Confidencial » Política » Leer artículo

El déjá vu de la danza de los caudillos

Ortega y Alemán en juego de espejos

• Encuesta M y R: en una elección a dos bandas, Alemán perdería con Ortega y se dispara la abstención

Carlos Salinas Maldonado | 30/3/2010
@CSMaldonado

Nicaragua parece vivir por estos días una especie de déjà vu. Falta más de un año para que los nicaragüenses vuelvan a las urnas a escoger a un nuevo presidente, pero los tambores electorales suenan prematuramente. Los dos caudillos que han marcado la historia política de este país en los últimos 20 años, quieren repetir presidencia. Se trata del actual presidente Daniel Ortega y el controvertido ex mandatario Arnoldo Alemán (1997-2002). En realidad se trata de una historia que parece repetirse: dos socios políticos que se han repartido a su antojo las instituciones de uno de los países más pobres del continente americano.

Alemán, el político más rechazado de este país, lanzó el domingo pasado su candidatura presidencial en un mitin en Boaco. “Quiero que me den otra oportunidad para construir la Nicaragua que todos queremos y merecemos”, dijo quien todavía tiene pendiente un juicio en su contra en Panamá por lavado de dinero durante su Administración. Alemán fue condenado a 20 años de cárcel por defraudar al Estado con 97 millones de dólares, que representan el 37% del actual presupuesto asignado a Educación. El político cumplió parte de esa condena a cuerpo de rey en su hacienda de las afueras de Managua hasta que la Corte Suprema lo absolvió en 2009, a cambio de que el ex mandatario entregara el control del parlamento al Frente Sandinista.

Candidato perdedor

A pesar de semejantes credenciales, el caudillo liberal quiere correr como candidato. Pero las encuestas lo presentan como un candidato perdedor. La más reciente encuesta de M&R Consultores muestra que en una disputa electoral entre Alemán y su socio Ortega, el caudillo liberal terminaría humillado. Según el sondeo, sólo el 14,4 por ciento votaría por Alemán, frente al 28,4 por ciento que lo  haría por Ortega, lo cual equivaldría a más de 60% de los votos válidos con un altísimo nivel de abstención, que en ese escenario sumaría 52.5 por ciento.

 Para Raúl Obregón, gerente de la encuestadora, lo que aún no han comprendido ambos caudillos es que más de la mitad del electorado “no quiere nada ni con el FSLN ni con el PLC”. La encuesta muestra que casi el 60 por ciento de la población se declara independiente, a la vez que la base política de los grandes partidos sufre bajas: el PLC llega hasta el 11 por ciento de la intensión de votos y el FSLN el 27 por ciento.

La historiadora y directiva del MRS Dora María Téllez dice que Alemán, con el precoz lanzamiento de su candidatura, lo que demuestra es inseguridad y desesperación. Téllez explica que el caudillo liberal se desgañita buscando un apoyo que no tiene entre sus bases, lo que bien quedó demostrado con la arriesgada jugada política que el liberal hizo en Boaco: la asistencia no fue la esperada, a pesar de que la cúpula del PLC aupó a su líder.

Bajo la sombra de Ortega

Y el discurso de Alemán dio aquella sensación de algo ya vivido: como una vez lo hiciera su socio político, Alemán (parafraseando una cita de Martin Luther King que le quedó muy grande) dijo: “he tenido un sueño de ver a una Nicaragua con igualdad de oportunidades”, y pidió una oportunidad para gobernar y dejar atrás los errores del pasado.

Errores que lo conectan directamente con Daniel Ortega, aunque el ex mandatario intentara en su discurso tomar distancia del caudillo del FSLN. “Mis amigos”, gritó Alemán, “vamos hacer una verdadera democracia, no como la que hoy pretende el dictador Ortega. Ortega es igual a Pilatos, que en aquella concentración le dijo al pueblo: ‘¿a quién prefieren, a Barrabas o a Jesús? Y el pueblo, dejando de ser el ser humano pensante, cometió el gravísimo error de decir: queremos condenar a Jesús. Eso no es democracia; democracia es la que el pueblo quiere: libertad, igualdad de oportunidades y justicia social”.

“Alemán no va a ser el candidato del PLC”, afirma, tajante, Dora María Téllez. “No veo que en el PLC le hagan caso a un candidato que va a perder. Eso lo saben los líderes locales del partido. Alemán lanza su candidatura con desesperación porque no quiere oponentes en el PLC. Y está inseguro del respaldo que pueda lograr dentro de sus filas”.

Ortega en campaña

En estos días no sólo Arnoldo Alemán colma los medios de comunicación en su campaña como candidato. Los medios oficialistas cargan su programación con anuncios publicitarios que llaman al electorado a votar por el presidente Ortega y su modelo de gobierno “cristiano, socialista y solidario”. La semana pasada se filtró a los medios de comunicación un documento aparentemente preparado por el Consejo de Comunicación a cargo de la primera dama Rosario Murillo, en el que se presenta la estrategia electoral del Gobierno, que sin rubor ordena el uso de todos los recursos del Estado para “ganar holgadamente” las presidenciales previstas para noviembre de 2011.

El documento ordena a todos los trabajadores del Estado a cumplir con la nueva estrategia, que hasta incluye un cambio de actitud de cara a la población: en un país que se mueve al ritmo de la burocracia, la estrategia ordena recibir desde ahora a los usuarios de servicios públicos con un “buenos días” y “en qué puedo ayudarle”. Además, manda a destacar los proyectos del Gobierno como logros del partido y así presentarlos al electorado.

Con el lanzamiento de esta “estrategia”, el oficialismo reconoce sus ambiciones de permanecer en el poder a toda costa, a pesar de que existe una expresa prohibición de la Constitución, que establece la no reelección continua. Un escollo que el presidente Ortega superó con el apoyo de sus leales magistrados en la Corte Suprema, que con un fallo judicial catalogado como ilegal por expertos constitucionalistas, declararon “inaplicable” el artículo constitucional que prohíbe la reelección, despejando el camino al presidente. Ortega ha dicho públicamente que aspira a gobernar “hasta los 97 años”. “Espero poder vivir el tiempo suficiente para contribuir a esta nueva etapa de desarrollo de la revolución”, dijo Ortega el año pasado en una entrevista.

Las encuestas, sin embargo, chocan con las aspiraciones del presidente. La encuesta de M&R muestra que el FSLN tiene una simpatía política del 27 por ciento, mientras que el 16 por ciento lo ve como la persona idónea para ejercer el próximo periodo presidencial. La misma encuesta muestra que el 66 por ciento del electorado no votaría por el presidente si éste se postula en las elecciones. En realidad Ortega perdería con cualquier candidato, menos con Alemán. Y es ase a lo que parece apostar el caudillo.

“Ortega tiene perdidas las elecciones al menos que se las robe. Y si se las roba es porque están arregladas. El país entraría en una crisis de gobernabilidad”, dice Dora María Téllez. “Además, Ortega legalmente no puede competir”, afirma.

El presidente tampoco sale bien evaluado en lo que a su gestión se refiere. El 67 por ciento de los votantes que se declaran independientes desaprueba la gestión del mandatario y sólo un 8 por ciento le da una valoración positiva.

Mientras los tambores electorales suenan entre los dos caudillos nicaragüenses, el que fue el principal rival de Ortega en las elecciones presidenciales de 2006, Eduardo Montealegre, tampoco esconde sus aspiraciones de disputar las próximas presidenciales. Montealegre, sin embargo, ha perdido puntos frente al electorado y, según la encuesta de M&R, ganaría apenas con un punto a Ortega.

Raúl Obregón explica que los resultados de la encuesta apuntan no sólo a un desgate de partidos y figuras políticas, sino a la necesidad del surgimiento de una nueva alternativa y un nuevo liderazgo. Esa sería, aparentemente, la fórmula para dejar esa sensación de estar viviendo lo ya vivido.

Comentarios

6
Aquileo

Es reconfortante ver que las masas Sandinistas han pasado a ser un poco mas pensantes y parecen darse cuenta que no es con pedazo de zinc que van a salir de la pobreza y mas bien parecen resentir la soberbia con la que ortega ha corrido a los cooperantes, a los inversionistas y a todo lo que huela a progreso y libertad.

5
Antonio

Se confirma la estrategia de los socios: Aleman sabe que nadie vota por el, entonces nadie votara y de nuevo queda Ortega de presidente con los pocos que voten por el y asi de nuevo Aleman protegido de la carcel y con beneficios de por vida por LADRON y CORRUPTO, NO le crean nada a ALEMAN, es socio de por vida con ORTEGA

4
ben

Cuando tendremos un gobierno que vele por los intereses de la nacion, que se preocupe por el pueblo, dar respuestas a la pobreza, en vez de enriquecer a una minoria, estar envueltos y buscar respuestas a los problemas que causan dolor, angustia zosobra a la poblacion como la delincuencia y la corrupcion gubernamental? los delincuentes mayores son los que gobiernan y los pobres honestos trabajadores no tienen voz ni voto pues ya todo esta arreglado entre los politicos y parlamentarios, suena como cuando Somoza y los vende patria gobernaban, que ha ganado el pueblo?

3
Daniel Aguilar

Es lastimoso ver a nuestra querida Nicaragua debatirse entre un lodazal de desperdicios políticos, en donde miden sus fuerzas dos "líderes" que no tienen ni las bases mínimas de moral ni la representación legítima del pueblo. Son dos alimañas impregnadas de veneno y oportunismos que de nuevo proponen a nuestro pueblo la iniquidad y la miseria.
Pero esas ambiciones enfermizas le dan al pueblo la oportunidad de unirse en un sólo bloque e ir a las urnas a arrebatarles el estandarte de la Patria que ellos han ensuciado con impunidad por más de 20 larguísimos años.

2
El Hindu

Lo que no entiendo es porque sigan apoyando a Aleman dentro del PLC. Porque lo dejan como lider?

1
Ricardo Oyanguren

Nicaragua necesita alguien que rompa con los esquemas caudillescos y partidistas como sucedio en Paraguay donde los partidos blanco y colorado tenian un monopolio de mas de 60 años.

Aqui en Nicaragua necesitamos que salga alguien de la iglesia unanimente respetado y sin ninguna cola que le pisen. Estamos hablando en cuestiones de "hijos de crianza" o pedofilia.

La clase politica nicaraguense esta completamente corrupta y desfazada.

Tampoco puede salir este candidato de las oligarquias tradicionales que se creen tener el derecho divino a meterse en politica solo por ser miembro de familias que creen tener abolengo!.

Nicaragua ya vivio esa pugna de familias caudillescas o mediaticas que causaron una revolucion sangrienta por el afan de mantenerse en el poder y otros porque se les impedia ser presidente.

Comentar

Favor no llenar:

El comentario no puede ser más largo que 250 palabras.

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor