Economía

Sindicalistas celebran primero de mayo con un desempleo masivo

Régimen receta a los trabajadores, un coctel de desempleo, subempleo, salarios escuálidos y represión

Ante la celebración, una vez más, de una nueva efeméride del primero de mayo, Día Internacional de los Trabajadores, el sindicalista Nilo Salazar opina que es “una oportunidad más para conmemorar a los mártires de Chicago, pero [en Nicaragua] no hay nada por qué celebrar”.

Lo dice pensando en los altos índices de desempleo, y en el hecho que el país se promociona en el extranjero como el paraíso de los bajos salarios, por lo que “la clase trabajadora sufre por desempleo masivo, sueldos raquíticos que no permiten hacer frente al costo de la canasta básica, migración a Costa Rica, Panamá, Guatemala, Estados Unidos…”.

Manuel Ampié, un docente que enseñaba sicología en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), de donde fue despedido en marzo del 2018 por ejercer el “mermado derecho de ser pensante”, reclama que los comisarios políticos del partido en el Gobierno, “se olvidaron que somos académicos, y nos impusieron ser partidarios, o practicar el servilismo para conservar el trabajo”.

Aunque la actividad sindical es un derecho –incluso para los docentes universitarios con licenciaturas, maestrías y doctorados- Ampié denota que “mermaron nuestro derecho a organizarnos para pedir mejores condiciones, y estamos controlados bajo la mira paranoica del círculo poderoso. Si no tengo derecho a manifestarme, difícilmente tendré derecho a organizarme”, sentenció.

Salazar coincidió con ese planteamiento, al señalar que, “todos deberíamos estar en la calle [protestando]”, en contra de todas las cargas que debe soportar la clase obrera, pero “ya sabemos cómo reacciona este Gobierno si lo intentamos”, en referencia a la criminalización del derecho a la protesta, aplicada por el régimen desde el año 2018.

A pesar de ese ambiente represivo, la Central General de Trabajadores (independiente) CGT (i), “seguirá haciendo sus actividades” con cautela, al punto que la Federación Nacional de Trabajadores de la Construcción y la Madera de Nicaragua (Fitcm-N), que él preside, celebrará su noveno aniversario, discutiendo “los grandes problemas que estamos atravesando”, anunció.

Sandra Ramos, directora ejecutiva del Movimiento de Mujeres Trabajadoras y Desempleadas ‘María Elena Cuadra’, recuerda que “el primero de mayo se celebra la gesta heroica de los trabajadores del mundo por defender sus derechos”.

En paralelo, señala que “en este siglo son más los retrocesos que las victorias obtenidas; los empleos precarios son el pan nuestro de cada día, y la inmensa mayoría de la PEA se encuentra desempleada y sin opciones”.

Hablando de reivindicaciones, el sicólogo Ampié tiene una sola: “Que me regresen a mi trabajo, en puesto fijo, con libertad de cátedra”.

Cansados de buscar empleo

En este país “se han destruido 200 000 puestos de trabajo en el sector formal durante los últimos tres años”, señala el economista Néstor Avendaño, presidente de Consultores para el Desarrollo Empresarial (Copades). “Por supuesto que incomoda mencionar que la tasa de desempleo abierto fue del 4.8% en el cuarto trimestre de 2020”, añadió en una entrada de su blog personal.

“El principal riesgo político -visto con la lupa económica- es la creciente subutilización de la fuerza laboral del país. Según cifras del Instituto Nacional de Información de Desarrollo (Inide), en el cuarto trimestre del 2020, el 29.5% de la población en edad de trabajar (14 años y más) se encontraba inactiva… y el 46.1% de la población ocupada se encontraba en el subempleo”, señaló el estudioso.

“A esto se puede agregar que el Inide y el BCN dejaron de publicar el dato de la población económicamente activa (PEA) desde hace seis años, por lo cual no se sabe cuántas personas la han abandonado… indudablemente, muchas personas han dejado de buscar trabajo”, alertó.

La situación de crisis a la que hace referencia Avendaño, se manifiesta en un sistema de seguridad social al borde de la quiebra; un Ministerio del Trabajo, tan débil, que “los empleadores se aprovechan para imponer sus criterios”, dice Salazar.

“La pandemia está golpeándonos, y Gobierno no dice la verdad de lo que sucede en el país; por otra parte, pagamos combustibles caros, la canasta básica se encarece y supera los 15 000 córdobas; la política tributaria arranca el bocado a los trabajadores; y el sistema de salud está enclenque”, complementó.

“Con la pandemia, la pérdida de puestos de trabajo es considerable en todas las áreas de la economía. La disminución del nivel adquisitivo de los consumidores del norte, impacta profundamente en el poco empleo existente en Nicaragua. Ya lo vimos con la pérdida de más de 20 000 puestos de trabajo en las zonas francas, empleos que no se han recuperado en su totalidad”, detalló Ramos.

“La crisis política, la crisis económica y la crisis sanitaria, han impactado de forma brutal en la generación de empleos en el país”, aseguró la lideresa.

Para Salazar “los señores de este Gobierno no cumplen los derechos de los trabajadores”, sea que estén empleados en una empresa privada, o en el Estado mismo. “Están gobernando en medio del desorden político y social, y ahí el sector sindical sale afectado por todos lados”, por lo que la solución es, a su juicio, “que haya un cambio total en el país; un cambio de gobernantes”, especificó.

 



Tu apoyo es imprescindible

Te invitamos a unirte a nuestra campaña de recaudación de fondos para reemplazar una computadora de edición audiovisual y dos cámaras de video, robadas por la Policía Nacional el 20 de mayo de 2021. Podés apoyarnos uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación a través de PayPal, una plataforma segura para nuestros lectores. Gracias por ser parte de este esfuerzo colectivo.

 


Más en Economía

Share via
Send this to a friend