Economía

Cámaras de Aprodesni intentan llenar el vacío del Cosep

El Gobierno reconoce a organización gremial creada en 2019. Su presidente, Leonardo Corea, rechaza que los identifiquen como ‘orteguistas’

La Asociación en pro del Desarrollo y Sostenibilidad de Nicaragua (Aprodesni), conocida por algunos como “el Cosep orteguista”, está tratando de ocupar el lugar que el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), dejó vacante en abril de 2018, cuando ‘reventó’ la alianza entre el sector empresarial y el Gobierno que, hasta entonces, le había permitido cogobernar en Nicaragua.

Ocupar ese espacio le facilitará —de hecho, ya lo están haciendo— proponer leyes o reformas a las ya existentes, y saber que, si se las acepta el Poder Ejecutivo, pues su paso por la Asamblea Nacional será un mero trámite.

Hubo una época en que “el sector privado y el Gobierno caminaban de conjunto, y eso era un ejemplo a nivel internacional de cómo se manejaba Nicaragua en términos de seguridad y de crecimiento económico”, asegura Leonardo Corea, presidente de Aprodesni, refiriéndose a los años en que el Cosep incluso pretendía tener una oficina dentro del hemiciclo.

Aprodesni nació el dos de febrero de 2019, aunque su legalización y lanzamiento público, no ocurrirían sino hasta el 16 de octubre de ese mismo año.

“Nace como una asociación empresarial, y reafirmo: son empresas privadas, con 20 a 30 años de existencia, pero nunca habían sentido que existiera una organización que las tomara en cuenta, o en las que ellos fueran partícipes directos de sus juntas directivas”, creciendo hasta conformar 14 cámaras, con unas 360 empresas “de todos los sectores de la economía nacional”, recita.

Corea se promueve como el nuevo interlocutor del Gobierno, cosa que ya comenzó a ocurrir. Primero, cuando se le concedió representar al sector privado nicaragüense en las actividades por el bicentenario de la Organización Internacional del Trabajo en Ginebra (Suiza), en junio de 2019; y luego, más importante aún, al heredar el rol de contraparte del Gobierno, con derecho a proponer reforma de leyes, y nuevos procedimientos.

“Hemos ido ocupando una gran parte de lo que ellos han dejado, porque no fueron dignos; perdieron la brújula. En vez de dedicarse a la actividad empresarial como tal, muchas de estas empresas se metieron al ámbito político. Hay gente vividora en todo esto, que se dedicó a eso, pretendiendo sobrevivir de esa manera”, acusa Corea.

Van por cuatro leyes

Al cumplirse dos años de su formación, Aprodesni impulsa cuatro iniciativas que le permitan dejar su sello en leyes como la Ley de Contrataciones del Estado, La Ley de Concertación Tributaria (LCT), mejorar algunos trámites aduaneros, y hasta ayudar a determinar cuál será el salario mínimo.

La propuesta de reformas a la Ley 737, Ley de Contrataciones, es la que parece estar más avanzada.

Corea dijo que se han reunido con diputados y con funcionarios, “después de recibir aportes de la mayoría de las empresas”, lo que incluiría a algunas organizadas en varias de las cámaras del Cosep. “Hay una preaprobación de esta modificación en el gabinete de infraestructura. Solo hace falta someterlo a la Asamblea, para que entre en funcionamiento”, prometió.

Explica que tratan de modificar algunos requisitos que limitan el acceso, porque “las pequeñas y medianas empresas no tienen capacidad para cumplirlos”, por lo que esta ley lo reformula para permitir que participe la mayoría de las empresas, siempre cumpliendo obligaciones y requisitos, “pero te abre el panorama”.

Propone que se reduzcan algunos requerimientos como las garantías bancarias, que deben ofrecerse “para mantener la seriedad de la oferta, para cumplimiento, para adelantos. Una garantía bancaria es dinero en efectivo que le pones a un banco para que te emita un papel, cobrando 2000 a 3000 dólares, dependiendo de la magnitud del proyecto”, y quien gana es la banca, enfatizó.

El empresario aclara que no se trata de atacar al sistema financiero, sino de beneficiar a las empresas del sector construcción, así como del resto de sectores de la economía nacional, las que siempre van a ser clientes de la banca.

Sobre la Ley Concertación Tributaria, Corea reconoce que “todas las empresas, la gran mayoría, tiene problemas”, con la LCT”. “Aprodesni hizo un planteamiento al Gobierno, y ha sido escuchado, a pesar que no nos hemos sentado”, dijo recordando declaraciones recientes del asesor presidencial, Bayardo Arce, como base para asegurar que “es una de las cosas que tienen que revisar este año, para reducir o eliminar el impacto negativo sobre las empresas”.

También están viendo los procedimientos que se utilizan en el sector aduanero, porque las administraciones de Aduana “también son un clamor general de los importadores”, así que recomienda “estudiarla, revisarla, y hay gente nuestra que ya está trabajando en eso, para hacer una propuesta formal al Gobierno, con análisis que la sustente”.

Finalmente, dijo que “dos ingenieros nuestros, participan en la discusión de la Ley del Salario Mínimo”, en el Ministerio del Trabajo, asumiendo Aprodesni la representación del sector privado. Esos dos ingenieros postulan que el aumento del salario mínimo no debe rebasar el 3%, y que el techo exento del IR pase de los 100 000 córdobas actuales, a 120 000 córdobas.

“No somos el Cosep orteguista

El presidente de Aprodesni sustenta el discurso oficial en contra de la Rebelión de Abril, al repetir que “cuando hubo la barbarie que tuvimos en este país, en abril del 2018… ese golpe fallido. Fue una barbarie, porque teníamos un país que venía en pleno crecimiento: 5.2% sostenido anual, jamás visto, y con una recuperación mayor”, pero rechaza que se les llame ‘el Cosep orteguista’, o que les digan que ellos son sandinistas.

“Si dicen que Aprodesni es sandinista, o cualquier señalamiento despectivo, eso es vulgaridad”.

¿Decirles ‘sandinistas’ es algo despectivo? —preguntamos.

“Pues para esta gente, señalar de sandinista… te lo quieren poner como si fuera un error… Lo mejor que podemos tener en este país, es ese ejemplo del sandinismo con esa visión de desarrollo, de respetar a la gente, de crecimiento…. En 1979, la nación entera era sandinista”, argumentó.

También rechaza que les digan ‘orteguistas’, asegurando que eso “no pasa más que ser una barbaridad. Eso es como que yo diga que los del Cosep son ‘arrastrados del imperio’ o alguna cosa. Eso sería otra barbaridad… esta gente que está al otro lado, son amigos, muchos de ellos”.

Corea cuestiona el comportamiento del Cosep en la época del cogobierno con el régimen de Ortega, diciendo que “cuando más ganaban, fue en ese período. Aquí hubo una coadministración con el Gobierno. ¿De quiénes son las responsabilidades? De todos. Aquí todos somos responsables, y una gran responsabilidad es de esta gente”.

“Te puedo dar nombre y apellido. Hay un señor que le dicen Chanito, no sé cuánto, que era el presidente del Cosep… lo digo así porque me parece una persona reducida, ¡minúscula! ¿Por qué razón? Teniendo semejante responsabilidad, salir después… que no lo quiere ni uno ni otro inclusive, porque saben el nivel de responsabilidad” que tuvo.

También cuestiona al actual presidente del Cosep, Michael Healy, por proponer que se duplique el techo exento del IR, para situarlo en 200 000 córdobas, planteamiento que, a su juicio, “no está en correspondencia con las realidades nacionales… como cuando dijo que ‘no importa la economía’”, consideró.

A pesar de todo “le decimos a este sector empresarial: trabajemos de conjunto, trabajemos con una visión de armonía y convivencia nacional, que es la única manera. Me interesa dejar a mis hijos y nietos, una Nicaragua como la que ellos mismos quisieran [dejarle a sus hijos y nietos] también”, invitó.

Aprodesni planea efectuar un foro del sector construcción, el 28 de febrero, invitando a las dos cámaras de la Construcción (la de ellos, y la del Cosep); además de ANIA, el Colegio de Ingenieros, las universidades de Ingeniería, además del Ministerio de Transporte e Infraestructura, el Fomav, y delegados del Minsa y el Mined que tienen inversiones mayúsculas, para elaborar un plan nacional de desarrollo.


Las empresas del Grupo Corea

Leonardo Zacarías Corea Torres, ingeniero de profesión, es originario de Chinandega. En la segunda mitad de los años 70, conoció la represión del dictador en turno, y tuvo que irse al exilio en Honduras, entre 1977 y 1979, año en que regresa a Nicaragua, para ser uno de los fundadores del Ministerio de Transporte y Obras Públicas, encabezado por Dionisio “Nicho” Marenco, Carlos Schutze, Gioconda Alvarado, y otros, donde llegó a ser director general de Planificación.

Entre 1987 y 1989, hizo una maestría en Transporte y Tráfico en Brasil, pero al regresar, ya no se quedó mucho tiempo en el servicio público, porque salió del Ministerio luego del triunfo electoral de la presidenta Violeta Barrios de Chamorro.

En julio de 1991, fundó Corea y Asociados, (Corasco), empresa de consultoría, asesoría y diseño, que sirvió como base para crear su grupo empresarial, (que todavía no tiene nombre), en donde también está el Instituto de Suelos y Materiales (Insuma); y la constructora Master Construction, administrada por su hijo.

Reveló que tiene acciones en Concremix, empresa de fabricación de concreto, en sociedad con inversionistas guatemaltecos, y es socio en otra empresa del ramo, que está en pruebas para fabricar y vender concreto embolsado, listo para añadirle agua, en la que se está realizando una inversión de 1.7 millones de dólares.

“El grupo empresarial ya está bastante configurado, y estamos en la etapa de hacer un área corporativa, un holding, o la figura que más convenga”. Corea planea volver a competir en licitaciones internacionales, como ya sucedió cuando el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) seleccionó a Corasco para diseñar la pista Juan Pablo II.

Al cumplir dos años en la presidencia de Aprodesni, Corea admite que ya tiene que llamar a una sesión, “posiblemente este año”, para elegir una nueva Junta Directiva. “Puede ser que haya ratificación [de la actual junta directiva], o que se cambie”, especula.


¿Quiénes conforman las cámaras de Aprodesni?

Giovanni Ojeda, vicepresidente de la Cámara Empresarial de Comercio y Servicios (Cecosni), es uno de los que acompaña a Leonardo Corea desde hace dos años, cuando lograron dar vida al “proyecto que teníamos algunos empresarios de tener un gremio que nos representara, para tener fuerza e incidencia en políticas, pero también para mejorar los negocios nuestros”.

Dice que sentían que la Cámara de Comercio (afiliada al Cosep), no los representaba, y que les pedían “demasiados requisitos y trabas”, para asociarse. En ese tiempo, el Cosep gozaba de buenas relaciones con el Gobierno, [pero] nunca nos buscaron ni nos invitaron a nada”, reprocha.

Cecosni es la cámara más numerosa, con 95 afiliados de diversas áreas, entre empresas de servicios, eventos y comercio. Cuenta entre sus socios a Flower Center; Los Paisanos (importación de medicinas); una empresa que vende repuestos de vehículos en las Delicias del Volga, además de GAB Comercial, propiedad de Ojeda, que provee servicios tecnológicos, tales como venta de computadoras y mercadeo digital.

Leonel Edgardo Agurcia tiene dos sombreros: es presidente de la Federación de Cámaras Ganaderas de Nicaragua (Feganic), y vicepresidente de la Cámara Nacional de Minas y Reciclaje (Canamir), lo que es posible ya que además de ser ganadero, posee una mina.

Es dueño de la Ganadería Agurcia Schiffman, donde produce embriones, desarrolla una central genética, y posee vacas que producen 60 litros de leche en tres ordeños diarios. “Buscamos desarrollar la actividad, lo que no ha tratado de hacer ninguna asociación ganadera”, asegura.

También es dueño de la Mina El Guayacán, ubicada en carretera a Xiloá (Managua), que extrae arena, material selecto, hormigón, piedra bolón, piedrín… y canteras, próximamente.

Calcula que tienen unos 200 ganaderos asociados en diez capítulos municipales (entre ellos, Chinandega, Juigalpa, Camoapa, Matiguás, Muy Muy, Río Blanco), y unas 15 empresas mineras en Bonanza, Siuna y Rosita.

Orlando Cuarezma es el vicepresidente de la Cámara Nacional de la Construcción (Canacon), que existe desde 2019, y cuenta con 86 socios activos, más otros 22 más que están en estudio y análisis, porque “no entra ninguna empresa si no está debidamente formalizada, hasta que pase el proceso de revisión”, explicó, en una conversación en la que también participó Donald Baltodano, presidente de la Cámara.

Algunas de las empresas que integran Canacon son Baltodano Guadamuz y Cía Limitada, propiedad del presidente Baltodano; LC Construyen SA, del vicepresidente Cuarezma; Siesma S.A., propiedad del secretario Omar Mairena; Ictsa, del primer vocal Francisco Espinoza; Quiñonez S.A., del segundo vocal, Eugenio Quiñónez, y Accioning S. A., del tercer vocal, Byron Alí Ruiz.

Finalmente, el presidente de la Cámara de Energía y Telecomunicaciones (Cenytel), José Francisco López, dijo que aunque la Cámara no ha sido constituida legalmente, el abogado ya tiene los papeles, y espera que se inaugure a finales de febrero.

Cuentan con 25 a 30 empresas formales, que poseen la homologación que otorga Disnorte y Dissur, así como profesionales, entre ingenieros, diseñadores y consultores, más los que están en Canacon, que pasarán a afiliarse con ellos.

De manera específica, mencionó a Sintelsa, que es de su propiedad, y trabaja en electricidad de baja, media, y alta tensión. “También en telecomunicaciones, pero es poco, porque eso lo hace más Enatrel”, detalló. Además, nombró a Servicios Eléctricos (SEL), del tesorero de la Cámara, Daniel Loáisiga; así como a la empresa SCO & DE; y otros socios en Chinandega y Estelí.

La lista de las otras entidades que componen Aprodesni, incluye a la Cámara de Desarrollo, Emprendimiento e Innovación de Nicaragua (Cadeni); la Cámara de Transportistas Nicaragüenses (Catranic); la Cámara de la Industria Automotriz (CIAN); la Cámara Avícola (Avican); la Cámara Nacional de Pesca y Acuicultura (Canpa); la de Recursos Naturales; la Alimenticia, la de Turismo, y la de Seguridad.

Más en Economía

Share via
Send this to a friend