Confidencial » Política » Leer artículo

Frontera sur es zona de paso de la cocaína

La ruta narco en la zona del San Juan

*Diferendo con Costa Rica devela grave situación en zona “porosa” para el narcotráfico y el crimen organizado internacional.

Carlos Salinas Maldonado | 21/11/2010
@CSMaldonado

La controversia diplomática entre Nicaragua y Costa Rica por una supuesta invasión del Ejército Nacional en territorio tico, ha dejado en evidencia la vulnerabilidad de la zona fronteriza entre ambos países ante el acecho de las organizaciones del crimen organizado y el narcotráfico internacional.

Expertos consultados por Confidencial explicaron que la zona fronteriza entre Nicaragua y Costa Rica cuenta con decenas de puntos ciegos que son usados para el tráfico ilegal de drogas, armas e indocumentados, además del contrabando. Una investigación del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (IEEPP) revela que sólo en la zona de Cárdenas, en Rivas, hay 82 de esos puntos ciegos.

Sin embargo, la denuncia de la supuesta invasión militar en suelo tico, volcó el interés de los medios en la región sureste de la frontera, hasta ahora olvidada por las autoridades, que ni siquiera la mencionaban como importante ruta narco.

Todo cambió a finales de octubre. El 23 de ese mes, el Ejército y la Policía informaban que, gracias a información de inteligencia, habían logrado frustrar una “narcofuga” en Bluefields. Se trataba de seis hondureños acusados de pertenecer a una organización ligada al narcotráfico colombiano. La Policía de Bluefields explicó que los hondureños contaban con un plan de fuga que involucraba una red de colaboradores locales que les suministraron las herramientas necesarias para perforar hoyos en las paredes de la presión, por donde se escaparon.

Los hondureños fueron capturados en la región conocida como Río Maíz, a 63 kilómetros de Bluefields. Se les decomisaron fusiles AK y luego fueron trasladados a Managua. Sin embargo, el Ejército continúo con el operativo, intentando dar caza a parte de la red de colaboradores.

El contralmirante Róger González, jefe de la Fuerza Naval del Ejército, dijo en esa ocasión a los medios que en San Juan de Nicaragua, en una finca propiedad de Agustín Reyes Aragón, los militares decomisaron, entre otros pertrechos, 5 motores de 200 caballos de fuerza, además de dos lanchas rápidas. El propietario de la finca huyó, pero más tarde miembros de la familia Reyes Aragón denunciaron ante las autoridades costarricenses que militares nicas habían incursionado en su finca, en suelo tico, lo que fue catalogado como una invasión y violación a la soberanía por el gobierno de San José.

El Ejército ha negado reiteradamente estas acusaciones, a la vez que afirma que su presencia en la zona se debe a los esfuerzos que realiza en la lucha contra el narcotráfico. Oficiales del Ejército han afirmado que la familia Reyes Aragón, que aparentemente se hacen pasar por ciudadanos costarricenses, son en realidad nicaragüenses, y que conforman una célula llamada Los Tarzanes, que supuestamente colabora con una organización ligada al narcotráfico colombiano.

Desde entonces, el Gobierno, el Ejército y la Policía han presentado esa olvidada zona al sureste de la frontera como una ruta en crecimiento del narcotráfico internacional.

“El Ejército de Nicaragua siempre ha realizado operaciones en la frontera sur… Siempre hemos hecho patrullas en nuestros mares territoriales, en nuestro río San Juan, en sus lagunas, caños y desaguaderos… No es la primera operación (que realizamos), nosotros, de manera sostenida y permanente operamos en esa parte de nuestro territorio”, explicó el jefe del Ejército, general Julio César Avilés en un encuentro organizado por el Ejecutivo por la llegada al país del Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Avilés dijo que los miembros de la familia Reyes Aragón “son parte de una banda transfronteriza que opera en Costa Rica, y desde allí estaban incidiendo en territorio nacional. Son parte de una red donde hay hondureños y sicarios colombianos que, en otro momento ha actuado inclusive contra la Policía”. El general hacía referencia a la masacre, en mayo de 2004, de cuatro policías en una unidad de Bluefields, como respuesta del narcotráfico a un golpe que las autoridades le habían dado. En esa masacre participaron un grupo conocido como Los Reñazcos y, según Avilés, también participaron Los Tarzanes.

¿Quiénes son Los Tarzanes?

Dada la atención mediática generada alrededor de Los Tarzanes, parece tratarse de una banda que amenaza la seguridad nacional en la zona del sureste del país. La Policía Nacional explicó que Los Tarzanes forman parte de una intrincada red cuyos principales hilos son movidos desde Colombia, principalmente por los considerados herederos del llamado Cartel del Norte del Valle, una organización criminal que operó en el suroeste de Colombia y que registró un importante crecimiento a mediados de la década de 1990, tras la división de los famosos carteles de Cali y Medellín.

El comisionado Mayor Esteban Guido, jefe de Investigación de Droga de la Policía Nacional, fue el encargado de “desmenuzar” esta estructura cuyos tentáculos, según la Policía y el Ejército, están fuertemente asentados en la zona fronteriza sur de Nicaragua.

Los Tarzanes son una estructura que trabaja con apoyo logístico para el narcotráfico internacional. La ruta inicia en Colombia, liderada por alias El Abuelo, colombiano que es el “heredero” del llamado Cartel del Norte del Valle. La organización de El Abuelo se encarga de producir cocaína para abastecer a grupos narcos del Cartel del Golfo, en México.

En Panamá, esta organización cuenta con la colaboración de alias “Jesús” y alias “Desman”, ciudadano nicaragüense originario de la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN) y quien según el comisionado Guido, es quien se encarga de enviar la droga desde Panamá hasta el sur de Nicaragua, a la región fronteriza controlada por Los Tarzanes. Desman es una pieza importante del rompecabezas, ya que es quien se encarga de coordinar el transporte de la droga, la salida de lanchas y la logística.

La droga entra a Nicaragua desde El Limón, Costa Rica. Guido explicó que en la zona tica, en la región del río El Colorado, la organización cuenta con bodegas de almacenaje de droga. En algunas ocasiones, cuando hay presencia militar en la zona, los cargamentos son trasladados por puntos ciegos hasta la zona del Lago de Nicaragua. “Esto para ellos es más costoso que introducirla por San Juan de Nicaragua”, explicó Guido. La droga es entregada a Los Tarzanes, cuyo líder es conocido como “Plium”, quien se encarga de pagar por el trabajo de traslado.

“Los Tarzanes tienen todo un diseño de vigilancia hacia las autoridades de la Fuerza Naval. Desde Corn Island hay un grupo dedicado a los que se llama vigilancia y objetivos falsos. Cuando la Fuerza Naval está enfilada en dirección de una lancha con narcotráfico, ellos despliegan dos o tres lanchas en la misma dirección, para perder la dirección de la lancha objetivo. La lancha cargada es evacuada, y las otras lanchas, desde Corn Island, comienzan a circular para desviar la atención de las lanchas que van en persecución de los narcotraficantes”, explicó Guido.

¿Cómo se logra trasladar la droga? El oficial explica que Los Tarzanes trabajan con pangueros guías que conocen muy bien la zona y conducen al cargamento y los narcos por puntos que no cuentan con control de las autoridades, hasta parar en San Juan de Nicaragua. De esta manera, agregó Guido, la zona fronteriza con Costa Rica se ha convertido en una importante ruta de traslado para el crimen organizado, lo que justifica la presencia militar en la región.

“La mayor cantidad de células desarticuladas estaban activadas en el sector de la frontera con Costa Rica, contiguo al Lago (Cocibolca) y las riberas del río San Juan. La base fundamental, la que ellos tenían de apoyo logístico, estaba radicada en San Juan de Nicaragua”, dijo Guido.

Comentarios

4
sara

Primero q todo yo pienso que ninguna persona debe hablar asi de costa rica bueno porque tras que muchos nicas se sirven de este pais q les a ayudado mucho y yo nose porque hablan tanto cho

3
Marco

Que tan grande es la ignorancia de los nicas que no pueden ver esto como un problema global y lo hacen como un conflicto de fronteras, siendo el gobierno de Costa Rica el que más incauta drogas en Centro América. Que se puede esperar de un gobierno que tiene como máximo líder a un mono que quiere resolver todo a machetazos y balazos. Eso se ve reflejado en la cantidad de nicas que vienen a Costa Rica a buscar una mejor vida, si ni su propio país los puede mantener.

2
Roberto

A veces uno ignora ciertas situaciones como esta, que deja al descubierto la trama tica-gallina-chinchilla, a como se ignora tambien que los tiquillos-guilas, roban de nuestro territorio las maderas preciosas derribando arboles del lado nicaragüense y trasladándolo al lado tico, eso lo he visto con mis propios ojos. Otra perla es que ellos bloquean pequeños caños con sacos de arena o troncos de arboles para agenciarse islotes a su territorio, aparentemente son campesionos que habitan la ribera tica, pero su fin es robar territorio nicaragüense. Asi que ojo con estos inofensivos tiquillos, desprotegidos y expuestos a una invasión nica. Ellos son los invasores.

1
santiago

muy bueno este articulo y pone de relieve la verdad que los ticos con el escandalo de supuesta invasion queda al descubierto que es un gobierno corrupto , que despalado la naturaleza de su pais afectando a nicaragua y que el narcotrafico por ellos y por los mismo gringos militares que estan en costa rica actualmente. muy objetivo este articulo.

Comentar

Favor no llenar:

El comentario no puede ser más largo que 250 palabras.

Más en: Especial: Diferendo entre Nicaragua y Costa Rica en la frontera

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor