Confidencial » Política » Leer artículo

Represión en San Juan de Río Coco

Crece tensión ante “inhibiciones” PLI

• Primero bloquean cédulas, ahora amenazan a candidatos, “así no vamos a elecciones”, aseguran pobladores norteños

• Ortega decidirá la próxima semana, experto advierte sobre el alto costo político que significaría para el Gobierno.

• Magistrado Rosales se jacta: “esta (la CSJ) es una jurisdicción eminentemente política”,

Carlos Salinas Maldonado | 16/10/2011
@CSMaldonado

La bruma cubre el camino que lleva hasta San Juan de Río Coco. Es una carretera zigzagueante, al filo de acantilados que dejan al descubierto montañas cubiertas de verdor. Abajo, imponente, el río coco centellea con sus aguas color café. Este camino brumoso lleva hasta un poblado perdido en el mapa, cuyos habitantes se alzaron exigiendo que los tomen en cuenta. Una protesta por cédulas que fue aplastada por oficiales antidisturbios. Sólo una pequeña muestra, dicen esos vecinos, de lo que pasaría aquí si se cumple la amenaza que pende sobre la Alianza PLI-UNE: la inhibición de unos 50 candidatos a diputados.

La decisión podría darse esta semana, faltando menos de tres semanas para que más de tres millones de nicaragüenses acudan a las urnas de votación a escoger nuevo presidente y renovar (es sólo una forma de decir) a los diputados ante la Asamblea Nacional. Una situación inédita en la trémula democracia nicaragüense.

Todo depende del acuerdo al que lleguen los magistrados y magistrados de facto de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), quienes deben analizar recursos de amparo interpuestos por tres facciones del Partido Liberal Independiente (PLI) que se disputan la representación legal de esa organización política. Una decisión formalmente jurídica, “pero los magistrados están claros que esta es una decisión política que en última instancia será adoptada por el propio presidente Daniel Ortega”, reveló una fuente cercana a la CSJ. Al Presidente, que también es candidato a la reelección, “le toca sopesar las ventajas o los costos políticos que le podría acarrear esta decisión, y los magistrados acatarán su decisión”, confirmó la fuente.

Mientras tanto, las facciones del PLI encabezadas por Rollin Tobie, Venancio Berrios y Balmore Valladares, presionan por una resolución y además han interpuesto solicitudes de inhibición contra 51 candidatos de la Alianza PLI-UNE por, supuestamente, violar los estatutos del PLI. Toda una maquinaria política contra una sola organización.

Tensión en el norte

A casi 300 kilómetros de distancia de Managua, en San Juan de Río Coco, los vecinos del poblado siguen de cerca la decisión de los magistrados. Muchos de ellos son votantes liberales que aseguran apoyan la fórmula presidencial de PLI-UNE, encabezada por Fabio Gadea Mantilla y Edmundo Jarquín. Dicen que no permitirán que les quiten la posibilidad de elegir a sus autoridades, sobre todo cuando en la cabeza de estas personas sigue fresco el fraude electoral de 2008 que, según el informe preparado por la organización Ética y Transparencia afectó a 33 municipios del país, incluido este poblado montañoso del norte de Nicaragua gobernado ilegalmente por un alcalde del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

San Juan de Río Coco es un municipio levantado entre montañas, con calles inclinadas, la mayoría en un sube y baja cansino, a cuyos lados se elevan casas de cemento, algunas viejas hechas de adobe, y construcciones comerciales pertrechadas con equipos y productos destinados a la agricultura, porque San Juan de Río Coco es un municipio productor de café. De mucho café. De las montañas que rodean el poblado salieron el año pasado más de 300 mil quintales de un grano que es el principal producto de exportación del país. Esa riqueza marca la ambición de las agrupaciones políticas nacionales por dominar el municipio, sin escuchar a sus habitantes, la mayoría liberales, de acuerdo a los resultados de las elecciones generales de 2006, cuando, sumados, el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) encabezada entonces por Eduardo Montealegre, lograron 6,232 votos, frente a los 4,715 alcanzados por el FSLN.

Cinco años después de aquella elección y de cara a un nuevo proceso electoral, el descontento y la tensión se han esparcido por el poblado, como esa bruma espesa que cubre al viajero mientras se adentra en esta zona montañosa. La semana pasada decenas de sus pobladores bloquearon la entrada a San Juan de Río Coco exigiendo al CSE la entrega de más de 1,200 cédulas que fueron solicitadas desde 2008, incluyendo 211 documentos que fueron solicitados desde julio pasado, según documentos del Consejo Electoral Municipal (CEM).

Comentarios

1
emz

Este es un cuento de nunca acabar
con una familia desgobernante
y unos cipayos que no paran de mamar

Realmente es mas que preocupante
el futuro de esta empobrecida nacion
para la que no hay remedio ni calmante
debido a la indeferencia de su poblacion

Creer que los politicos cambiaran las cosas
es esperar peras de los grandes olmos
pues, mientras ellos ven lechos de rosas
nosotros esperamos el peor de los colmos.

La Patria grande que uno sueña
como pretendia que fuese el gran Ruben
ahora vemos que cualquier Bachi se adueña
sin importarle lo que es de cada quien.

Esperemos que salga el sol radiante
y que el pueblo sepa bien escoger
este 6 de Noviembre, Dios mediante...

Más en: Elecciones 2011

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor