Economía

Taxistas, emprendedores, jóvenes y mujeres, castigados por la recesión

Familias de bajos ingresos económicos y trabajadores informales nicaragüenses, entre los más vulnerables: urgen solución a la crisis política

“Don Evaristo”, como lo llaman sus pasajeros, tiene más de diez años de trabajar como taxista en Managua. Todos los días, conduce su taxi por las calles más transitadas de la capital, en busca de pasajeros, para llevar el sustento diario a su hogar.

Sus ingresos han disminuido considerablemente, debido a la poca afluencia de pasajeros por la pandemia de covid-19 y el incremento en el precio de los combustibles. “Antes uno salía, y a los cinco minutos agarraba un pasajero, ahora no. Ahora pasan hasta 20 minutos o 30 minutos”, expresa preocupado.

En los primeros seis meses de 2021, los precios de la gasolina súper y regular en Nicaragua han sufrido incrementos que superan los siete córdobas por litro.

Para “don Evaristo”, el alza de los precios de los combustibles es lo que más ha mermado las ganancias de los taxistas y las personas que laboran en el sector transporte en general.

De acuerdo con el economista Marco Aurelio Peña, por el lado de la demanda, esto afecta el presupuesto de los conductores particulares, ya que aumenta su gasto de consumo de combustible. Mientras, por el lado de la oferta, “el incremento de los precios de los combustibles, al ser un insumo necesario para la producción, presiona al alza de los precios de los bienes y servicios de toda la economía, lo que denominamos inflación de costo”, explica.

Para “don Evaristo”, la incertidumbre económica y social en Nicaragua, aumenta a medida que se acercan las elecciones generales programadas para noviembre próximo.

“No quieres arriesgar mucho, porque no sabes qué pasará”

El sector de servicios también ha sido afectado por la crisis económica nacional. En los últimos tres años, las agencias de publicidad y agencias de viaje, han tenido que suspender operaciones en varias ocasiones.

Tania Molina es gerente propietaria de Summa Publicidad, una empresa que se dedica a la confección de prendas y artículos publicitarios.

Molina fundó la empresa en 2013, e inició subcontratando la confección y elaboración de sus productos. Su negocio creció rápidamente en pocos años, por lo que, en 2017, adquirió su propio taller de confección y serigrafía.

A inicios de 2018, Tania solicitó un préstamo a su banco para expandir su taller, pero le fue negado a finales de mayo de ese mismo año, bajo el argumento de que las nuevas solicitudes de créditos “estaban canceladas hasta nuevo aviso”, a causa de la crisis política y económica que vivía el país.

Ese año, Summa Publicidad suspendió operaciones temporalmente. “Tuve que cerrar la empresa, suspender a mi personal”, relata la emprendedora.

En 2019, la empresa de publicidad retomó operaciones, pero con la llegada de la covid-19 a Nicaragua, en marzo de 2020, “todo se complicó”.

Tania y sus colaboradores confeccionaron mascarillas de tela, como una alternativa para mantener funcionando el negocio durante la pandemia. “Buscamos una alternativa de trabajo. No pagamos las cuentas en su totalidad, pero hubo un respiro y trabajo para mis colaboradores”, cuenta Molina.

Al igual que “don Evaristo”, Tania expresa que la situación económica nacional es desalentadora, y que los emprendedores se enfrentan al reto de “sobrevivir”, mientras se encuentra una solución pacífica a la crisis sociopolítica. “Los financiamientos están con pinzas. Las cosas están más caras, incluyendo el combustible, la energía, la comida”, lamenta.

Incertidumbre política y económica

El turismo ha sido una de las actividades más afectadas por la crisis económica. En 2020, empresarios turísticos registraron una caída de 65.8% de sus ingresos, según datos de la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (Canatur).

Joseph Wayman es colaborador de Wayman Tours, una agencia de turismo nacional, fundada en 2001, que ofrece servicios turísticos a nivel local e internacional.

Wayman comenta que, durante los primeros meses de protestas en 2018, la demanda de paquetes turísticos a nivel nacional, mermó considerablemente. La agencia logró continuar operando gracias a las ganancias que obtuvieron de la venta de paquetes de viajes internacionales. Sin embargo, durante todo el 2020, el primer año de la pandemia, la empresa no percibió ingresos. “La pandemia nos afectó bastante porque fue un fenómeno global, y tuvimos prácticamente operaciones en cero”, relata el joven.

Vista de un sector del centro turístico de Granada, a orillas del lago Cocibolca. Foto: Nayira Valenzuela

Durante la pandemia, Wayman Tours incursionó en la venta de productos de bioseguridad, como una fuente alterna de ingresos. Para él, ser emprendedor es “mirar oportunidades en la adversidad”. “Mientras les vendíamos las mascarillas o el alcohol —detalla—, también les ofrecíamos nuestros otros servicios de publicidad y turismo”.

Pese a su optimismo, confiesa que le preocupa la crisis económica actual. “Se dificulta solventar los servicios básicos. Es importante encontrar una solución”, concluye.

Juventud sin oportunidades

Entre 2018 y 2020, más de 220 000 nicaragüenses han perdido sus empleos, según datos publicados por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

“Carmen”, de 23 años, es una joven recién egresada de la carrera de Ciencias Políticas, que desde hace meses se encuentra en el desempleo. Para ella, las oportunidades laborales que tienen los jóvenes en Nicaragua, son cada vez más escasas. “En este escenario político y económico, los nicaragüenses tienen pocas opciones para salir adelante, especialmente los jóvenes, quienes siempre hemos tenido dificultades para acceder al mercado laboral formal”, argumenta.

“No puedes ofrecer tus servicios profesionales en una institución estatal, aunque estés egresado y titulado, porque debes ofrecer contactos de referencia, que no tienes, porque no militas en una facción política que convenga”, continúa.

La crisis económica actual disminuye aún más las posibilidades de la juventud para encontrar un empleo digno que les permita sufragar sus gastos y ser independientes. “Muchos jóvenes también son sustento económico para sus familias”, explica la joven.

Emprender, trabajar en el sector informal o emigrar, son algunas de las pocas alternativas, que a criterio de “Carmen”, tiene la juventud nicaragüense ante la falta de empleo en Nicaragua.

“El emprendimiento es una fuente de subsistencia, porque la mayoría de personas que emprenden tienen pequeños negocios que les permiten satisfacer necesidades básicas”, comenta. Sin embargo, se requiere un capital inicial para poner a funcionar un emprendimiento.

Emigrar, aparentemente es la única oportunidad que tiene la juventud nicaragüense para acceder a mejores oportunidades.

“Se necesita emigrar porque querés conseguir un futuro mejor en un lugar con oportunidades de empleo, y que aquí no encontrás”, reflexiona.

“Don Evaristo”, Tania, Joseph, y “Carmen”, coinciden en que es urgente una solución a la crisis política que enfrenta el país, de lo contrario, la crisis económica podría agudizarse.

“La crisis económica ha sido una crisis de desconfianza, incertidumbre e inseguridad”, afirma el economista Marco Aurelio Peña. Para él, esta crisis fue originada por una crisis sociopolítica y luego exacerbada por una emergencia sanitaria global, por esta razón, mientras lo sociopolítico no tenga resolución, la economía nacional estará propensa a fluctuaciones de contracción económica. “La salida a la crisis nacional radica en la economía política y no en la política económica”, concluye.


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Economía

Share via
Send this to a friend