Confidencial » Política » Leer artículo

Solicitan derogación de reglamento y apertura para Observadores Nacionales

Centro Carter: CSE debe despejar “dudas”

•OEA confirma que enviará misión de “acompañamiento”: negociarán los términos con el gobierno en los próximos días

Carlos Salinas Maldonado | 11/9/2011
@CSMaldonado

El acuerdo alcanzado entre la Unión Europea y las autoridades de facto del Consejo Supremo Electoral (CSE) la semana pasada, fue celebrado por otras organizaciones de observación electoral, como el Centro Carter o la Organización de Estados Americanos (OEA), que el viernes informó que enviarán al país una misión de “acompañamiento” electoral.

Para llegar a un acuerdo sobre las condiciones en las que trabajará esta misión, la OEA informó que en las próximas semanas llegará al país el Secretario General, José Miguel Insulza, quien negociará directamente con el presidente Daniel Ortega.

Quienes todavía no han asegurado su participación en el proceso electoral son los observadores del Centro Carter, quienes han observado todas las elecciones generales de Nicaragua desde 1989.

Jennifer McCoy, directora del Programa para las Américas del Centro Carter, dijo a Confidencial vía telefónica desde Nueva York que aún no han recibido una invitación oficial del CSE para participar como observadores, pero de darse esta invitación, el tribunal electoral deberá primero aclarar las condiciones en las que trabajaría una misión de observación del organismo estadounidense.

El Centro Carter emitió el viernes un comunicado contundente en el que, además de mostrar su satisfacción con el acuerdo firmado entre la UE y el Gobierno, exhortaba al CSE a otorgar a los observadores nacionales las mismas garantías brindadas a los europeos, plasmadas en el llamado Memorando de Entendimiento.

Ese Memorando fue firmado el miércoles 7 entre el embajador de la Unión Europea para Centroamérica y Panamá, Mendel Goldstein, el canciller Samuel Santos y las autoridades de facto del CSE. El documento oficial establece el libre movimiento por todo el país para los observadores europeos, la acreditación de los mismos, el libre acceso a las Juntas Receptoras de Votos (JRV)  y a los centros de cómputo, así como la publicación de un informe preliminar y luego final, sin necesidad de consensuarlo con las autoridades electorales. “No llegamos ni como enemigos ni como espías, sino como colaboradores en este proceso”, dijo el miércoles el embajador Goldstein.

Para el Centro Carter, esas mismas garantías deberían ser permitidas para los demás observadores, incluyendo los nacionales, despreciados por el presidente de facto del CSE, el volcánico Roberto Rivas. “No pensamos que la observación sea un privilegio de la comunidad internacional” dijo Jennifer McCoy. “Es importante que los ciudadanos tengan derecho a vigilar y organizarse para tener misiones de observación propias”, agregó McCoy.

El jueves 8, representantes del Instituto para el Desarrollo y la Democracia (Ipade) solicitaron al CSE que sus observadores sean acreditados para participar en las elecciones de noviembre. Aunque la solicitud fue recibida por un funcionario del CSE, éste no especificó cuándo podrían responderla. El Ipade espera movilizar unos tres mil observadores en todo el país.

“Dado que el CSE aduce que el Reglamento de Acompañamiento Electoral ha sido malinterpretado, exhortamos al CSE a derogar dicho reglamento o a modificarlo para que establezca con claridad las disposiciones sobre el libre acceso, la libertad de movimiento y la libertad de expresión requeridas por la Declaración de Principios e incluidas en el Memorando de Entendimiento con la Unión Europea, así como para que se ajuste al ordenamiento jurídico nicaragüense.  Dejar el Reglamento tal y como fue publicado prolongará la confusión para éste y futuros procesos electorales”, exhortó el Centro Carter en su comunicado.

Poco tiempo para observación integral

McCoy explicó que para el Centro Carter el tiempo corre contrarreloj. Dada la tardanza del CSE de publicar y aclarar las reglas en las que se regirán los observadores, además de no haber recibido hasta ahora una invitación oficial, McCoy dijo que para el Centro Carter sea hace “imposible” enviar al país una misión de observación “integral”, que permita observar todo el proceso y sacar sus conclusiones sobre la organización del mismo, tal y como lo han hecho desde el ochenta.

McCoy recordó que para las elecciones de 2006, el CSE les envío la invitación desde enero, por lo que pudieron planificar bien su estrategia de observación. Ahora faltan menos de dos meses para las elecciones generales y hasta ahora las autoridades ni siquiera han respondido a una carta que el Centro Carter envió el 23 de agosto a la Cancillería, en la que exponían su posición sobre la observación electoral.

“Es imposible hacer ahora una misión de observación integral”, dijo por teléfono McCoy. “Si el CSE esclarece las reglas de observación, si clarifica que las reglas acordadas con la UE aplican a todas las organizaciones, podemos considerar enviar una delegación más pequeña para el día de la elección, sin capacidad de dar un informe completo sobre todo el proceso. Nuestro informe sería mucho más limitado”, agregó.

Insulza negociará con Ortega

Mientras el Centro Carter espera la invitación oficial del CSE, la OEA anunció el viernes que enviará al país una misión de “acompañamiento electoral”. La organización explicó que en las “próximas semanas” llegará a Nicaragua el secretario general José Miguel Insulza, para negociar directamente con el presidente Daniel Ortega las condiciones en las que se desarrollará esta misión.

“El Secretario General ha manifestado su disposición para que la OEA envíe dicha misión (de “acompañamiento”), de acuerdo con lo establecido en la Carta Democrática Interamericana en materia de observación electoral. Para este efecto, funcionarios de la Secretaría General viajarán la semana que viene a Nicaragua para reunirse con el Presidente del CSE y otras autoridades del Gobierno. Estos encuentros tendrán el objetivo de revisar los aspectos procedimentales para el envío de la misión, los cuales se verán reflejados en los acuerdos que la OEA y el Gobierno de Nicaragua firmen próximamente”, explica la OEA en su comunicado.

Recientemente, un grupo de juristas e intelectuales nicaragüenses exigieron a la OEA y su secretario general que se pronuncien sobre la inconstitucional candidatura de Ortega, dada que, advirtieron, no sólo viola la Constitución nicaragüenses, sino también vulnera profundamente el estado de derecho en Nicaragua y con ello atenta contra la Carta Democrática Interamericana, que está cumpliendo once años.

Comentarios

2
Alejandro E. Rocha

Por lo menos la Unión Europea se puso de acuerdo con el Gobierno y el CSE para su participación y acompañamiento en las elecciones del 6 de Noviembre pero estos del Centro Carter, en días pasados pedían que el reglamento original de acompañamiento presentado por el CSE fuera eliminado, y que se reglamentara otro de acuerdo a sus exigencias, habrase visto que desfachatez, de querer imponer su voluntad, como que nicaragua fuera su colonia o una estrella mas de su bandera.

1
Ligia

Siempre espeando que las soluciones vengan de los yankees!

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor