Economía

Textileras de zonas francas esperan leve recuperación

Exportaciones cayeron 25% en 2020, reactivación en 2021 dependerá de la covid-19 a nivel mundial y clima político nacional

Golpeado severamente en 2020, por los efectos de la pandemia de covid-19 sobre los mercados y las cadenas globales de suministros, el sector textil que opera en régimen de zona franca en Nicaragua, espera ver en 2021 una pequeña mejora en términos de exportaciones y generación de empleos.

Las cuarentenas decretadas a lo largo y ancho del planeta para tratar de frenar la tasa de contagios, pero especialmente las que afectaron el mercado meta de este tipo de exportaciones, que es Estados Unidos, detuvieron la maquinaria maquiladora, y enviaron a miles de trabajadores al desempleo temporal o definitivo.

Al hacer el recuento de los pedidos recibidos y las exportaciones efectuadas, Dean García Foster, director ejecutivo de la Asociación Nicaragüense de la Industria Textil y de Confección (Anitec), resumió que el sector fue muy golpeado en 2020. Más que en 2019.

“En mayo, llegamos a acumular una caída del 35%, con niveles de exportación que databan de 2009: pasamos de 150 millones de dólares al mes, a 40 millones”, explicó, detallando que, ante la emergencia decretada por la pandemia, “las tiendas cerraron, y los clientes (mayoristas) comenzaron a cancelar o suspender contratos”.

En la medida en que se fue reabriendo la economía estadounidense, los clientes renegociaron los contratos y mantuvieron las órdenes de compra, variando los tiempos de entrega, porque ahora tienen ‘cero tolerancia’ de inventario.

“Cuando todo iba bien, le enviabas el 100 del producto y lo almacenaban en sus bodegas, pero ahora nos piden solo lo que saben que van a poder vender, porque si hay un rebrote de covid, se quedan con todo el producto que tienen almacenado”, detalló el administrador.

Si bien esa forma de hacer negocios ya tuvo como contraparte una reducción en la producción de prendas, el tener que hacer distanciamiento entre operarios para cumplir los protocolos de bioseguridad y los protocolos de certificación, hizo que la producción cayera aún más.

El 2021 ‘debería’ ser mejor para textileras en Nicaragua

El sector comprobó con alivio que, al retomarse la producción, luego de renegociar los contratos, se fue revirtiendo el ritmo de la reducción, al punto que los 1278 millones exportados a noviembre de 2020, representaban una caída del 22.3% con respecto al mismo periodo de 2019, que cerró noviembre con 1646 millones de dólares exportados.

El cálculo para todo 2020 es que “quizás cerremos en 1400 millones de dólares”, lo que implica una caída similar, si se compara con los 1789.6 millones exportados en todo 2019, explicó.

Pese a la caída de más de un quinto de las exportaciones, esos números son producto de la renegociación de las órdenes de trabajo; el acuerdo tripartito del sector laboral, y la decisión de algunas empresas, de reorientar su producción para fabricar elementos de seguridad personal, dijo García.

El cumplimiento de las expectativas del sector dependerá de la evolución de la pandemia en Estados Unidos, y cómo afecte la economía de ese país, incluyendo el elemento político: el sector tiene la esperanza que las ayudas que la Administración Biden entregará a sus ciudadanos revitalice el consumo, y que eso dinamice las ventas.

Desempleo y reintegro en textileras

En términos de empleo, aunque en algún momento del año se llegaron a perder unas 35 000 de las 125 000 plazas de trabajo, los cesanteados o en suspensión temporal, se fueron reintegrando poco a poco, calculando que había unos 123 000 empleados al cerrar el 2020, según datos de Anitec.

“Esperamos que a febrero o marzo, se habrá recuperado la práctica totalidad el empleo perdido”, que de todos modos había crecido poco en los últimos años, según explicó García.

Un líder sindical afiliado a la Central Sandinista de Trabajadores, ‘José Benito Escobar’ (CST-JBE), que pidió mantenerse en el anonimato, dijo que “las empresas han estado contratando personal, gracias a nuevas inversiones y ampliaciones. Prácticamente ya se recuperó el empleo que estuvo suspendido, o que se había perdido de forma temporal. Quizás haya un poquito más”.

“Que vaya a preguntar a la New Holland Apparel, en Tipitapa, o a la BWA en Diriamba”, dijo por su parte una fuente sindical afiliada al Movimiento de Mujeres Trabajadoras y Desempleadas ‘María Elena Cuadra’, que también pidió el anonimato.

Esta fuente recordó que la New Holland Apparel comenzó a despedir gente, por etapas, en junio 2020, hasta sumar 2500 personas, que recibieron sus prestaciones de Ley, pero un grupo, de más de 200 extrabajadores, inició una demanda para que los reintegraran, o les pagaran prestaciones. Luego que un juez falló a favor del empleador, los trabajadores apelaron.

En el caso de BWA, la empresa situada en Diriamba, la fuente dijo que esta despidió a casi 800 trabajadores, de un poco más de 2000 que tenía en su plantilla, “incluyendo unas 50 embarazadas que reclamaron su reintegro, pero ni el Ministerio del Trabajo, ni el INSS, dan la cara”, aseguró.

Al referirse al tema del empleo en ese sector, el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), Michael Healy, indicó que “hay textileras interesadas en venir a Nicaragua”, lo que crea la expectativa de “recuperar 5000 de los empleos perdidos a partir de 2018”, aunque para ello, el Gobierno debe mostrar voluntad de solucionar la crisis sociopolítica que desde ese año afecta al país, reiteró.

Inversiones de zonas francas en oriente y occidente

Mauricio Reyes, presidente de la Cámara de Parques Industriales ZF (Fcnzfp), dijo que, en este momento, el sector prevé invertir unos ocho millones de dólares, que generarán unos 3200 puestos de trabajo.

Se refiere a la Zona Franca Internacional de Chinandega, S.A., propiedad del Grupo Coen, que incluye la “ampliación de operaciones de Gildan Active Wear, con una inversión de dos millones de dólares, en una nave industrial de 7600 metros cuadrados, y la creación de 2000 nuevos empleos. El inicio de operaciones está previsto para enero de 2021”, explicó.

En el oriente del país, en la Zona Franca Industrial Niquinohomo, S.A., (Grupo Siglo XXI, S.A.), se proyecta ampliar las operaciones de Hansae International, S.A. con la construcción de 20 000 metros cuadrados, de los cuales 14 000 metros corresponden a fábrica, y 6000 para bodega. Se trata de una inversión de seis millones de dólares y la creación de 1200 empleos. El inicio de operaciones está contemplado para los primeros días de noviembre”, añadió.

CONFIDENCIAL solicitó información a Yazaki sobre la extensa nave industrial que construye a las afueras de la ciudad de León, pero hasta al cierre de esta edición, no se había conseguido una respuesta.

 



Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

 


Más en Economía

Share via
Send this to a friend