Centroamérica

La crisis del Congreso: Xiomara Castro busca calmar las aguas previo a su toma de posesión

Nueva mandataria de Honduras hace ofrecimientos para frenar la crisis política que la hizo perder el control del Poder Legislativo

Xiomara Castro asume este 27 de enero la Presidencia de Honduras en medio del humo de una fuerte, y en cierta forma sorpresiva, batalla política que la tiene enfrentada con una facción importante de la coalición a la que llevó a la victoria electoral el 28 de noviembre de 2021.

Castro llega a su mandato con una Asamblea Nacional fraccionada luego de que una pugna interna en su coalición política provocara que esta se dividiera y por lo tanto, la nueva mandataria perdiera el control político en el Poder Legislativo. Sin embargo, previo a su toma de posesión, Castro hizo un audaz movimiento político y le ofreció este miércoles al diputado Jorge Cálix, su antagonista en esta crisis política, la coordinación de su nuevo gabinete de Gobierno. 

La crisis detonó cuando Castro, buscando como cumplir sus  acuerdos políticos de campaña, orientó a sus diputados elegir como presidente del Congreso a un miembro de sus aliados políticos, el diputado Luis Redondo, durante la elección de la junta directiva del Poder Legislativo del 20 de enero.

Sin embargo, 20 miembros del Partido Libertad y Refundación (Libre), bajo cuya bandera ganó Castro la Presidencia, se opusieron al nombramiento de Redondo y con el apoyo de legisladores de otros partidos políticos importantes, juramentaron como presidente de la Asamblea a Cálix, un destacado legislador de Libre. Su juramentación se produjo en medio de peleas dentro de la cámara del Congreso y protestas apasionadas de los leales a Castro, que irrumpieron en el edificio.

La respuesta de Castro no se hizo esperar y llamó “traidores” a los diputados de su partido que no apoyaron su propuesta y posteriormente, los expulsó como miembros del Partido Libre.

Posteriormente, este domingo, Redondo, perteneciente al Partido Salvador de Honduras (PSH), fue electo como presidente del Congreso, en una sesión llevada a cabo en la sede Parlamento y en la que no estuvieron presentes los diputados involucrados en el nombramiento de Cálix.

Este grupo de parlamentarios por su parte, llevó a cabo otra sesión legislativa, realizada en un club social ubicado a unos 30 kilómetros de Tegucigalpa, en la que nombró una junta directiva paralela, encabezada por Cálix, quien aseguró contar con el apoyo político de 80 de los 128 legisladores que integran la Asamblea Nacional de Honduras.

Efectivamente, la elección de Redondo, que se llevó a cabo con el apoyo de votos de diputados de Libre, el PSH y los partidos Liberal, Anticorrupción y Democracia Cristiana, no logró sumar los 61 votos que conforme a la ley, se requieren para ser designado presidente del Parlamento.

Junta Directiva de Luis Redondo publicada en La Gaceta

Analistas coinciden en que ambas juntas directivas tienen serios “déficit de legalidad” para ser consideradas legítimas, pero señalan como un hecho que respalda políticamente a la Junta Directiva que encabeza Redondo el que esta fue publicada en La Gaceta, Diario Oficial de Honduras. De acuerdo con los efectos legales que esta publicación produce, será Redondo quien imponga la banda presidencial a Xiomara Castro este jueves.

Sin embargo, el diario El Heraldo de Honduras reportó que Thelma Neda, gerente de la Empresa Nacional de Artes Gráficas, que es donde se imprime La Gaceta, dijo que “ella no autorizó” la publicación de esta edición del diario oficial del Estado.

Gaceta de Honduras con la publicación de lista de miembros de la junta directiva encabezada por el diputado Luis Redondo.
Foto: Confidencial | Tomada del Heraldo de Honduras.

CONFIDENCIAL intentó comunicarse con el diputado Cálix, para conocer su postura personal por medio de mensajes directos y gestiones con sus colaboradores políticos, pero no aún no hay respuesta a nuestras consultas.

“Es que el Poder Ejecutivo en la figura de la Xiomara Castró ya tomó partido, ya se definió al reconocer como figura legal al Congreso nacional dirigido por el señor Luis Redondo. El problema es que el grupo que encabeza el señor Jorge Cálix está coludido con lo peor del Partido Nacional, que es el que acaba de perder el poder en las urnas y que durante 12 años ejerció un poder autoritario, verticalista y corrupto”, señaló a CONFIDENCIAL Víctor Meza, exministro del Interior y fundador y director del Centro de Documentación de Honduras.

Hasta este jueves, la última información sobre esta crisis política referida a Cálix es que Castro le habría ofrecido ser el coordinador de su gabinete, en un intento para calmar la situación.

Ambas directivas con “déficit de legalidad”

“Ambas directivas tienen déficit de legalidad. En el caso concreto de la directiva de Cálix reside precisamente en que no hubo votación en la Cámara legislativa. Solamente se convocó la reunión y el ministro de Gobernación y Justicia, quien es el que según la Constitución tiene que convocar la reunión e instalar la junta directiva, solamente se limitó a convocar la reunión y juramentar a Cálix. Esa fue una falla de origen que los privó de la legitimidad necesaria”, explicó Meza.

“En el otro caso, hubo votación, pero la juramentación no la hizo el ministro de Gobernación y Justicia, como dice la ley. Lo hizo un diputado muy antiguo, uno de líderes parlamentarios y que respalda al diputado Luis Redondo. El problema es que este diputado no está autorizado por la ley para juramentar a un presidente del Poder Legislativo”, añadió.

Meza insistió en el respaldo legal y político que da la publicación en La Gaceta a la Junta Directiva presidida por el diputado Redondo. “Desde mi punto de vista, el déficit de ilegalidad ya se ha ido reduciendo con la publicación en La Gaceta. Como en todos nuestros países republicanos, la publicación en La Gaceta es el punto clave para que una ley entre en vigencia. A mí me parece que ya es una decisión ya tomada”, apuntó.

La preocupación de Estados Unidos

Estados Unidos, otro actor importante en el escenario político hondureño, ha hecho llamados a las distintas fuerzas en conflicto para llegar a un acuerdo por medio del diálogo. El país norteamericano apuesta a convertir a Xiomara Castro en una aliada política en la región, luego de las desastrosas relaciones con el presidente saliente Juan Orlando Hernández.

“El cisma también puede complicar las cosas para la Administración de Joe Biden, que ha visto cada vez más a Castro como una aliada para abordar las causas profundas de la migración centroamericana. La vicepresidenta Kamala Harris planea asistir a su toma de posesión. La rebelión complica aún más la política de la administración Biden en el norte de Centroamérica, que ha soportado una serie de líderes autocráticos y corruptos, de derecha e izquierda” cita un análisis sobre esta crisis publicado esta semana por The New York Times.

Por parte de Nicaragua, la información divulgada por portavoz del régimen, Rosario Murillo, es que será el canciller Denis Moncada, quien asistirá a la toma de posesión en representación del Gobierno de Daniel Ortega.


¿Un futuro en silencio? No lo permitás

A pesar de la persecución y la censura del régimen Ortega-Murillo, continuamos nuestra labor en un contexto en el que informar a la población se paga con cárcel. Esta resistencia no sería posible sin tu respaldo. Si está entre tus posibilidades, te invitamos a apoyarnos con una membresía o una donación. Tu aporte garantizará que más nicaragüenses tengan acceso a información confiable y de calidad — sin muros de pago — en un momento crucial para el futuro del país. Gracias por unirte a este esfuerzo colectivo en defensa de la libertad de prensa.

Más en Centroamérica

Share via
Send this to a friend