Confidencial » Política » Leer artículo

Principal desafío opositor está planteado fuera de la Asamblea

El reto del PLI: la calle

• Minoría parlamentaria con manos atadas para influir en decisiones en la Asamblea Nacional.
• “La oposición no puede seguir funcionando sin la gente, ese el gran reto,” asegura sociólogo Ortega Hegg.

Carlos Salinas Maldonado | 12/1/2012
@CSMaldonado

Hugo Barquero lucía desconcertado ante los botones rojo y verde del que a partir de ahora será su curul en la Asamblea Nacional. El diputado electo por la Alianza PLI, expulsado de su cargo como alcalde de Boaco por un atropello del Frente Sandinista, preguntaba de forma campechana a una joven funcionaria del Parlamento sobre el uso de esos botones cuadrados, que Barquero tendrá que presionar varias veces a partir del nueve de enero, cuando la oposición asuma los 26 escaños que el Consejo Supremo Electoral le entregó tras los irregularidades comicios de noviembre. Es que la oposición se enfrenta a un gran reto: impulsar un movimiento que convenza al electorado, que hasta ahora ve con recelo a estos políticos liberales, de centro y conservadores, muchos de ellos acostumbrados a tomar decisiones desde una cómoda mayoría parlamentaria.

El jueves fue para los nuevos diputados de la Alianza PLI una jornada similar a la que viven los niños el primer día de clases: hubo recorrido por las instalaciones de la Asamblea Nacional, hubo prácticas dentro del Plenario para que supieran dónde se ubicarán, cómo deben votar las leyes que tendrán que apoyar o rechazar y, sobre todo, hubo encuentros con los barones del partido para conocer qué estrategia deberán desarrollar dentro del Plenario como fuerza opositora. Como si de un profesor cascarrabias se tratara, el excandidato presidencial Fabio Gadea presidía esa reunión, en la que se barajaron nombres para ocupar cargos dentro de la Junta Directiva de la Asamblea Nacional, se analizaron las comisiones que podrían encabezar miembros de la Alianza y hasta se tomaron decisiones que incluso levantaron descontento entre algunos diputados electos: según se supo más tarde, a estos diputados se les descontarán unos siete mil córdobas de su salario mensual para mantener los gastos del partido.

¿Qué hacer?

Los diputados de la Alianza PLI representan una minoría que causa risa a la aplanadora de 63 diputados del FSLN, pero que, según analistas consultados por Confidencial, está en un momento crucial para recomponer la imagen de la oposición en Nicaragua, que es vista por una gran parte de la población como ajena a las necesidades más urgentes de los nicaragüenses y con una profunda decadencia moral tras el lamentable papel que jugaron varios diputados en la legislatura anterior, aunque las elecciones del año pasado hayan sido como una especie de purga que depuró a la oposición.

Barquero, rechoncho como es, se acomodaba en su asiento explorando esta nueva etapa de su vida como político. El alcalde legítimo de Boaco se convirtió en el personaje que encendió la mecha de protesta y descontento por las arbitrarias decisiones que se toman desde Casa Presidencial, cuando el año antepasado fue expulsado de la Alcaldía sin mayores explicaciones que la violencia policial. El movimiento que generó a su alrededor se mantiene vivo, asegura el político, médico de profesión, pero la oposición deberá demostrar más allá de los curules de la Asamblea que tiene la capacidad de movilizar a esas bases.

“Ya nos reunimos con las bases, con los líderes comarcales, los fiscales que nos apoyaron en las elecciones. Están dispuestos a la lucha continua. Van a ver a diputados marchando, haciendo cosas con la sociedad civil para ir abriéndose campo”, dijo Hugo Barquero.

De hecho, Barquero parece ser el único que tiene los ojos puestos en las calles. Al ser consultados por este semanario, varios de los diputados de la Alianza PLI hablaron de una estrategia de “lucha” que incluye denuncias periódicas a nivel nacional e internacional de las arbitrariedades que cometa el oficialismo, la defensa de las instituciones y la democracia. Un discurso que suena abstracto para miles de nicaragüenses despegados de la política, cuyo interés diario es sobrevivir en un país con altos índices de desempleo y una pobreza profunda, realidad que ha sido bien aprovechada por Ortega con el desarrollo de sus políticas asistencialistas que le han sumado simpatías.

Dos visiones

“Dar una gallina para resolver el hambre de la noche no resuelve el hambre de mañana, dar una lámina de zinc para resolver el invierno que ya pasó, no resuelve el problema del verano. Vamos a proponer proyectos que vengan a impulsar la educación, por ejemplo. Las dictaduras se han apoyado en la falta de cultura, no les conviene educar. Lo hizo Somoza en su momento. La estrategia nuestra se va a ir diseñando en el camino en la medida que nos vean accionar. La estrategia es de todos los frentes”, dijo el recién electo diputado Alberto Lacayo, propietario de una farmacia y directivo del Centro Comercial Managua.

Por su parte,  Barquero dirige sus esperanzas a las bases que apoyaron a la Alianza PLI en las pasadas elecciones. “Ya nos reunimos con las bases, con los líderes comarcales, los fiscales que nos apoyaron en las elecciones. Están dispuestos a la lucha continua. Van a ver a diputados marchando, haciendo cosas con la sociedad civil para ir abriéndose campo”, dijo el diputado electo.

Para el sociólogo Manuel Ortega Hegg la prioridad de la oposición debe ser la gente, la conquista de simpatías dentro de amplios segmentos sociales que permitan fortalecer y den aliento a los grupos políticos opositores. “La oposición no puede seguir funcionando sin cordón umbilical frente a la gente, en eso deben poner su atención, ese el gran reto. No siento que haya posibilidad de hacer cosas”, dijo el sociólogo.

Ortega Hegg cree también que los diputados opositores deben aprovechar el espacio logrado en la Asamblea Nacional para ejercer control frente al Ejecutivo, aunque no puedan evitar que éste tome decisiones apoyado en la poderosa maquinaria parlamentaria que les asignó el Consejo Electoral de facto. “La oposición debe establecer cuáles son los límites de ese poder de acuerdo a las leyes”, explicó el sociólogo. Además, agregó, los opositores pueden jugar una carta valiosa que golpea directamente al Gobierno, Ortega y el Frente Sandinista, que es el tema de la legitimidad. En ese sentido, explicó, la oposición puede usarlo para buscar consenso con otros sectores sociales. Para Ortega, el tema de la legitimidad siempre ha sido crítico, dado que ha participado en el proceso electoral violando la Constitución.

“La oposición debe ocupar un lugar fundamental no sólo en la Asamblea, sino con las bases, en los barrios, en los lugares que representan. La forma cómo aborden este reto va a ser decisiva para su futuro. Deben vincular su trabajo en la Asamblea con las bases”, explicó el sociólogo.

Comentarios

10
Sofia

A la calle y con un PARO NACIONAL. Otro gallo cantará ...Hagamos la prueba...¡Que los sectores privados apoyen!!

9
Juan Solano

Diputado Alberto Lacayo cree usted que estará en las calles con los pobres peleando si cuando , se hicieron las marchas usted nunca se presento, solo ahora que ya es Di que Diputados, se va a quedar en el centro comercial Managua cuidando su farmacia, que va a caminar , solo usted sabe , si con costo camina desde el parque de su carro a la sala de casa, no camina ni 1/2 km diario, jajajajaja estos señores si que dan risa, es oposición y dejaron la asamblea sola el primer dia , que civicos y cinicos son: tamales desde que tomaron sus credenciales y acreditaciones, solo a robar llegan a la asamblea , mas ladrones se van hacer.......

8
Orlando Montiel Salas

Es la oportunidad para que la oposición demuestre que realmente trabaja para el pueblo, haciendo propuestas en beneficio del mismo, Le toca ahora a los liberales y aliados(derecha) defender los derechos de la ciudadanía y denunciar todo lo que está mal e incorrecto con este gobierno, así funciona la democracia.

7
Mike Rivera

La triste realidad es que estos señores yo no creo que vayan a luchar mas que por su salario. Desgraciadamente en nuestro país nunca sale nadie que sea digno de seguir, que se aparte de los ricos políticos de siempre y sufra junta a la gente común.

6
Hugo Zelaya.

Si logran dejar de hacer el ridículo, pueden sentirse como realizados. Ojalá lo logren.

5
Fulvio Tijerino Pérez

ES definitivo que el papel de los diputados no orteguistas, es de simples espectadores en la Asamblea Nacional. La unica forma para poder presentar proyectos o propuestas de ley, que sean aceptadas por los orteguistas, es por medio de el referendum acompañado a cada uno las 50 mil firmas del pueblo.como respaldo.

4
eduardo silva

La lucha esta en la calle, los diputados del pli-mrs-une, les queda un reto a ellos, no solo apretar el boton en la asamblea nacional, si no de estar al lado del pueblo de nicaragua, que la mayoria somos democraticos y no danielistas, los diputados del pli- mrs- une deben de bajar a las bases y se deben de relacionar mas seguidos con la gente de los barrios, comarcas, comunidades, y con el pueblo en general, para que asi escuchen propuestas, ayuden al pueblo. cuando derrotaron a somoza se dio por la lucha constante en las calles, y se termino la dictadura de los somozaz, ahora que estamos en otra dictadura danielista, se repite la historia, las protestas se deben de hacer pacificas y la lucha es con ideas.

3
Tania ocampo

Van a ir a protestar con los 200 de pancho presidente por que esa es toda la gente que puede jalar esta viejito y sus secuases del PLI-MRS.

2
Castro

No importa si en la calle o en la AN, sigan con la lucha diaria de denunciar la corrupción, y de hacerle saber al "presidente", todos los días, que sí hay nicaragüenses que no están de acuerdo con la violación de las leyes y todo lo que se deriba de ésto.

1
Camila

En la calle???, por mas que lo pinten de volátil y de encender una llama que nunca quemo nadie y si no, pues miremos el estado deplorable en que quedaron!
Creo que si alguna vuelta podría dar seria con algún carro y también con una grúa.

Comentar

Favor no llenar:

El comentario no puede ser más largo que 250 palabras.

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor