Confidencial » Economía » Leer artículo

FIDEG identifica remesas y mayores ingresos familiares como factores claves

Programas oficiales con poco impacto en reducción de pobreza

• Sólo 23% de los encuestados observa el aporte de los programas gubernamentales en la reducción de la pobreza; el 77% restante identifica otros factores.

Alvaro Navarro | 20/6/2011
@NavarroNewsNic

En 2009, los pobres extremos en Nicaragua representaban el 9.7% de la población, mientras la pobreza general se estimaba en 44.7%. Un año después, las encuestas paneles para medir la pobreza, que realiza la Fundación Internacional para el Desafío Económico y Global (FIDEG), registran una leve disminución: 9% de pobreza extrema y 44.5% en pobreza general.

Enrique Alaniz, economista e investigador jefe del FIDEG, compareció en el programa de televisión “Esta Noche” y explicó que el estudio se realizó en los mismos 1,732 hogares de 93 municipios del país encuestados en 2010, con el fin de conocer el dinamismo de las condiciones de vida según la percepción de los encuestados y, a la vez, garantiza la comparabilidad de los datos.

Alaniz explicó que en esta investigación se ubicó en la línea de pobreza extrema a toda aquella persona que tiene ingresos menores a C$7,200 al año, cifra que equivale más o menos a US$0.93 centavos de dólar por persona al día (20 córdobas por persona al día). “Los pobres extremos son todas aquellas personas que no tienen un consumo que les permite satisfacer sus necesidades esenciales de alimentación” , resaltó.

Mientras, en el caso de la pobreza general, dijo, se tomó en cuenta además de las necesidades de alimentación, otras necesidades esenciales como educación, salud, vivienda, vestimenta, y se fijó el valor de la línea de pobreza general en C$14,600 córdobas por persona al año, que equivale a cerca de 1.88 dólares por persona diario, es decir, 40 córdobas por persona al día.

Programas gubernamentales imperceptibles

El mismo análisis del FIDEG concluyó que únicamente el 23% de los consultados atribuyó su mejoría a los beneficios de los programas gubernamentales, mientras el 76% respondió negativamente.

Un 8% declaró haber recibido beneficios de alguna organización no gubernamental o iglesias y el 16% dijo recibir remesas de algún familiar, mientras en el 85% de hogares dijeron que la mejoría financiera de su familia era gracias a que tenían mayores ingresos salariales, producto de negocios particulares o por un nuevo puesto de trabajo de alguno de los miembros del hogar.

A criterio del Investigador Jefe del FIDEG, tomando en cuenta que la percepción de mejoría económica es más notable en las áreas rurales, y que esta población depende en un 70% de la agro ganadería, eso “nos hace pensar que esta mejoría está ligada a la bonanza o al auge de la actividad agropecuaria que está siendo beneficiada por estos precios en los productos de exportación, que en el caso de los productores se traduce en mayores ganancias y en el caso de los trabajadores en que hay más demanda de mano de obra”, justificó.

Empleo informal y educación

La encuesta identificó además un repunte del empleo informal, que pasó del 72% al 75%, “indicando que hay un deterioro en la calidad del empleo…  (o) que los trabajos que se están generando son trabajos que están en condiciones de sub empleo”, dijo Alaniz.

En cuanto al comportamiento de las estadísticas del sector educativo, FIDEG observó un ligero incremento del analfabetismo, que pasó del 16% al 17%, mientras los años de educación bajaron de 5.9 en 2009 a 5.7 en 2010, en promedio, por persona.

Sin embargo, la encuesta panel del FIDEG sobre la pobreza también registró un incremento en los índices de matrícula en educación primaria en 1.2 puntos porcentuales y una caída de 3 puntos en la matrícula secundaria.

Mayores crecimientos PIB

El experto consideró que para garantizar la sostenibilidad de la mejoría reflejada en el 2010, se debe preservar la estabilidad macroeconómica, mantener abiertos los mercados internacionales, invertir en aspectos estructurales y no atenerse a beneficios coyunturales relacionados con los precios y las condiciones climáticas.

“Lo que habría que hacer es aprovechar la bonanza actual para tratar de ocupar esos recursos en mejorar las capacidades de la gente, para que mejoren su productividad y tengan acceso a mejores empleos”, valoró.

Alaniz consideró que para eliminar los niveles de pobreza que todavía marcan las encuestas, el país requiere al menos US$580 millones de dólares, equivalentes al 9% del Producto Interno Bruto, es decir, el crecimiento anual del país debería alcanzar el 9%.

Comentarios

2
José Antonio Peraza C

El dato de que la pobresa se encuentra en 44.7% esproducto de la nueva metodología para medir la probresa implementada por el banco Mundial. Si se utilizara la antigua la pobresa podría rayar el 80% de la población. Esto debido a que el 80% de las peronas sobreviven con menos de 2 dolares al día. más omenos 60 dolares al mes. La canasta básica ampliada de Nicaragua raya más de los 9000´córdobas. la reducción de la pobresa se refiere, basicamente, a la ingesta de algunas calorías más. pero esta ayuda no cambia el rostro de la Nicaragua rural mucho menos de la urbana. Como dice el artículo está más ligada al alza de los productos agropecuarios. Es por otra vía el desarrollos

1
Ligia

9% anueal de crecimiento anual... ni en el primer mundo!

Más en: Economía

Otros artículos del mismo autor