Confidencial » Mundo » Leer artículo

En el ámbito económico y político, valora experto Richard Feinberg

Reformas en Cuba impactarán a corto plazo

* Con 313 reformas económicas aprobadas por el Partido Comunista Cubano y puestas en marcha, se fortalecerá al sector privado y las iniciativas laborales “por cuenta propia” en la isla caribeña, al tiempo que dará más influencia a las municipalidades y se abrirá a las remesas.

Alvaro Navarro | 14/10/2011
@NavarroNewsNic

La reforma económica aprobada por el Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC), en abril de este año, que implica el despido de medio millón de empleados públicos y la apertura a nuevos mercados, tendrá su impacto en el ambiente político de la Isla a corto y mediano plazo, valoró Richard Feinberg, experto en América Latina y Catedrático de la Universidad de California en San Diego.

Feinberg, también ex funcionario norteamericano durante la administración Clinton, compareció en el programa televisivo Esta Noche, donde explicó que con estas 313 reformas económicas se fortalecerá al sector privado y las iniciativas laborales “por cuenta propia” en la isla caribeña, al tiempo que dará más influencia a las municipalidades y se abrirá a las remesas, un flujo controlado por el régimen de Castro y que constituye más de mil millones de dólares anuales, lo cual es significativo en una economía con exportaciones no superior a los 4 mil millones de dólares.

Al comparecer en el programa televisivo, Feinberg valoró que el régimen cubano se verá presionado para brindar mayor espacio al pluralismo político, debido a su posición geográfica, la presencia de países con gobiernos democráticos, más la presión de Estados Unidos. “En un largo plazo, 20 años quizá, yo me imagino un país por lo menos más pluralista en las voces políticas que se puedan escuchar en las filas políticas de Cuba”.

Igualmente se refirió a la evolución de la política cubana, las fortalezas y debilidades mostradas 20 años después del colapso de la URSS. Explicó que sus avances están determinados en la educación y salud, que le han dejado un capital humano bien formado, pero hay un estancamiento en la industria, las exportaciones y el sector productivo que contrasta con el repunte que tenían con la asistencia soviética.

Jóvenes quieren reformas más agresivas

El experto, quien está preparando un libro sobre las reformas en Cuba, aseguró que la cúpula del gobierno cubano está bastante cerrada y resulta difícil conocer quiénes son los reformistas, aunque consideró que es fácil imaginar que la burocracia de mandos medios, normalmente quiere que las cosas queden igual porque tiene algunas cuotas de poder y de recursos que prefieren continuar manejando.

Mientras, si “hablas con los campesinos, incluso los sindicatos de campesinos, de cooperativas, la gente joven, sobre todo en las universidades, muchos de ellos quieren impulsar un proceso de reforma aún más rápido”, aseguró Feinberg.

Declaró que en este momento en Cuba la discusión gira en torno a la reforma económica y dijo que todo el mundo puede hablar de su economía, de si las reformas andan bastante rápido o demasiado lento, “es una discusión en la que todos pueden entrar”.

Cuba no quiere depender de Venezuela

Asimismo, consideró que los países de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), que lidera Venezuela y de la cual también es miembro Nicaragua, no son tan relevantes para Cuba, porque “los cubanos ya han sufrido una vez cuando su aliado externo (Unión Soviética) desapareció, y ellos entienden muy bien de que Chávez, bueno, no sabemos ni si va a estar ahí en un año, pero seguramente no es para siempre, ellos quieren diversificar su economía, no quieren quedarse dependiente de un poder”, interpretó.

Sin embargo, valoró que Nicaragua, aun con una administración que se pronuncia públicamente contra el capitalismo, debería representar un ejemplo interesante para “la nueva Cuba”, porque “entiendo que como país tienen buenas relaciones con el Fondo Monetario y el Banco Mundial, tienen buenas relaciones con el sector privado, tanto doméstico como internacional, a la vez tienen buenas relaciones con Chávez y tienen políticas sociales bastante fuertes”.

Embargo económico USA tiene menos relevancia ahora

En cuanto a la relación entre el estancamiento económico de la isla y el embargo impuesto por Estados Unidos, Feinberg dijo que históricamente esa era la relación que se establecía, no obstante, aclaró que actualmente esa percepción es distinta. Incluso, citó el mismo documento de las reformas aprobado por el Congreso del PCC, que habla muy poco de las acciones financieras de EE.UU. sobre la isla, y más bien señala sus problemas internos.

Insistió en que a muchos inversionistas y países les gustaría abrir o ampliar operaciones en la isla caribeña, pero son frenadas por las debilidades de la política cubana, la mala organización, la falta de incentivos, el poco mercado, y la débil incidencia del sector privado.

Obama bajo presión de exiliados cubano

En relación a las presiones norteamericanas sobre el gobierno de los Castro, dijo que la administración Obama ha tomado ciertos pasos, entre ellos la apertura para que los cubanos radicados en Estados Unidos, viajen a la Isla cuando quieran y manden dinero a sus familiares, lo cual, indicó, le está dando un respiro a la economía de Cuba.

Sin embargo, dijo que el cese  de las presiones no avanza tan rápido porque hay un lobby fuerte de los cubano-americanos que se exiliaron en Estados Unidos, tras el triunfo de la revolución en su país, a partir de 1959.

“Los (cubanos) que perdieron en la Revolución, siguen sumamente resentidos, sus líderes… es una fuerza de exilio que no se olvida lo que ellos perdieron”, concluyó Feinberg.

Más en: Mundo

Otros artículos del mismo autor