Economía

Ganadería espera superar los 600 millones de dólares en 2021

Sector trabaja para garantizar trazabilidad, inocuidad y eficiencia, creando marcas propias para buscar mayores ventas

La ganadería de Nicaragua espera en 2021, crecer al ritmo de los años anteriores a la epidemia de covid 19, o sea, 5%, aseguró Juan Velásquez, director ejecutivo de la Cámara de Plantas Exportadoras de Carne Bovina, (Canicarne), quien explicó a CONFIDENCIAL la estrategia que están implementando para cumplir esa meta.

El sector –que tiene en Estados Unidos, El Salvador, México y Puerto Rico entre sus principales clientes internacionales- viene de vender 565.8 millones de dólares en 2019 (5% más que el año anterior), y 586.1 millones de dólares en 2020 (3.6% más que en 2019), pero saben que tendrán que esforzarse para crecer en esos 29 millones propuestos, y ser el segundo rubro capaz de superar la barrera de los 600 millones de dólares.

En 2020, el oro fue el primer producto en dejar atrás esa cifra, al incrementar en 166.1 millones de dólares, los 499.9 millones exportados en 2019, para redondear 665.9 millones, gracias a un incremento de 703.1 kilos más (6.1%) y un aumento de 25.5% del precio por kilo del preciado metal.

Para lograr su meta, el sector ganadería en pleno (finqueros e industriales, más toda la cadena productiva que orbita a su alrededor), tendrán que esforzarse para cumplir varias tareas, comenzando por avanzar en temas de trazabilidad y de inocuidad, pero también para que la genética les ayude a producir más carne en menos tiempo, usando menos recursos.

Velásquez explicó que un pequeño porcentaje de ganaderos está utilizando inseminación artificial para mejorar su ganado.

En ese sentido, mencionó que “Conagan y Faganic, han traído semen de razas cárnicas de Estados Unidos”, entre ellas charolais y angus, mientras que el Instituto de Protección y Sanidad Aropecuaria (IPSA), tiene un programa para inseminar a las vacas de pequeños productores (5 a seis animales por ganadero), con razas mejoradas.

Con todo, reconoce que no es una tarea fácil, “por el sistema de producción que tenemos, que es de doble propósito, de modo que balancear carne y balancear leche, es difícil”.

Carne rosada de vaca

Si bien en este momento los mercados europeos no son un destino significativo para la carne nicaragüense –Velásquez mencionó exportaciones de 90 000 kilos a España, “más que todo vísceras”- el gremio está interesado en satisfacer los requisitos del exigente paladar europeo, que presenta muchas exigencias.

Algunas de ellas están dadas por los reguladores, que no solo exigen cumplimiento en materia de trazabilidad, y de residuos de medicamentos y de hormonas, que están prohibidos en Europa, así como la implementación de un sistema de muestreo, para demostrar que el país no usa ese tipo de productos, además de la observación de reglas en materia de bienestar animal, pensadas para garantizar que sufran lo menos posible.

Desde luego, el mercado también tiene mucho qué decir.

El director ejecutivo de Canicarne dijo que el consumidor europeo es diferente. Él elige basado en que la carne tenga un color “rosado. No rojo, ni negruzco, y ese color rosado se obtiene de un animal bastante joven”.

Eso implica mejorar la genética, para que los animales alcancen en menos tiempo, el peso idóneo para llegar al matadero. “Tienen que ser más jóvenes de lo que lo estamos haciendo. Eso significa ser más eficientes en el proceso de producción, y ya lo estamos haciendo”, dijo revelando que algunas plantas afiliadas a Canicarne, manejan sus propios corrales de engorde, lo que reduce el tiempo de crianza del semoviente.

En Nicaragua, un animal requiere tres a cuatro años de cuido e inversión para llegar a peso de matanza, “cuando ya es posible reducir ese tiempo en doce meses. Siendo más eficientes en el proceso de engorde, podemos hacer que el animal exprese su potencial genético en producción de más carne, y de mejor calidad”, dijo Velásquez.

Misión: ampliar mercados

Costa Rica, Guatemala y Panamá completan el top-seven de los principales destinos de la carne nicaragüense, cuyo sabor también disfrutan “en Japón, que consume la pretina (es parte del mondongo) que se paga muy bien. Tailandia es un mercado más nuevo, que solicita vísceras. A Taiwan se le vende vísceras, y algunos cortes”, dijo el administrador de la Cámara.

“En noviembre incursionamos en el mercado de República Dominicana, con un par de contenedores. Es un mercado muy interesante”, que permite diversificar los destinos, valoró.

También dijo que a Rusia, que alguna vez se mencionó como un potencial gran comprador de la carne nica, “no hemos exportado carne en los últimos cuatro años, y no tengo los datos de años anteriores”.

Volviendo a Centroamérica, Velásquez explicó que “desde hace más de diez años, no hemos podido colocar un solo kilo de carne en Honduras”, mientras esperan que la llegada de una nueva administración al país canalero cambie el estatus actual, porque solo permite la exportación de carne nica por medio de una planta de capital panameño que está ubicada en territorio nacional.

Finalmente, a la par que invierten para mejorar la productividad y la calidad, utilizan corrales de engorde para comprar un animal en 220 kilos y llevarlo hasta los 320 kilos, usando menos recursos y menos tierra para pastoreo, logrando mejor calidad.

En paralelo, “los mataderos están exportando con marcas propias. Cada planta tiene su marca, y se posicionan diferenciándose en cuanto a calidad e inocuidad. Las marcas incentivan el consumo de la carne nicaragüense en el exterior”, y también dentro de Nicaragua, explicó.

Más en Economía

Share via
Send this to a friend