: ‘aún es posible construir una salida política antes de 2021. Si se logra la unidad en la acción de tres fuerzas fundamentales. La fuerza política de movilización social de los autoconvocados, la Alianza Cívica, y la Articulación de Movimientos Sociales; el músculo económico y la presión de los grandes empresarios; y el distanciamiento de la familia Ortega-Murillo de un sector importante del Frente Sandinista, los empleados públicos y la burocracia del Estado’. En estos tres pilares está la posibilidad de la salida del régimen”, explicó López.

Insistió en que la propuesta de la Concertación busca reconocer esa dinámica de pluralidad, y manifestó que para que este sea un espacio de legitimidad, debe existir la participación de los actores que tienen reconocimiento público: Alianza, Articulación de Movimientos Sociales, cámaras empresariales, sindicatos o expresiones gremiales. Además que estos tengan expresiones de liderazgos territoriales en todo el país.

“Tenemos que apostar a que vamos a salir de la dictadura mediante procesos democráticos que incluyan y no excluyan, y el espíritu de la Concertación es unir.  A veces cuesta ver en medio de todo este panorama y hay cierto sentido de desesperanza, pues han pasado cinco meses y no hemos salido del régimen, pero en estos cinco meses hemos logrado que Ortega no tenga futuro, el futuro está de lado de los azul y blanco”, finalizó López.


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend