Economía

Encuesta Fideg: 44.4% de la población en pobreza

Pobreza general pasó de 41.2% a 44.4% entre 2017 y 2019; la pobreza extrema también es mayor, afectando al 8.9% de los habitantes

Los niveles de pobreza (tanto la general, como la extrema), regresaron a donde estaban a finales de la década pasada, tal como lo muestra la novena Encuesta de Hogares 2019 para Medir la Pobreza en Nicaragua, elaborada por la Fundación Internacional para el Desafío Económico Global (Fideg).

La encuesta, efectuada en 2000 hogares de todo el país, muestra que, en 2019, el 44.4% de los habitantes vivía en condiciones de pobreza general (definida como un consumo inferior a 28 336.4 córdobas por persona al año), y que el 8.9% del total alcanzaba a vivir con menos de 14 026.58 córdobas por persona al año, y por consiguiente, se debatía en la pobreza extrema.

El 2019, fue el segundo año de recesión económica, con una caída del PIB, de 3.9%, lo que se manifestó en mayor pérdida de centenares de miles de empleos, decenas de miles de afiliados al INSS, cierre de empresas, y caída del consumo, como resultado de la crisis sociopolítica que detonó como reacción a la masacre perpetrada por el régimen de Daniel Ortega, en contra de los ciudadanos que reclamaban justicia, democracia, y elecciones libres después de abril 2018.

Cada dos años, el Fideg presenta los resultados de su encuesta nacional para medir la pobreza, los que no siempre coinciden con la narrativa oficial, por lo que en 2017, el centro de pensamiento tuvo que retrasar la publicación de sus datos, por la presión gubernamental para evitar herir susceptibilidades, liberando la información hasta en septiembre de 2018.

“Los resultados sugieren que en el 2019, la incidencia de la pobreza aumentó a nivel nacional. Tanto en el caso de la pobreza general como en el caso de la pobreza extrema, el porcentaje de pobres fue mayor al observado en 2017 y similar al observado en 2009”, señala el Informe de Resultados.

En realidad, los datos de 2019 se parecen más a los del 2010, que a los del 2009.

En 2009, la pobreza general afectaba al 44.7% de los habitantes, mientras que, un año después, el número se había reducido ligeramente, para quedar en 44.5%, mientras que en 2019 afectaba al 44.4% de la gente, según el Fideg.

De similar forma, la pobreza extrema, que marcaba al 9.7% de los habitantes en 2009, había disminuido a 9.0% en 2010, muy similar al 8.9% que golpeaba en 2019.

Las mediciones de los primeros ejercicios estadísticos (se efectuaron seis encuestas entre 2009 y 2015), “mostraron una tendencia hacia la reducción de la pobreza, [que] empezó a revertirse a partir del 2015”, señala el informe.

“Al comparar los resultados de la encuesta 2019 [en especial, ese 44.4% que vivía en condiciones de pobreza general y el 8.9% en pobreza extrema], con respecto a 2017 se puede apreciar que la incidencia de la pobreza general incrementó debido al aumento de la proporción de pobres no extremos y pobres extremos en el área rural, lo que contrarresta casi en su totalidad los avances observados durante los primeros años del período de estudio”, aclara.

Hay más hombres pobres que mujeres pobres

La tabulación de los datos permite detectar con precisión, los lugares y las formas en que la pobreza afecta a la gente, mostrando que solo el 30% de quienes viven en las ciudades se considera pobre, mientras que ese mal afecta al 63.3% de los que viven en zonas rurales.

Dónde viva uno (o qué género tenga), también son variables importantes.

La información muestra que solo el 30.7% de quienes viven en el Pacífico de Nicaragua, caen en la categoría de ‘pobres’, mientras que el 58.8% de los que viven en el centro del país, y el 58.7% de los que viven en la zona atlántica, pueden ser catalogados como tal.

Por género, se observa que hay más hombres pobres que mujeres pobres: 45.4% contra 43.4%, y muestra un deterioro de alrededor de tres puntos porcentuales si se compara con los datos de 2017, que eran de 42.5% y 40.0% respectivamente.

Los autores de la encuesta ofrecen dos mediciones que permiten graficar la incidencia de la desigualdad en el país: el coeficiente de Gini fue 0.33 en el 2019, manteniéndose casi invariable desde el 2011. Entre más se acerca al cero, ese dato muestra una distribución más equitativa.

Otra forma de medirlo, es comparando quintiles, que es como se denomina a las partes de una unidad que ha sido dividida entre cinco. Eso permite mostrar que el 20% más adinerado de los nicaragüenses se apropió del 38% del consumo total, mientras que el 20% más pobre, consumió el 7.6% del total, esto es, 5.6 veces menos que sus hermanos y vecinos más ricos.

El deterioro en las condiciones de vida de los habitantes, (la pobreza subió 3.2 puntos porcentuales, al pasar de 41.2% en 2017 a 44.4% en 2019, mientras que la pobreza extrema creció en medio punto porcentual, al pasar de 8.4% a 8.9% entra una medición y otra), también se confirma al observar que solo el 14.3% de los hogares hizo una transición positiva entre 2017 y 2019 (o sea que mejoraron su lugar en la escala), mientras que 20.8% de los hogares hizo una transición negativa, que les llevó a ser más pobres que antes.

Las mediciones de la desnutrición, y hacinamiento, cuentan otro sinfín de historias tristes: la malnutrición afecta al 11.8% de los niños menores de cinco años; por otra parte, el 13.2% de los hogares vivía en situación de hacinamiento, definido como cuatro personas ocupando cada dormitorio en una casa situada en una ciudad, y cinco personas, para el caso de un hogar rural.

La encuesta –que tiene un nivel de confiabilidad de 95%- se realizó entre agosto y septiembre de 2019, e incluyó 2000 casas, de las que 1728 habían sido encuestadas en ejercicios previos, y otras 272 fueron incorporadas para la presente encuesta, que contó con el apoyo de la Agencia de Cooperación Suiza en América Central; la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid), la Unión Europea, y el Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (Incae).

 



Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

 


Más en Economía

Share via
Send this to a friend