Confidencial » Opinión » Leer artículo

En la curva final y hacia la encrucijada

Mildred Largaespada | 2/11/2011
@1001tropicos

El bebé está dormido, acaba de nacer. Está envuelto en su sabanita. Le tomaron fotos, muchas fotos. Ahora son imágenes públicas promocionadas por el sitio oficial del gobierno orteguista. Todo se vale, parece, al mirar las fotos. El bebé no sabe que le convirtieron en un trofeo político, desconoce que le están utilizando para que Daniel Ortega obtenga votos. Un bebé a cambio de votos. Dice Rosario Murillo, la esposa de Ortega, que es “una bendición de Dios” que la niña de 12 años haya parido al niño. Ella protegió el embarazo de la niña violada.

Es lo que está pasando en la curva final del proceso electoral en Nicaragua. Irrumpió el asunto nunca resuelto: una niña de 12 años violada y obligada a parir se convierte en discurso político. La violación de una niña, un violador, también apareció en las elecciones del 2006. Esta vez surge el mismo tema acompañado de otro: el embarazo de las menores de edad y el discurso anti aborto. Y la gente se suma al debate, y no necesariamente del lado que quisiera Murillo.

Me pregunto porqué Rosario Murillo patinó en este tema. ¿Por qué eligió un discurso monotemático pudiendo aprovechar el multidiscurso que se presenta con este drama? ¿Quería redimir su culpa? ¿Quiere que toda Nicaragua le diga sos una buena madre? Ella quiso que se asociara a su gobierno con los lemas anti aborto de “sí a la vida y no a la muerte”. Pero en la calle, las antipatías antichayísticas (es una palabreja que escuché mencionar hoy) son mayores que los inmensos rótulos que le manda a hacer a su marido para que parezca guapo.

Se está discutiendo menos sobre el discurso anti aborto, o pro aborto. La gente le entra al debate del drama nacional y permanente de las niñas violadas y obligadas a parir. Y están cayendo en cuenta que el gobierno apoya los casos de niñas violadas obligadas a parir.

Y aquí hay un problemón nacional pues la mayoría de las mujeres nicaragüenses son madres jóvenes o que parieron siendo muy jóvenes. No todas violadas, desde luego, se entiende. Pero todas sabedoras de lo que significó ser madres a edades demasiado tempranas. Esas son las votantes que van este 6 de noviembre a las urnas. No es tema menor como para no destacarlo con su debida responsabilidad y darle un adecuado tratamiento político.

Hay un fenómeno en comunicación política que se presenta en todos o casi todos los procesos electorales, y consiste en que cuando toda la gente ya tiene su intención de votos definida surge un acontecimiento capaz de darle la vuelta a todo. Podría ser este, aunque no sé a quién beneficiaría pues ninguno de los candidatos tiene un discurso potente que defienda el derecho de las mujeres sobre su cuerpo. Un discurso que vaya más allá de la ideología.

De lo que está hablando la gente

En Managua ha llovido, este lunes y martes, y así  caminamos sobre  la curva final que nos acerca a las urnas para votar este domingo 6 de noviembre y elegir al próximo presidente del país.

Aunque el tema de plática más recurrente son las elecciones, la noticia más importante del lunes fue la muerte de Ramiro Solórzano Villalta, mejor conocido como Fonguito, el dueño de la voz estelar del Estadio Nacional de Beisbol, el que anunciaba por los potentes altavoces “hombre de turno al bate” y otros sonidos inconfundibles para la mayoría de la gente que ha visitado el conocido como el Coloso de Hierro.

Aunque esta no fue noticia de ocho columnas para los periódicos, sí fue lo más comentado en los programas más escuchados en la radio, que son los deportivos. Fonguito deseaba ser velado en el estadio donde trabajó por 50 años. Pero no se pudo debido a que el lugar está ocupado ahora por el Consejo Supremo Electoral (Cse), el organismo estatal que contará lo votos o mejor dicho el sospechoso organismo encargado de contar los votos y señalado como el operador del fraude electoral del 2006.

Aquí en la ciudad, más que hablar de elecciones se habla de “se van a robar las elecciones, no dejemos que se las roben”, por el lado de los opositores y por el lado de los orteguistas comentan toda la retahíla del discurso religioso que promueve Rosario Murillo desde todos los medios de comunicación.

Lo primero que hay que hacer para cubrir estas elecciones nicaragüenses es protegerte de una especie de paranoia que late en el ambiente y que viene desde los años 80. En aquella época todo lo que pasaba (malo) era producto de la CIA, ahora también puede ser que la CIA este metida en todo, pero se le llama de otra manera, le dicen “la derecha pagada por el imperio”, “los culitos rosados”, entre otros. Es la manera que tiene el aparato orteguista para callar las voces críticas.

Por el lado de la gente en la oposición existen los comentarios de exageradas y calculadas, truculentas y vulgares operaciones orteguistas para robar los votos en la mismísima nariz de los observadores europeos. Algunos de estos miedos tienen pruebas con sólida evidencia, y otras realmente resultan infundadas y más propias de la picaresca nacional.

Ya se polarizó la situación

A estas alturas, ya existe una polarización clara: por un lado Daniel Ortega y por el otro Fabio Gadea Mantilla. Los demás no están contando para la gente debido al poco peso político que tienen y a la poca presencia en la campaña electoral. Entre ellos se encuentra Arnoldo Alemán, el ex presidente acusado de robos al erario público, que mira desde los carteles pegados en los postes de luz, bastante más delgado, con mucho photoshop, que ha provocado un cambio de mote: antes le decían Gordoman y ahora le dicen Pellejoman.

He pasado más tiempo saludando a gente y buscando cómo activar mis teléfonos (una verdadera odisea), que entrevistando en la calle para tomar el pulso. Espero hacer mi ronda mañana con orteguistas de la línea dura, que son los que dirán sin decirlo si (no se pueden contener) aquí ya está todo cocinado a su favor  y con gadeamantillistas, a quienes en un primer sondeo observo más optimistas que hace tres meses, debido –dicen- a la reacción de la gente en las últimas visitas del candidato a los departamentos, donde por lo que cuentan han llegado más simpatizantes.

Ayer martes los partidos aprovecharon para hacer sus últimos llamados para que apoyen a sus candidatos. En las rotondas de Managua estuvieron jóvenes estudiantes y trabajadores de las instituciones del gobierno orteguista enarbolando banderas azul y blanco y regalando calcomanías que señalan la casilla dos. Me negué (amablemente) a que me pusieran una en mi carro, y un guapo muchacho me hizo una seña de “no seás malita, tomá una”, o eso me pareció entender. Me les ando corriendo también a los simpatizantes más convencidos de Fabio Gadea porque tienen un discurso triunfalista y monotemático. A una le pregunté por el estado de salud de su madre y me contestó: “Sí, ella va a votar por Gadea”.

Pero así son los días cercanos al gran día de las elecciones, no son de otra manera. Esta noche entramos a silencio electoral y los oídos descansarán de tanto jingle político. Esta medianoche entramos a ley seca (venta y consumo de licor en lugares públicos están prohibidos), de modo que sólo hoy podrá una ir a tomar unas cervecitas, que por cierto están caras, a 25 córdobas.

Blog de la autora: http://milyuntropicos.wordpress.com/

Comentarios

3
Freddy Narvaez

La logica de la gata angora. Se acuerdan de Rosita? Por que ustedes no presentaron en publico los trozos de carne del bebe que le sacaron mas por orgullo herido que por "ayudarla", tambien estaban en su derecho las y los abortistas de publicitar las fotos del bebe destrozado en mil pedazos, ahora brincan por que el bebe nacio sano y se le da conocer a la opinio publica, cosas veredes!!! No sera que les molesta contraponer un cadaver destrozado (como el bebe de Rosita) contra un bebe sano y rechoncho en brazos de sus familiares? Conste, a mi me parece (y exponiendome a que de despedacen los de siempre), que en este tema se esta imponiendo la doble moral de quienes han hecho del aborto un negocio y argumento politico antisandinista.

2
Correa Incer Marvin

Hola Mildred Largaespada.

Planteamiento: Si uno de nosotros (incluida usted), hubiésemos sido concebidos bajo una violación a nuestra madre.

¿Cree usted que lo correcto hubiese sido matar a ese ser humano que se encontraba en el vientre de nuestra madre? ¿Hubiese sido correcto eliminar la oportunidad de existir, jugar, correr, estudiar, enamorarse, hacer reír a nuestros amigos, creer en un mundo mejor, trabajar en pro de los necesitados, tener una tener familia, tener hijos, querer y compartir nuestra vida?.

¿Hasta cuando la gente querrá tomar venganza contra los indefensos? ¿Cual fue el delito que cometió el bebe en el vientre de la madre? ¿Quien fue quien cometió el delito?.

¿Hasta cuando la gente se ira por el camino mas fácil? ¿Porque en vez de matar al inocente, no se promueve el castigo del delincuente? ¿Porque? ¿Tiene alguien una vana justificación, para esta conducta atroz contra la vida?

Parece que por alguna razón hemos dejado de ver la vida con el amor y nos hemos entregado al actuar de la venganza sin pensar en el bienestar de los demás.

Hasta pronto.

1
Jose Abelardo

Muy buen artículo. Es triste la instrumentalización de este caso para buscar rédito político. Más triste que se lo hayan tenido escondidito y lo sacaran precisamente ahora, en una jugada maquiavélica. Más interesante sería saber quién fue el violador, y porque a estas alturas está libre. Me gustaría ver a la Chayo acusando al violador, aunque creo que eso iría contra sus propias convicciones, pues hoy mismo apaña a uno, que no solamente viola la constitución y las leyes, sino también violó a su hijastra, de lo cual fue sobresido, pero nunca absuelto de culpa.

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor