Economía

1200 trabajadores desempleados tras cierre de otra empresa de zona franca

New Holland Apparel, que fabrica ropa de marcas Under Armour y Adidas, cerrará operaciones el 28 de mayo. CNZF, Mitrab y la DGA, vigilarán el proceso

La empresa New Holland Apparel, que fabrica ropa deportiva, principalmente para las marcas Under Armour y Adidas, anunció su decisión de cerrar operaciones al 28 de mayo próximo, lo que significará enviar al desempleo a los últimos 1200 trabajadores que todavía trabajan ahí.

La crisis sanitaria mundial detuvo no solo las cadenas de suministros globales, sino también el comercio internacional, cuando los gobiernos y las sociedades decidieron confinarse en sus casas para tratar de disminuir la tasa de contagio del virus SARS-CoV-2, causante del covid-19, lo que obligó al cierre de muchas empresas, y conllevó al aumento del desempleo.

El cierre fue confirmado en conferencia de prensa por Roberto González, secretario general de la Central Sandinista de Trabajadores (CST), quien lo atribuyó a una especie de complot internacional en contra de Nicaragua, mientras que Dean García, director ejecutivo de la Asociación Nicaragüense de la Industria Textil y de la Confección, (Anitec), aseveró que “era una decisión anunciada”.

Las razones del cierre de New Holland Apparel

García explicó a CONFIDENCIAL que la empresa se vio muy afectada por la crisis sanitaria, y que, aunque intentó cambiar sus esquemas operativos para fabricar equipos de protección personal, “la reconversión es un proceso difícil y muy complejo”, lo que acrecentó sus problemas, al punto que los llevó a cerrar en Nicaragua, Honduras y en Carolina del Norte (Estados Unidos).

En ese país también operan plantas en Oregón, Texas, Virginia y Pensilvania, y tiene su sede en Atlanta (Georgia), con un total de 10 001 empleados, al sumar sus plantas en El Salvador, Honduras y Nicaragua.

La decisión de cierre ocurrió de forma paulatina, por lo que la empresa fue reduciendo operaciones poco a poco, “para ahorrar costos”, lo que se grafica con el hecho de que aún había empleo para 1200 de los 3000 trabajadores que llegó a tener en su planta de Tipitapa.

García negó que la crisis sociopolítica local haya incidido en la decisión de cierre, haciendo notar que “la empresa estaba trabajando bien desde 2018, con altibajos, hasta que Under Armour, su cliente principal, decidió retirarse de América Latina”, y derivar su producción al continente asiático, donde tienen que enfrentar costos menores.

Esa decisión está detrás del cierre de la planta Centro Textil S.A. (Centex), propiedad del hondureño Grupo Beta, que en 2019 cesó operaciones en Chinandega. Eso dejó a centenares de personas en el desempleo, aunque el balance fue neutro, porque poco después se instaló en el mismo parque industrial, una planta de la canadiense Gildan que había cerrado en Honduras, afectada por inundaciones causadas por los huracanes de noviembre de 2020.

Recientemente, anunció su cierre la empresa Astro Packing Solution, que operaba una nave en el mismo parque industrial que New Holland Apparel, enviando a 500 trabajadores al desempleo. Esa empresa no estaba en el régimen de zona franca, sino en el régimen general, porque atendía al mercado interno.

Sindicalista alega supuesto complot imperialista

En su conferencia de prensa, González, dela CST dijo que “desde el año pasado, esta empresa presionó a los trabajadores y a los sindicatos nuestros, para que se hiciera un acuerdo de recorte, de hasta un 50%, aduciendo, de manera mentirosa… que era a consecuencia de recortes en las órdenes de compra que se envían al mercado internacional, principalmente Estados Unidos”.

En aquel momento “quisieron montar esta jugada en el contexto de la celebración del 19 de julio”, aseguró, recalcando que la decisión de cerrar el 28 de mayo, se hace para dar una mala señal “antes de celebrarse el primero de mayo, Día Internacional de los Trabajadores, y es producto de presiones internacionales en el marco de la campaña para provocar bloqueo, daños a la economía, y afectar sensiblemente el empleo en nuestro país”, aseguró, aunque es contradictorio que cite un intento de dar una mala señal antes del primero de mayo, con una acción 28 días después.

A su criterio, es altamente sospechoso que el anuncio ocurra en el marco de la petición de sanciones económicas por parte de los “golpistas”.

“No vamos a seguir permitiendo y aceptando el cuento que, por proteger la inversión extranjera, estaremos poniendo en peligro y sacrificando el empleo y las condiciones socioeconómicas y laborales de los trabajadores en el régimen de zona franca”, exclamó invitando a que “sentarnos en la mesa de diálogo y negociación, a encontrar una salida concertada”, a la vez que pedía al Gobierno que “proteja y tutele los derechos de los trabajadores”.

González dijo que realizarían una asamblea general en las instalaciones de la empresa, “con todos los trabajadores amenazados con el despido… vamos a proceder a defender el empleo de los trabajadores, el convenio colectivo vigente, a exigir a Tegra Internacional y a New Holland, que paguen ese convenio colectivo, como en derecho corresponde”.

El cierre en todo caso, será más sencillo de lo que augura el líder sindical.

García explicó que el procedimiento contempla que la empresa notifique a la Comisión Nacional de Zonas Francas, y al Ministerio del Trabajo, que supervisa que el personal reciba sus sueldos correctos y su liquidación final completa; mientras que la Dirección General de Servicios Aduaneros realiza una auditoría para cerrar la operación conforme a la Ley.

“La gente se va a ir con todo pagado”, aseguró García, de Anitec, aclarando que el convenio vigente en esa empresa está “entre los mejores de todo el sector de zona franca; es uno de los más exigentes. Tegra y Under Armour son muy celosos en cuanto a derechos laborales, y ni ellos ni Adidas trabajan en fábricas donde hay problemas laborales”, detalló.

La pérdida de estos 1200 empleos afectará la meta de cerrar el 2021 con 128 000 personas (el más alto de toda nuestra historia), empleadas en el sector de zonas francas. “Se van a generar pocos nuevos empleos este año, aunque estamos esperando la ampliación de varias plantas”, dijo García. La meta era sumar unos 3000 empleos a los 125 000 con que inició el año. Ahora, esperan cerrar en 127 000, aunque las cifras están en revisión.


Tu apoyo es imprescindible

En este momento clave para la historia de Nicaragua, acceder a información confiable es más importante que nunca. Es por eso que, en CONFIDENCIAL, hemos mantenido nuestra cobertura noticiosa libre y gratuita para todos, sin muros de pago. Este compromiso con la ciudadanía no sería posible sin el respaldo de nuestros lectores. Por ello, te invitamos a apoyar nuestra labor uniéndote a nuestro Programa de Membresía o haciendo una donación. Al convertirte en miembro, recibirás productos exclusivos como eBooks, boletines especializados y archivos digitales históricos. Como donante, te enviaremos un reporte anual sobre cómo invertimos tu aporte económico. Gracias, de antemano, por formar parte de este esfuerzo colectivo para informar a toda nuestra comunidad.

Más en Economía

Share via
Send this to a friend