Confidencial » Política » Leer artículo

No hay acuerdo sobre método para escoger candidatos

“Primaria PLC” divide a opositores

* Liberales quieren legitimar primero a su candidato (Alemán) y que éste se enfrente con los de otros partidos
* VCE apuesta por un candidato que aglutine a toda la oposición, MRS secunda propuesta de sociedad civil sobre unas primarias abiertas

Carlos Salinas Maldonado | 15/4/2010
@CSMaldonado

Tras los intentos fallidos de lograr un acuerdo común de unidad opositora, las diferentes fuerzas de oposición se enfrentan por estos días a un reto no menos difícil: lograr un consenso para establecer un proceso de escogencia legítimo del que debe salir un candidato que no sólo logre el respaldo de los opositores, sino los votos suficientes para enfrentarse en un posible escenario electoral con el presidente Daniel Ortega.

La semana pasada continuaban a puertas cerradas las negociaciones para escoger el proceso de elección de ese candidato, pero lo único concreto hasta ahora es que no hay un acuerdo. La sociedad civil ha propuesto unas primarias amplias, vigiladas por organismo de observación electoral y en la que pueda haber libertad de participación para quienes estén interesados. Una propuesta, sin embargo, que cada vez parece más lejos de ser tomada en cuenta, a pesar de que existe un compromiso de las fuerzas opositoras de escoger a un candidato de consenso.

El problema es que viejos actores de la vida política de este país mantienen su aspiración de ser el candidato de la oposición. El controvertido ex presidente Arnoldo Alemán ya lanzó su precandidatura por el Partido Liberal Constitucionalista (PCL) en Boaco, en lo que algunos analistas ven como una arriesgada y desesperada jugada política por parte del ex mandatario, rechazado, según las encuestas, por la mayoría del electorado, y el único que perdería frente al presidente Ortega. La última encuesta de M&R Consultores muestra que Alemán recibiría apenas el 14.4 por ciento de los votos, mientras que Ortega lo doblaría en resultados, con el 28.4 por ciento.

A pesar de eso Alemán cuenta con el apoyo aparentemente incondicional de algunos líderes del PLC, que, dicen, lo ven como el candidato capaz de lograr el apoyo del electorado y ganar al presidente Ortega, quien ya está en campaña para lograr una “victoria holgada” en las presidenciales.

El diputado Oscar Moncada, para muchos uno de los predilectos y cercano al círculo del ex mandatario, dijo que si ellos dentro del PLC no vieran a Alemán como candidato vencedor “no lo meteríamos” como precandidato y “no estaría en el PLC”. Moncada –personalmente, aclaró– apoya las aspiraciones de Alemán. “Creo que es el ex presidente Alemán el que tiene las oportunidades de ganar”, dice.

La propuesta liberal

Moncada aclaró que el PLC está en elecciones internas para escoger a sus dirigentes locales y que entre las propuestas que manejan es celebrar primarias dentro del partido en las que no participarán candidatos que no sean liberales constitucionalistas. El ganador de esas primarías, dice el diputado, deberá enfrentarse a los candidatos que surjan de otros movimientos políticos para así elegir al candidato que aglutinaría a la oposición. Y si uno se basa en el entusiasmo con el que Moncada habla de la precandidatura de Alemán, parece que ahí todo está escrito.

“Lo que queremos es que los partidos compitan con su candidato, ¿qué hay de malo en eso? No es justo que el MRS, la sociedad civil y el PLI le echen la vaca a un candidato del PLC. Además, el conteo de votos debe ser público”, explica el político.

Surge la duda sobre si el PLC apoyaría a un candidato que no sea el de su partido, al salir derrotado en el tipo de primarias que menciona Moncada. El diputado dice que sí, que habría el apoyo, pero también condiciones. De perder el PLC, se abriría un proceso de negociación con el candidato ganador. Si quiere el apoyo de los votos liberales, tiene que ceder, por ejemplo, en cuotas de participación en el Gobierno si llega a ser presidente.

“El individuo que gane debe ser astuto, hábil. Sabe que va a necesitar los otros votos y tiene que negociar. Si no, no gana”, explica Moncada.

Para algunos analistas como Gabriel Álvarez, el ex presidente Alemán mira el proceso de primarias como un simple trámite para legitimar su candidatura y no como un acto democrático para escoger un candidato de consenso. “Él sigue creyendo que es el líder indiscutible y que todos los demás deben de girar alrededor de sus propuestas”, dice Álvarez. “Por lo tanto son primarias que nada más vendrían a legitimar, a formalizar una posición, una decisión política determinada que lo pone a él como candidato presidencial”, agrega. Eso, según Álvarez, “no está en correspondencia con lo que quiere el pueblo”.

Propuesta divide a opositores

Pero este modelo que se maneja dentro del PLC no es bien visto por el Movimiento Renovador Sandinista. Edmundo Jarquín, ex candidato presidencial y coordinador de esa organización política, explica que esa propuesta de primarias “divide a la oposición” y mira en ella una estrategia del círculo de Alemán para ganar tiempo y mejorar la candidatura del caudillo.

 “Habrá que preguntar a Alemán porqué se echó atrás de la propuesta de una sola ronda de primarias abiertas. Los plazos que están manejando, tener hasta en noviembre las primarias de toda la oposición, es para ganar tiempo y santolear la candidatura de Alemán”, dice Jarquín. “Hay que recordar que Alemán al principio dijo que estaba dispuesto a competir en unas primarias abiertas y cuando sintió que le podían agarrar la palabra, se echó para atrás porque sabe que en unas primarias abiertas sería aplastado”, agrega el político.

Jarquín dice que su movimiento apoya la propuesta presentada por la organismo de la sociedad civil como Hagamos Democracia y el grupo de alcaldes 9 de noviembre (conformados por candidatos que resultaron afectados con los resultados presentados por el Consejo Supremo Electoral tras las cuestionadas elecciones municipales de 2008). Esa propuesta establece unas primarias abiertas y transparentes.

“Lo fundamental es que las primarias fomenten además de la selección de candidatos más transparente y respetando la voluntad de la gente, la unidad democrática de la oposición”, dice Jarquín.

Para Eduardo Montealegre, ex candidato presidencial y líder del Movimiento Vamos con Eduardo, las negociaciones para llegar a un acuerdo deben continuar. Fuentes ligadas al MRS y al VCE dijeron a Confidencial que en las últimas semanas ha habido varios encuentros entre los líderes de ambos movimiento para lograr un acuerdo sobre este tema, pero también para ponerse de acuerdo sobre la escogencia de nuevos magistrados del CSE, que al final será lo que determinará la legitimidad de las elecciones de 2011.

“No debemos perder de vista que las primarias son sólo un medio para lograr el objetivo que nos hemos propuesto los demócratas, que es ir unidos a las elecciones de 2011 para derrotar con una amplia mayoría al orteguismo. Así que lo importante es sumar esfuerzos para la escogencia de un candidato único de la oposición”, dice Montealgre.

El ex candidato presidencial no tiene problemas con que el PLC realice sus propias primarias siempre y cuando el candidato que resulte vencedor de éstas participe en un proceso más amplio con los candidatos de los otros movimientos políticos.

“Hay que dejar que el PLC decida internamente cómo escoge su candidato. Mal haría yo en venir a pretender decirle al PLC o a cualquier otro partido cómo tienen que hacer sus procesos internos de escogencia. Lo que nos corresponde a todos es enfocarnos en la segunda parte del proceso, que es la escogencia de un solo candidato capaz de aglutinar a todos los demócratas para derrotar al orteguismo en 201”, dice Montealegre, quien también ha manifestado sus aspiraciones presidenciales.

La más reciente encuesta de M&R Consultores muestra que los principales actores de la vida política del país han sufrido bajas en el nivel de aceptación del electorado, mientras que el porcentaje que se declara independiente llega al 60 por ciento de la población. Un segmento que según los analistas está a la espera de un nuevo liderazgo político. La pregunta que queda en el aire es si las fuerzas opositoras se pondrán esta vez de acuerdo para escoger un candidato que encante a ese electorado o, como el famoso intento de unidad, esta iniciativa quedará en otro proyecto fallido.

Humo blanco

El lunes recién pasado, a través de una nota de prensa, el Movimiento Vamos con Eduardo (MVCE) informó que lograron acuerdos con el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), para constituir una alianza opositora amplia y fuerte que garantice la salida del poder de Ortega.

 “Dichos acuerdos incluyen la apertura de una alianza opositora amplia y fuerte, en la que no sólo participen liberales, sino que también represente a todos los nicaragüenses que creemos en la libertad como premisa básica de la vida ciudadana”, dijo Eduardo Montealegre.

“Los acuerdos entre el Movimiento Vamos con Eduardo y el Partido Liberal Constitucionalista están encaminados a la estructuración de políticas homogéneas de la oposición en la Asamblea Nacional. Le pedimos a nuestros respectivos jefes de bancada que encuentren el mecanismo más adecuado para homologar acciones legislativas" explico Eduardo.

* Actualizado jueves 15 de abril 2010.

Comentarios

1
Dolores

Esta es una eleccion democratica,pero aqui solo se habla de liberales y mas liberales y no hay espacio para otros que no sean liberales.El MRS no tiene posibilades ni de ocupar cargo de contador de votos,menos los conservadores y ya no digamos los pescaditos que nunca pierden oportunidad de montarce en el carro de quien sea. Es cierto que entre todos los MINI partidos no captan ni el 10% del electorado ,son los que mas gritan y exigen igual parte del pastel. Pero tambien no es menos cierto que entre los liberales NO HAY LIDERES y que es mas probable encontrar gente potable entre las minorias. El problema seria que salga otro Bolanos ,y este riesgo nadie lo quiere correr.

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor