Confidencial » Política » Leer artículo

Si la oposición participa dividida

CID Gallup: Ortega con ventaja electoral

*Piso de Alemán 12% con 42% de abstención; Montealegre arranca con 21%, pero por debajo de Ortega

Carlos Salinas Maldonado | 24/5/2010
@CSMaldonado

La división de la oposición sigue favoreciendo al Frente Sandinista. La más reciente encuesta de la firma Cid Gallup muestra que el presidente Daniel Ortega ganaría holgadamente a Eduardo Montealegre y Arnoldo Alemán, en elecciones separadas,  mientras la abstención se mantendría alta.

El estudió entrevistó a 1,218 personas de todo el país. A ellas se les presentaron tres opciones de papeletas electorales, simulando una elección principal. En dos de ellas aparecía el nombre del presidente Ortega compitiendo con Alemán y Montealegre.

Si la elección fuera entre Ortega y el controvertido ex presidente Alemán, el mandatario sandinista lograría un cómodo triunfo con el 37 por ciento de los votos, mientras que el político liberal (desgastado por los escándalos de corrupción que se le achacan durante su gestión) alcanzaría apenas un humillante 12 por ciento. El gran triunfo en este escenario sería el de la abstención, que en el caso de la encuesta corresponde a los entrevistados que marcaron la casilla NS/NR: el 42 por ciento.

Este primer escenario se refuerza tras el empeño del ex presidente Alemán de correr como candidato presidencial de los liberales, a pesar de ser el político más rechazado de este país. Alemán lanzó a finales de marzo su precandidatura presidencial en un mitin en Boaco. “Quiero que me den otra oportunidad para construir la Nicaragua que todos queremos y merecemos”, dijo en esa ocasión el caudillo.

El otro escenario evaluado por Cid Gallup es la posibilidad de un elección entre Daniel Ortega y Eduardo Montealegre. El mandatario mantiene su ventaja, aunque menor a la relacionada con Alemán. Ortega obtiene 37 por ciento de los votos, mientras que Montealegre, candidato presidencial derrotado en las generales de 2006, lograría el 21 por ciento. La abstención sería de 34 por ciento.

Eduardo Montealegre tampoco ha ocultado escondido sus aspiraciones presidenciales, aunque las ha condicionado a un cambio en los magistrados que controlan, con fidelidad partidaria, el Consejo Supremo Electora. El político tiene la desventaja de que no cuenta con un partido y de que sobre él pesa la constante amenaza de desafuero, al ser acusado de participar en una emisión de bonos bancarios que endeudó al país con más de 400 millones de dólares, tras las quiebras de cuatro bancos entre 2000 y 2001.

¿Pero qué pasaría si en el país se diera una sorpresa? Es decir, que en las elecciones generales de 2011 compitiera otra figura del FSLN que no es el presidente Daniel Ortega.

El factor “Nicho”

La encuestadora escogió al ex alcalde de Managua, Dionisio Marenco, como ese candidato. Y lo puso a competir con el presidente Alemán. El resultado es igual de devastador para el caudillo liberal: obtendría el 11 por ciento de votos, mientras que Marenco lograría el 38 por ciento. La abstención bajaría a un 39 por ciento, menor que si el candidato fuera el presidente Ortega.

El problema del popular “Nicho”, explica Carlos Denton, presidente de Cid Gallup, es que su popularidad se debe a la buena gestión que, desde el punto de vista de la población, hizo durante su gestión como alcalde de Managua. Pero si el político sandinista decidiera lanzar una candidatura presidencial, “en ese momento esas opiniones favorables comenzarían a mermar”, dice Denton.

Marenco no es el único que tiene sus bemoles. Los resultados positivos que logra el presidente Ortega son el reflejo del grupo que tradicionalmente lo apoya y que fluctúa entre 37 y en algunas ocasiones 40 por ciento de la población. La encuesta de Cid Gallup muestra que el 59 por ciento de la población muestra que poco o nada probable que votaría por Ortega si éste presentara candidatura en 2011. El 56 por ciento opina que sería malo o muy malo para Nicaragua si Ortega continuara en el poder.

Ortega mantiene base electoral

La gestión del mandatario tampoco es muy bien vista, en términos globales, por la población. La encuesta de Cid Gallup muestra que el 51 por ciento de los entrevistados la desaprueba, mientras que el 38 por ciento la aprueba. De nuevo, el piso electoral de Ortega. Pero si hace un sondeo por áreas específicas, las opiniones mejoran. Por ejemplo, el 22 por ciento de la población considera “muy bien” el trabajo del Gobierno en el área de Educación y un 11 por ciento en la de Salud.

Para la oposición la gran desventaja es la división, los pleitos entre organizaciones políticas, sus líderes y la falta de un acuerdo político. Si esto se mantiene de aquí a noviembre de 2011, la encuesta de Cid Gallup es clara: derrota asegurada.

“El problema es que en este momento no hay consistencia entre los políticos que no son orteguistas. Ahí está Daniel Ortega sólido con su 38 por ciento y del otro lado este grupo que a veces se pelea y otras veces dice no entendemos”, explica Denton.

“No me cabe la menor duda de que si la oposición se une alrededor de una figura, ya sea el ex presidente Alemán u otro, eso va a provocar en los nicaragüense que no están en el 37 por ciento de Ortega el dilema de si voto por Alemán o no voto”, concluye Denton.

Comentar

Favor no llenar:

El comentario no puede ser más largo que 250 palabras.

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor