Confidencial » Política » Leer artículo

Una vergüenza para Nicaragua, dicen críticos

D’Escoto “en el aire” como enviado libio

* Ortega lo nombra “embajador alterno” de Nicaragua como apoyo al anuncio de Gadafi.

Carlos Salinas Maldonado | 3/4/2011
@CSMaldonado

El diplomático y sacerdote Miguel d’Escoto Brockmann se convirtió en el protagonista de una controversia que se desarrolla en el escenario de la más alta política internacional: las Naciones Unidas. D’Escoto fue nombrado como embajador de Libia ante la ONU por el ahora desertor, ex ministro de Exteriores de Trípoli y director de los temidos servicios secretos de la dictadura, Moussa Kusa; y desde entonces ha estado en el centro del debate internacional, en momentos en que el mundo cierra filas contra la sangrienta represión de Muamar el Gadafi contra los rebeldes libios.

Miguel d’Escoto, sacerdote de la orden norteamericana MaryKnoll, Canciller de Nicaragua en los ochenta, amante de los animales (mantuvo en su casa una fauna completa, desde loros, patos y monos hasta venados) y recientemente presidente de la 63 Asamblea General de Naciones Unidas, ocuparía el puesto del diplomático libio Ali Abdussalam Treki, a quien le fue denegada la visa estadounidense. D’Escoto aceptó el nombramiento de Kusa afirmando que ayudaría a “los hermanos de Libia en su batalla para asegurar el respeto a la soberanía y la autodeterminación”.

Las críticas contra el nombramiento no se hicieron esperar. Medios de comunicación estadounidenses senalaron que d’Escoto no cumple con los requisitos establecidos por la ONU, incluyendo el hecho de que está en Estados Unidos con visa de turista, y no la visa G1 necesaria para ser embajador ante Naciones Unidas. Además, funcionarios de la ONU dijeron que el secretario general de la organización, Ban Ki-Moon, no había recibido oficialmente la carta en la que el Gobierno libio nombra a d’Escoto como su representante.

En la carta, publicada en Managua por medios oficialistas, se lee que “El Comité Popular General de Enlace Exterior y Cooperación Internacional comunica a vuestra Excelencia que la Jamahiria ha decidido nombrar al Señor Miguel D’Escoto Brockmann, ex Ministro del Exterior de Nicaragua, como su representante de las Naciones Unidas en Nueva York y está autorizado para hablar en su nombre ante los Órganos del Sistema de Naciones Unidas”.

La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Susan Rice, dijo que el nombramiento de d’Escoto quedaba en duda, dado que fue nombrado por el ex ministro Kusa, que renunció a su cargo como canciller de Libia. Rice agregó que d’Escoto ya no es ni presidente de la Asamblea General ni embajador de Nicaragua ante Naciones Unidas, por lo que aseguró que “no tengo claro” porqué el ex canciller sigue en la ONU. D’Escoto había anunciado una conferencia de prensa para hablar sobre su nombramiento, pero ésta fue cancelada.

Como una forma de apoyo al controvertido diplomático, el presidente Daniel Ortega nombró a d’Escoto como “representante alterno” de Nicaragua ante la ONU, según el acuerdo presidencial 90-2011 publicado el jueves en La Gaceta, diario oficial. Sin embargo, el viernes no quedaba claro cuál es el papel real que el sacerdote ocuparía desde ahora ante Naciones Unidas, cuando el régimen de Gadafi parece resquebrajarse y el dictador negocia una salida. El diario británico The Guardian informó el viernes que un emisario de la dictadura viajó a Londres para negociar la retirada de Gadafi, mientras la OTAN sospesaba recurrir a tropas terrestres en territorio Libio, en un recrudecimiento de la ofensiva aliada desde que iniciara la incursión área el 19 de marzo.

La primera dama Rosario Murillo, secretaria del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, hizo pública una carta en la que se da a conocer el nombramiento de d’Escoto, aunque en la misiva Murillo no habla del tema de Libia. “Desde esa Representación Diplomática, el Padre Miguel d’Escoto continuará impulsando su Propuesta de Transformación del Sistema de Naciones Unidas para sumar voluntades y compromisos alrededor de una Organización realmente multilateral, que represente el Derecho Humano a la Paz, desde las voces e intereses de todos los pueblos del Mundo”, se lee en el documento reproducido por medios del Gobierno.

Vergonzoso”, dice CENIDH

En Nicaragua, organizaciones civiles y políticos de oposición criticaron el nombramiento d’Escoto. Vilma Núñez, presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), dijo a la televisión local que el nombramiento del sacerdote como embajador de Libia ante la ONU es “vergonzoso”, y que su papel sería “defender lo indefendible”. Para Eduardo Montealegre, ex candidato presidencial y canciller  durante la Administración de Arnoldo Alemán, el nombramiento de d’Escoto es “una decisión equivocada” y “una vergüenza para Nicaragua”, según declaraciones difundidas por la agencia EFE. El candidato a la vicepresidencia por la Alianza PLI, Edmundo Jarquín, dijo espera que el nombramiento no comprometiera la cooperación internacional para Nicaragua, reducida tras los controvertidos resultados de las elecciones municipales de 2008.

El controvertido sacerdote se ha convertido en el objeto de las críticas de medios estadounidenses. El prestigioso The New York Times destacó que él es un feroz crítico de Estados Unidos. En una crónica publicada el 30 de marzo, el diario recuerda que “como presidente de la Asamblea General, D'Escoto no se contuvo de hacer críticas oblicuas a Washington. En su discurso inaugural como presidente en junio de 2008, dijo que los miembros de las Naciones Unidas tuvieron que unirse contra los “actos de agresión, tales como los que ocurren en Irak y Afganistán”, países que han sido intervenidos por Estados Unidos en su cruzada contra el terrorismo.

D’Escoto es un diplomático curtido en la controversia, en la que ha estado inmerso desde los ochenta. En su época como canciller, se desmanteló un plan de asesinato en su contra, en el que estuvieron involucrados supuestos agentes de la Agencia Central de Inteligencia estadounidense, quienes hicieron llegar a D’Escoto una botella de licor envenenado. En una entrevista publicada en 1983 por el diario español El País, d’Escoto dijo sobre aquel “acto terrorista”: “La muerte no me preocupa mucho, hace muchos años que mi vida está en manos del Señor. Lo que sí me preocupa de verdad es no hacer o no decir lo que debo hacer y lo que debo decir, que es formular y defender los intereses de mi pueblo, que lucha por la justicia”. En esta ocasión, será el defensor de la “Jamahiria” libia en Naciones Unidas.

Comentarios

2
camio garcia

De todos los animalitos que tuvo el padre D Escoto le falto el CASAMA un animalito fiologista, que escribe mucho y no dice nada, al menos lo compenso con el lorito que esos si hablan mucho, un dia no muy lejano cuando hagan recuento de la historia CASAMA sera un bicho raro en la fauna nicaraguense, por hoy su veneno no llega ni a ser percibido por el padre D Escoto que tiene mucho que aportar al mundo para estar preocupado por CASAMA que de buena suerte se escapo de un zoologico

1
eduardo mejia

ESTIMADO EX CANCILLER:
COMO DEBE SENTIRSE AHORA
QUE NADIE LO VOLTEA NI A VER
MEJOR BUSQUE SU GUANACASTE COMO LORA
QUE PRECIENTE QUE VA A LLOVER.

Y ES QUE A TODO SUPOSITORIO
LE AGUARDA SU BUEN ESTUCHE
MAS SI NO TIENE VELA EN EL VELORIO
Y SOLO ANDA DE METICHE.

DEJE QUE EL HERMANO DANIEL
DEFIENDA SOLO A SU CARNAL
Y ES QUE NO HAY LECHE PARA TANTA MIEL
DESPUES DE SEMEJANTE BACANAL.

SALGA AHORA RAUDO Y VELOZ
POR LA PUERTA TRASERA
NO HAGA LA DEL NIÑO PRECOZ
QUE SE QUEMO, CON LA ARROCERA


Comentar

Favor no llenar:

El comentario no puede ser más largo que 250 palabras.

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor