Empresas

Aprovechar ofertas sin llenarse de deudas

Experta en finanzas personales da sus consejos para aprovechar las promociones del 'Viernes Negro'

Aunque la mayor parte de los consumidores visitarán su tienda predilecta este ‘Viernes Negro’ para confirmar que el objeto que le interesa está en ganga, los expertos alzan su voz para recomendar cautela ante anuncios que ofrecen ‘hasta’ 50% de descuento, porque lo más probable es que la mayor parte de la mercadería tenga rebajas considerablemente menores, de tal modo que no compre el TV o la laptop que buscaba, pero termine llevándose una secadora o una cafetera que en realidad, no necesitaba.

Desde luego, llevarse el producto a casa este fin de semana y pagarlo hasta en febrero del 2016 (después que termine la escasez de dinero que todos resienten en enero), o diferir el pago a 12 o 24 meses sin intereses, es una decisión que obliga a leer la letra pequeña de los contratos que se suscriban: en algunos casos, contienen cláusulas en las que el beneficio de no pagar intereses se pierde si se incumple con el pago a tiempo de una sola cuota.

Elaine Miranda, experta en finanzas personales, es escéptica con las promociones, de las que asegura que “no las necesitamos”, pero reconoce que “sí funcionan, y sí sirven, siempre y cuando sea algo que vos ya habías programado comprar”.

No es un contrasentido, sino un llamado a planificar, a negarle al cerebro el placer que experimenta cuando ‘aprovecha’ una ‘ganga’.

Necesidades verdaderas

“¿Por qué digo que no es necesario? Porque cuando vos tenes una verdadera necesidad, cuando tenés que comprar comida, tener un techo, o vestirte, haya o no haya promoción, de todas maneras lo vas a comprar, porque es algo de primera necesidad. Todas las otras cosas que compramos, solo porque está en descuento, es simplemente porque estamos tratando de ‘aprovechar’ esa promoción”, detalla.

En su opinión, se ‘aprovecha una promoción’ cuando la persona usa el descuento que le ofrece el comercio para adquirir “algo para lo que ya habías ahorrado, algo para lo que ya habías dejado un fondo establecido, pero la mayoría de nosotros no lo hace así, sino que dice: ‘Como está en descuento, entonces voy a comprarlo’. Con eso, lo que estás haciendo es pellizcar tu presupuesto, y dejar de comprar otras cosas que son más necesarias, que ya habías planificado, por comprar algo que no necesitás”.

De ahí que el arsenal de nuevas promociones (incluyendo algunas extrañas a nuestra cultura, como Halloween y el Black Friday) sean un riesgo o una oportunidad para la gente, en dependencia de cómo lo enfoque cada uno.

“Como en cualquier otra cosa, hay un lado bueno y un lado malo, pero eso no depende de la promoción, si no de nosotros, del uso que nosotros le demos, y de las necesidades que nosotros tengamos”, sentencia.

Lo ideal sería encontrar en promoción algo que ya se había decidido comprar.

“Por ejemplo, hace un año dijiste ‘en un año quiero reemplazar mi lavadora o mi refrigeradora por una que sea mejor, más grande o más eficiente, y voy a ahorrar durante cierta cantidad de tiempo y voy a aprovechar esta promoción para comprarla, ¡estupendo! Pero si vas a decir: ‘Voy a ver qué promoción encuentro, y te disponés a gastar, eso se transforma en una oportunidad para endeudarse”, explicó.

De verdad, ¿quién se beneficia?

¿Quiénes salen ganando con el Black Friday? ¿los comerciantes que impulsaron esa batería de ofertas, o los compradores, que podrán llevarse a casa muchas cosas con descuento?

Luz Marina Sarmiento, Coordinadora de la Licenciatura en Marketing de la Universidad Centroamericana, (UCA), cree que ambos salen ganando.

Reconoce que las promociones y los descuentos son algunas de las herramientas más importantes que tienen los comerciantes, en especial el comercio minorista, para atraer más clientes y lograr mejores ventas a través de los beneficios y promociones con que acompañe a determinado producto.

Del mismo modo, considera que este tipo de actividades beneficia a los clientes, porque “si yo puedo comprar una cámara, un teléfono, que probablemente cuesta como US$600 y puedo comprarlo en US$200, el cliente se beneficia”.

En paralelo, reconoce la validez de quienes preguntan al comerciante ¿por qué no me lo vendiste a US$200 hace tres meses? ¿Por qué me lo vendías a US$600? ¿Me estás vendiendo realmente la marca que muestran tus anuncios, o me vendes esta mercadería más barata, simplemente por deshacerte de un producto que no estás pudiendo vender?


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Empresas

Share via
Send this to a friend