Economía

HKND reduce al mínimo su presencia en Nicaragua

Mientras el movimiento campesino demanda a Ortega anular la ley canalera, el empresario chino Wang Jing sigue desaparecido

Hong Kong Nicaragua Development (HKND) -la empresa propiedad del empresario chino Wang Jing, que en junio 2013 recibió una concesión del comandante Daniel Ortega para construir un canal interoceánico en Nicaragua- ha reducido al mínimo sus operaciones en el país, confirmaron a Confidencial fuentes vinculadas al gobierno y al sector privado. “La información que recibimos de arriba es que el canal ya no va”, dijo una fuente gubernamental que se rehusó a brindar detalles.

Después de inaugurar las primeras “obras” del canal en un acto de propaganda celebrado en la zona de Brito en diciembre 2014, el magnate chino, propietario también de la empresa de telecomunicaciones Xinwei, se encuentra completamente desaparecido. No hay noticias de Wang ni en el sitio web de Xinwei y menos aún en el de HKND.

El contrato con la empresa de relaciones públicas encargada de promover su agenda en Nicaragua fue cancelado en vista de que no existe ninguna actividad relevante que divulgar.
En su mismo sitio web, se registra la realización en abril de un simposio sobre investigación arqueológica, o la inauguración en julio, de un programa educativo de reforestación en Rivas. Pero no hay ninguna información sobre licitación de obras, o compra de tierras a los propietarios campesinos o finqueros en la ruta canalera.

La última actividad desarrollada por HKND ha sido el patrocinio, hace dos semanas, del Segundo Festival Pucciniano de Latinoamérica, sin mencionar que uno de los tenores que actúan en la obra, es Laureano Ortega Murillo (cuya foto sí publicaron) hijo de la pareja presidencial y enlace plenipotenciario del gobierno con la empresa china.

‘Eichkandí’, (como llaman a la empresa los funcionarios chinos de HKND), comenzó ofreciendo una cartera de millonarios subproyectos que incluían aeropuerto, ferrocarril, oleoducto, puertos en ambos océanos, carretera, centros turísticos, fábricas de cemento, de acero y de explosivos, además de explorar con el sector productivo la compra de granos, carne y vegetales para alimentar a 25,000 trabajadores.

El asesor presidencial en Políticas Públicas, Paul Oquist, asumió la promoción internacional del proyecto, prometiendo que su explotación permitiría reducir la pobreza extrema de 14% al 7%, y que la economía el país podría crecer a razón de dos dígitos al año.

Pero ninguna de esas ofertas llegó a hacerse realidad. Lo que HKND sí hizo fue comenzar a firmar contratos con grandes empresas internacionales de reconocida reputación para que la asesoraran en temas legales, comerciales, medioambientales o de diseño.

En el proceso, la anunciada carretera con que iniciaría el proyecto se quedó en una trocha de 13 kilómetros, mientras miles de campesinos se manifestaban en contra de la obra, valorada en US$50,000 millones, en protesta por la amenaza de expropiación forzoza.

Estudios quedan en secreto

Después de hacer mucho ruido, la promesa quedó en silencio total, mientras en Managua existen varios edificios de apartamentos vacíos, que según corredores de bienes raíces, estaban destinados para acoger la llegada de centenares de técnicos e ingenieros chinos que vendrìan a construir la obra.

Wang Jing dejó de venir a Nicaragua desde hace más de dos años y ya no volvió a invitar a comisiones de empresarios a visitar Beijing y Hong Kong.

Desde entonces, la presencia de HKND ha ido disminuyendo de forma paulatina. Las principales empresas consultoras culminaron sus contratos, quedando sus estudios en secreto como el caso de McKinsey, o simplemente abandonaron el barco antes de que este zarpara.

Los líderes del sector privado que inicialmente se mostraron entusiastas por las promesas de HKND y el gobierno, se quedaron esperando que Wang mostrara su músculo inversionista. “Mientras Wang Jing no enseñe la plata y no empiece a comprar tierras en la ruta canalera, el canal no existe”, comentó un empresario.

Mientras tanto, el movimiento campesino que lidera Francisca “Chica” Ramírez, ha convocado a una nueva marcha de protesta en Juigalpa el 22 de abril, Día de la Tierra, para demandar al presidente Ortega la abolición de la ley canalera.


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Economía

Share via
Send this to a friend