Confidencial » » Leer artículo

(Que Ví en el Cine)

Las mejores películas en 2011

Juan Carlos Ampié | 20/12/2011
@juancarlosampie

Ha llegado la hora de hurgar en la carpeta de críticas de cine, cruzando los dedos para encontrar al menos 10 películas que puedan ostentar el altisonante título de “las mejores del año”. Es un momento agridulce. Siempre es una sorpresa agradable ver que no todo fue aridez en la cartelera. Pero también es lamentable constatar que los intrigantes títulos que invocan colegas de otros países quedan vedados aquí, porque este mercado está dominado por Alvin y las Ardillas. En las últimas semanas recomendé “Melancolía” y “Margin Call”, pero no las verán incluidas en esta lista porque sigo casado con la idea de consignar lo mejor del cine a las películas que ví, en efecto, en un cine donde mis lectores también pueden acudir. Quizás tenga que revisar esa política en el futuro, pero me asaltan demasiadas dudas. ¿Cómo definiría “lo mejor del año”? ¿Con lo que ví entre el 1 de enero y el 31 de diciembre, independientemente de fecha de filmación y lugar de proyección? ¿Según la fecha de difusión en video? ¿Incluyo lo disponible en Amazon, iTunes y Netflix? ¿Debería abrir las compuertas a la oferta del mercado informal? Preguntas, preguntas...son los dilemas de un crítico de cine en un país donde la aridez de la cartelera choca con las tentaciones de la piratería, y la insularidad del que se procura películas que pocos pueden ver.

Por el momento, repasemos las mejores películas que se proyectaron en los cines en 2011. Todos ustedes tuvieron chance de verlas en la pantalla grande, aunque parece que la mayoría prefiere “El Gato con Botas”. No, no hay nada de malo en “El Gato con Botas”. El problema es que SOLO podamos ver “El Gato con Botas”. En fin...la enumeración va en orden alfabético. Si no las ha visto...¿qué está esperando?

 

- Contagio (Contagion): La paranoia fluye como moco en este tenso y denso filme de horror procedimental de Steven Soderbergh. En lugar de seguir a unos detectives tras la pista de un asesino, acompañamos a un pequeño ejército de médicos, científicos, burócratas y pacientes en la senda destructiva que traza un nuevo virus, capaz de hacer que el H1N1 parezca tan benévolo como la bacteria que fabrica el yogurt. “Contagio” es la película-desastre para el espectador pensante. Dispensa los golpes emocionales con implacable economía. Momentos de catarsis y agonía que servirían como escenas climáticas, aquí se destilan en una imagen breve, o un corte brutal de una cama a una tumba. La preocupación de fondo del filme no está en responder al enigma de que que incandescente estrella llegará con vida a los créditos finales, si no a los dilemas éticos implícitos en la respuesta a una epidemia. http://www.confidencial.com.ni/articulo/5233/saquen-sus-panuelos

 

- Enredados (Tangled): esta adaptación de “Rapunzel” quedó varada en uno de los momentos más difíciles de los estudios Disney, entre el cierre de operaciones de su unidad de animación tradicional y el paso de mando a la plana mayor de Pixar. Pero el resultado es una mezcla perfecta entre el estilo clásico del estudio y la creatividad audio-visual de sus herederos. “Enredados” hace gala de lo mejor de ambos mundos. Funciona. Gloriosamente. La cantante pop Mandy Moore y la veterana del teatro musical Donna Murphy hacen un trabajo estelar con los diálogos y canciones de Rapunzel y Gothel. Es lo más cerca que hemos estado de tener un espectáculo de Broadway en Nicaragua. http://www.confidencial.com.ni/articulo/2941/los-estrenos-en-enero (3era página)

 

- Horas de Verano (L'Heure d'Été): Olivier Assayas medita sobre familia, arte y muerte. Tres hermanos (Charles Berling, Juliette Binoche y Jérémie Renier) celebran lo que será el último cumpleaños de su madre (Edith Scob). Meses después, tras su muerte, se reunen para decidir sobre el destino de su herencia: una casa de campo que encierra una valiosa colección de objetos de arte. El curso natural de la vida, las oportunidades de la globalización y las idiosincracias personales los empujan en direcciones separadas. Mientras lo viejo perdura en un museo, la juventud se toma el escenario, en una apoteósica fiesta improvisada donde una nueva generación empieza a fabricar sus propias memorias. Una película sutil y luminosa, melancólica y llena de esperanza. Su estreno fue un milagro, uno de los últimos estertores del extinto programa “Pantalla Alternativa” de Cinemark. Estaba destinado a fallar: cero publicidad, consignado a la última función del día. Parecía que querían que fracasara. Igual, fue lindo mientras duró. http://www.confidencial.com.ni/articulo/3053/las-cosas-eternas

 

- El Juego de la Fortuna (Moneyball): una profunda meditación sobre trabajo e identidad, el problema básico de qué hacer con uno mismo con los talentos que tenemos y el tiempo que se nos da. Billy Beane (Brad Pitt) fue prometedor novato de las grandes ligas que le dio la espalda a una beca universitaria para firmar un contrato de beisbol profesional. Nunca despega en el campo. En su mediana edad, lo encontramos como administrador de los Atléticos de Oakland, el equipo mas pobre de las grandes ligas. Lanzando la tradición y el sentido común al aire, apuesta su exiguo presupuesto a una nueva manera de armar su equipo, usando tabulaciones estadísticas computarizadas. El resultado es historia. Pitt cumple las promesas que lo pintaban como el heredero de Robert Redford. Cuidado que es mejor. Vea la escena en la que acompaña a su hija adolescente a comprar una guitarra y la anima a cantarle. Mide su entusiasmo como equilibrista. Quiere motivarla, pero no empujarla a perseguir una ilusión vana. Su fracaso lo ha hecho escarmentar. http://www.confidencial.com.ni/articulo/5372/pitcheo-perfecto

 

- Un Loco Amor (Un Amour Fou): la gran sorpresa del Festival de Cine Francés. Un documental sobre el diseñador Yves Saint Laurent, basado en los recuerdos de Pierre Bergé, quien rememora su vida en pareja al mismo tiempo que ultima los detalles de la millonaria subasta que pondrá en venta la colección de arte que amasaron juntos. Fascinante material de archivo muestra al ícono de la moda como un fantasma vulnerable y humano. Entre líneas se destila una compleja reflexión sobre los temperamentos involucrados en el arte y los negocios, la vida creativa y la muerte. La subasta se revela como el triunfo final de Bergé. Lo que para el diseñador era el aplauso del público, para Bergé es el incesante golpear de los mazos. Pero las exorbitantes sumas que vocean los subastadores no se registran como escandalosa prueba de la codicia capitalista del mundillo de los coleccionistas. La subasta es el sacramento final que une a la pareja. http://www.confidencial.com.ni/articulo/5451/xv-festival-de-cine-frances

 

- Madre e Hija (Mother and Child): Rodrigo García se ha convertido en la última esperanza de la “película de mujeres”. Aquí se adentra en los misterios de la maternidad a través de tres mujeres espectacularmente alejadas del ideal. Karen (Anette Bening) es una fisioterapeuta amargada en su mediana edad, inquieta por la hija que nunca conoció. Cuidar de la anciana madre que la obligó a dar al bebé en adopción no ayuda. Lucy (Kerry Washington) es una acomodada burgesa incapaz de concebir, desesperada por adoptar un bebé. Elizabeth (Naomi Watts) es una exitosa abogada que nunca conoció a su madre biológica, y que ahora enfrenta los embates de su reloj biológico. Sus vidas se cruzan en un melodrama de intoxicantes emociones. http://www.confidencial.com.ni/articulo/4109/madre-coraje

 

- La Red Social (The Social Network): la película de David Fincher trasciende la relación anecdótica de los acontecimientos que rodearon el nacimiento de Facebook para describir el mundo en que vivimos ahora con palpable sentido de urgencia. Los insulares mundos de la Universidad de Harvard y Silicon Valley son vívidos escenarios para dramatizar como la tecnología y sus posibilidades han dinamitado las reglas, los valores y el balance de poder en la sociedad. El dinero y el abolengo están fuera, el prestigio techie esta adentro. Mark Zuckerberg, según el brillante Jesse Eisenberg, quema puentes para reinar en el ciberespacio. La película lo introduce inmerso en el mundo, rodeado de gente, en torpe interacción con otro ser humano, pero interacción real a fin de cuentas. La última vez que lo vemos está solo, en una estéril sala de reuniones, refrescando una página de Facebook en busca de esa conexión perdida irremediablemente. Ganamos algo, perdemos algo. http://www.confidencial.com.ni/articulo/3344/la-vida-en-codigo

 

- Super 8: Una noche, mientras filman una película amateur en la desvencijada estación de trenes del pueblo, unos niños son testigos de cómo una camioneta bloquea intencionalmente el paso de un misterioso tren. Mientras corren por sus vidas entre el espectacular descarrilamiento, la cámara registra algo oculto en uno de los vagones. Es la causa real del accidente, y de la peligrosa aventura que los atrapa. La película de J.J. Abrams está llena de ecos de otras películas. Todas, no por coincidencia, dirigidas o producidas por Steven Spielberg. El homenaje funciona lo suficientemente bien como para anticipar el trabajo del director, una vez que se libere de la sombra de sus influencias y el compromiso con franquicias como “Star Trek”. http://www.confidencial.com.ni/articulo/4629/spielberg-grandes-exitos

 

- Temple de Acero (True Grit): los hermanos Coen expulsan el fantasma de John Wayne y toman la novela de Michael Portiss como materia prima de un oeste sin lugar para débiles. Jeff Bridges es “El Gallo” Cogburn, un viejo pistolero contratado por una niña para vengar el asesinato de su padre. Juntos se embarcan en un viaje de venganza que se revela como un estudio antropológico de la vida en el viejo oeste, donde el tiempo se mueve a paso de tortuga, la niñez dura un suspiro y no hay lugar para los débiles. Cuando se revela como un velado homenaje a la resiliencia infantil y “La Noche del Cazador” (Charles Laughton, 1955) vemos donde reside realmente el valor verdadero. http://www.confidencial.com.ni/articulo/3706/oeste-cercano

 

- Winnie the Pooh: En lugar de “modernizar” a Winnie Pooh, los realizadores se han apegado a la fórmula clásica, hasta el extremo de recurrir a la animación a mano, nadando contra la corriente que exige acabados digitales, preferiblemente en 3D. Y no solo la animación es “retro”. El guión se desarrolla ligero y a un ritmo cavilante. La premisa es simple: el neurótico burro Eeyore ha perdido su cola, y sus amigos arman un concurso para encontrarle sustituta. Olvídese del frenesí de los actuales sainetes que pasan por cine infantil. “Winnie the Pooh” se niega a lanzar estímulos constantes y chistes a ritmo de metralleta, fundidos con cultura pop para distraer también a los adultos. Este es un filme inocente, perfecto para niños pequeños y público de todas las edades que entren en su mansa frecuencia de comedia gentil. Mientras más me acuerdo de él, mas me gusta. http://www.confidencial.com.ni/articulo/4458/retro-pooh

Comentarios

2
Eugenio Garcia

Coincido mucho con la lista presentada. Yo casi alcanze a ver la mayoria de ellas. Sin embargo "Un año mas" del famoso director Mike Leigh es tambien extraordinara. Yo la vi en La Habana, donde tambien vi alli en 1997 "Secretos y Mentiras" del mismo director. La pelicula del 2011 se divide, para su narración, en cuatro capítulos según las estaciones en Europa, en donde se describen las evoluciones del microcosmos de unos cuantos personajes. Altamente recomendada

1
Jacobo Morales

Me gusto mucho la resena de las mejores peliculas, pero tambien quiero ver la de las peores (Conan).

Comentar

Favor no llenar:

El comentario no puede ser más largo que 250 palabras.

Más en: En Pantalla

Más en:

Otros artículos del mismo autor