Confidencial » Política » Leer artículo

Ortega dice que FMI las quiere quitar

COSEP: revisar exoneraciones… en el 2012

* Con criterios técnicos y no políticos, dice José Adán Aguerri.

Alvaro Navarro | 10/6/2010
@NavarroNewsNic

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), José Adán Aguerri, asegura que los empresarios no tienen problemas con que se revisen las exoneraciones fiscales, pero alega que la revisión debe hacerse durante el próximo período de gobierno.

Los beneficios “no pueden ser indefinidos... pero hagámoslo (la revisión) de manera técnica y no politizada”, dijo Aguerri durante una entrevista en el programa Esta Noche en Canal 12, cuando le preguntaron sobre este tema que según el presidente Ortega es materia de presiones y negociaciones con el Fondo Monetario Internacional.

“El gremio empresarial, en este momento, le dice no a cualquier intento de reforma tributaria o revisión de esas exoneraciones, sino hasta inicios del nuevo gobierno”, para evitar que en este proceso influyan las maniobras políticas y populistas de los partidos, insistió Aguerri.

Durante el encuentro que sostuvieron el pasado 26 de junio en el INCAE, el presidente Ortega, en un tono de chantaje, dijo a los empresarios que el FMI está presionando a su gobierno a desmantelar las exoneraciones.

Al parecer, “con ese comentario Ortega pretende opacar las críticas surgidas a partir de la entrega del bono salarial para 136 mil empleados públicos, lo cual mantiene congelados 78 millones de dólares que debía desembolsar el Fondo Monetario”, comentó Aguerri.

El titular del COSEP sostuvo que defenderán las propuestas realizadas a los sectores políticos en su Agenda 2010, en la que se busca incidir para que desde los partidos y los poderes del Estado se procure la primacía de la Constitución y un Consejo Supremo Electoral independiente, para fortalecer el clima de negocios.

Prioridad en agenda económica

Por otro lado, Aguerri, resumió los temas que tienen que ver con las operaciones económicas que hasta ahora son prioridad para el sector. Los puntos más relevantes están enfocados en la burocracia, los trámites, permisos y regulaciones gubernamentales; problemas en importaciones, permisos y avales de la Dirección de Aduanas, conflictos en las relaciones obrero – patronal, desencadenadas por el manejo inapropiado por parte de las autoridades del Ministerio del Trabajo y las demandas de ajuste en los beneficios y capacitaciones para las empresas que aportan el 2% al INATEC.

¿Blandengues o conspiradores?

Durante los tres años y medio del gobierno sandinista, los empresarios han jugado hábilmente con la política estatal y mantiene línea abierta de diálogo con el presidente y sus principales ministros y asesores. Esa cercanía y la falta de posiciones frontales contra los abusos del Poder, son objeto de críticas por parte de los medios de comunicación, organizaciones de la sociedad civil y partidos opositores.

Sin embargo, para José Adán Aguerri, “uno de los temas difíciles ha sido esa posición de estar en medio de estas diferencias donde unos consideran que somos blandengues y otros consideran que somos conspiradores…el rol del sector privado ha sido un rol comprometido con la democracia y el desarrollo de Nicaragua”.

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor