Share via

Upala, el cantón costarricense que facilita la integración de los migrantes nicas

Migrantes

El Gobierno local apuesta por la educación y la regularización de la población migrante que agradece la oportunidad para mejorar su calidad de vida


Upala es un cantón rural transfronterizo que pertenece a la provincia de Alajuela, en Costa Rica, se ubica en  el norte costarricense y limita con Nicaragua. Fue fundado por migrantes nicaragüenses, a finales del siglo XIX,  y hoy lo conforman cerca de 45 000 habitantes binacionales.

El territorio mantiene una fuerte migración de nicaragüenses, la que ha definido en gran medida su demografía y resulta una caracterización positiva para los lugareños . “Las comunidades transfronterizas no tienen en su cotidianidad un mapa que les divida; todo lo contrario, conviven y comparten la familiaridad con la producción, la gastronomía, el deporte, la comercialización, las necesidades que les han unido de por vida, desde que se constituyeron”, indica Alejandro Ubau, coordinador de la Unidad de Gestión Socioeducativa (UGSE) de la municipalidad de Upala.

Ubau es hijo de nicaragüenses y su familia es una de las fundadoras del cantón. Fue alcalde de Upala entre 2011 y 2016, y ahora lidera proyectos para la inclusión y educación de la comunidad migrante desde la UGSE. “La persona migrante en cualquier condición tiene que integrarse a la comunidad y empoderarse de sus derechos, y las instituciones del Estado estamos para responder positivamente a esos derechos”.

Desde la perspectiva de derechos humanos, el Gobierno local desarrolló una política para el abordaje del tema migratorio que diera respuesta a esta población, la cual ha estado en mayor situación de exclusión y rezago social, a través de articulaciones con diversas instituciones y organizaciones. 

La UGSE, por ejemplo, estableció un esfuerzo interinstitucional junto con la Dirección General de Migración y Extranjería, con el acompañamiento técnico de Unicef y del Centro de Derechos Sociales del Inmigrante (Cenderos), con el fin de apoyar a mujeres migrantes en su proceso de regularización migratoria, que acaban de culminar y abarcó a casi 200 personas.

Además, para apoyar la integración de la población migrante se desarrollan proyectos de educación, como las “Carreras Itinerantes” que la Universidad Nacional brinda en el cantón. “Viene la Universidad a dar las clases en la Biblioteca Municipal para que los estudiantes no tengan que viajar fuera de Upala”, explica Ubau. 

Regularización migratoria

“Entré irregular y no tengo papeles aquí”, comenta Angélica Carmona, quien hace 16 años migró de Rivas, Nicaragua, a Upala. Formó una familia con otro nicaragüense y ahora tienen una niña de dos años.

Carmona formó parte de las 192 mujeres que abarcó el proyecto de regularización migratoria y ahora se encuentra a la espera de una respuesta a su solicitud.

“Todas las mujeres son nicaragüenses, en su mayoría con hijos costarricenses, han vivido la mayoría del tiempo en Upala, pero por temas económicos o falta de información no habían realizado las gestiones migratorias”, subraya Johanna Murillo, asistente de la UGSE de la municipalidad.

Angélica Carmona, de 32 años, migrante nicaragüense. Foto: Katherine Estrada Téllez

El proyecto consiste en acompañar y asesorar a las mujeres migrantes en sus gestiones y cubrir el costo de los trámites legales. “Convocamos a las señoras a la biblioteca, se les facilitaba un refrigerio para ellas y sus hijos, porque vienen de muy largo la mayoría, se les tomaba las huellas digitales, se llenaban los formularios y se les gestionaron los trámites bancarios”, explica Ubau. 

El equipo también —añade— les brindaba toda la información y capacitación para que ellas conozcan del proceso, sepan cómo realizarlo y sostener la vigencia de la cédula de residencia. 

“Para mí ha sido una gran ayuda, porque pensar ahorita en papeles es muy difícil por la situación que estamos viviendo y quiero aprovechar esta oportunidad para tener mejores opciones laborales”, comenta Carmona, quien solo ha tenido trabajos informales en la zona que no le permiten ingresos fijos. 

Aunque el proyecto es solo para mujeres, la biblioteca de Upala cuenta con personal capacitado por Migración costarricense, para asesorar a toda la población acerca de los trámites migratorios.

Eliseo Mairena es un nicaragüense originario de Nueva Guinea, de la Región Autónoma de la Costa Caribe Sur, que emigró hace más de veinte años a Upala. Se casó con una costarricense de la zona y tienen un hijo de cuatro años.

Desde hace más de dos años intenta obtener su cédula, pero el proceso quedó a medias cuando la Dirección de Migración y Extranjería de Costa Rica suspendió las atenciones por casi ocho meses, por la crisis sanitaria de la covid-19. Además, hay ciertos requisitos que se le dificulta cumplir, por eso decidió visitar la biblioteca, para tener acompañamiento.

“Acá me ayudan a llenar el formulario de forma correcta, a explicarme sobre los depósitos que hay que hacer, las copias que hay que sacarle al pasaporte”, relata emocionado ante la posibilidad de obtener el documento para sentirse más seguro en el país, y tener mejores oportunidades de trabajo. “Ya tengo 22 años de vivir acá y me garantiza mejores opciones”, recalca.

Eliseo Mairena en su proceso de regularización migratoria en la Biblioteca Municipal de Upala. Foto: Katherine Estrada Téllez

“Es emocionante decir que voy a poder obtener la cédula, porque nunca pensé que lo podía lograr. Siempre salían necesidades que solventar por mi hija, pero esto cambiaría todo, porque tendría la oportunidad de pensar en un mejor futuro para mi hija”, comparte Carmona.

Carreras itinerantes 

Otra manera de fomentar la integración de la población migrante es a través de proyectos de educación, como las “Carreras Itinerantes” que la Universidad Nacional (UNA) brinda en Upala. “Hay un convenio que se promovió desde la UGSE para unir la misión estatutaria de la universidad con la vocación de derechos humanos que tiene el territorio, entonces la universidad viene hasta acá a dar las clases”, comparte Ubau.

La UNA describe las “Carreras Itinerantes” como una respuesta a las necesidades de formación puntuales en los territorios con poblaciones que históricamente han permanecido en situación de exclusión, vulnerabilidad y desventaja social y que, por lo tanto, han visto mermados sus derechos humanos.

Este proyecto comenzó en 2018 y ha beneficiado a más de 400 estudiantes de zonas rurales, de los cuales 290 corresponden a los territorios de Upala, Guatuso y los Chiles, donde se imparten las carreras de Educación Rural, Gestión del Turismo Sostenible e Ingeniería en Sistemas. 

Tania Rodríguez es una nicaragüense estudiante de Ingeniería en Sistemas dentro del proyecto. Tiene 31 años y, por  primera vez, está cursando estudios superiores. “Por cuestiones de traslado y la situación económica no había podido estudiar en la universidad”, cuenta. Ahora tiene una beca “de menor”, es decir, la universidad paga el cuidado de su hijo, para que ella pueda asistir a las clases. 

Upala migrantes nicas
Tania Rodríguez prueba el equipo de cómputo facilitado a través de la UGSE-Upala. Foto: Katherine Estrada Téllez.

La Biblioteca Municipal de Upala es el espacio donde los profesores de la UNA imparten las clases una vez al mes. En ese espacio se articulan los esfuerzos y se nota el interés de la población por el estudio. “Este año tuvimos más de 200 solicitudes de estudiantes de Upala, pero solo 75 fueron beneficiados”, cuenta Ubau. 

Agrega que el apoyo es integral,  ya que se les garantiza alimentación, transporte y computadoras para que los estudiantes no desistan.

“Tener esta carrera me hace tener esperanzas y confianza en que me irá mejor”, comenta Rodríguez. 

Upala fue el primer territorio donde las “Carreras Itinerantes” se implementaron, ahora la UNA tiene presencia en la Región Brunca, Huetar Atlántico y Pacífico Central.

“Queremos que la juventud tenga oportunidades de estudio y para ello estamos habilitando espacios donde puedan prepararse para aplicar a estudios superiores”, dice Ubau, quien hace referencia a las tutorías gratuitas que brindan en la biblioteca, para que los estudiantes terminen su bachillerato y tengan las herramientas para hacer los exámenes de admisión en la universidad. 

Desde una de las comunidades fuera de Upala Centro, llega Sobeyda López a recibir tutoría de matemáticas. La acompaña el menor de sus tres hijos. Es una nicaragüense que migró a Upala cuando tenía siete años y ahora tiene 34 años. “Se me ha hecho difícil sacar el bachillerato, pero estoy aprovechando esta oportunidad y espero salir de acá, de este curso, y obtener mi título, lucho por él y sé que lo voy a lograr”, expresa.

Upala migrantes nicas
Sobeyda López junto con su hijo menor. Foto: Katherine Estrada Téllez

Los martes y jueves por la mañana se brindan tutorías de Español, Ciencias Sociales y Matemáticas a alrededor de 20 estudiantes por clase. También hay cursos de preparación para el examen de admisión para las universidades estatales. 

El enfoque del Gobierno local de Upala está orientado hacia los derechos humanos y el desarrollo de la comunidad. Espera replicar estos proyectos que contribuyen a la formación y a la inserción de la comunidad migrante.

“Tener algo ahora que me respalde aquí, que me dé la facilidad de ser parte de este país y la oportunidad de encontrar un trabajo mejor para garantizar un mejor futuro a mi  hija me da alegría. Confió en Dios que me permita tener mi cédula tica”, concluye Carmona.

Ese mismo sentimiento de oportunidad, describe López quién confía en que las tutorías le ayuden a sacar la materia que la tiene rezagada en el bachillerato, para luego aplicar a alguna de las carreras itinerantes. “Sé que el próximo año vendré a la biblioteca a estudiar mi carrera, sé que esta oportunidad y mi esfuerzo darán resultados”.

 


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Share via
Send this to a friend