Confidencial » Política » Leer artículo

Especialistas escépticos, ya que no asignan recursos extras al MINED

Gobierno empuja estrategia educativa "electorera"Ě

* Fija una lista de metas ambiciosas sin explicar cómo alcanzarlas ni con qué recursos.
* No es una estrategia educativa, sino un listado de metas.

Carlos Salinas Maldonado | 12/10/2010
@CSMaldonado

Archivos Adjuntos:

  • Estrategia educativa con signos "electoreros"

    Borrador de la nueva "estrategia educativa" del Gobierno, que desplazó al Plan Decenal, impulsado por el ex ministro Miguel De Castilla.
    DOC | 0 Kb | Bajar archivo »

Segunda entrega

La llamada Estrategia Educativa elaborada por el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, es un documento de 22 páginas que desde un principio deja clara una finalidad política más que pedagógica:

“Ninguna educación es neutral, por lo tanto la estrategia educativa debe responder al modelo de participación ciudadana, fortalecer la democracia directa y restituir derechos fundamentales para las y los ciudadanos que impulsa el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional. A través del currículo de estudios debemos de precisar y dar a conocer este modelo de transformación social, siendo la capacitación de las y los trabajadores de la educación el medio para la apropiación y explicación de los avances de nuestra revolución”, reza el documento.

El objetivo de la estrategia es desarrollar una “educación integral” en la que se fomente “la identidad y práctica de valores morales (cristianos, patrióticos, culturales), ideales socialistas y relaciones solidarias que se fundamente en el respeto y amor a los derechos de la madre tierra y la humanidad, que fortalezca el pensamiento colectivo, integrador y solidario frente a la exclusión e individualismo social, desarrollando una conciencia con valores y principios socialistas”.

Y para lograrlo, el documento advierte entre otras cosas que “debemos ganar la batalla mediática a nuestros adversarios, divulgando y comunicando nuestro compromiso de garantizar las condiciones para ejercer el derecho educativo de calidad para las y los nicaragüenses, así como nuestros logros y victorias”.

La estrategia es ambiciosa en sus planteamientos. Los objetivos impuestos ponen los pelos de punta a los expertos consultados por Confidencial, dado que establece metas sin explicar cómo se van a alcanzar ni el financiamiento para cumplirlas en un cortísimo plazo: 2011-2012, en el caso de las más ambiciosas.

Estas son las metas que quiere lograr el Gobierno en un año electoral: Alcanzar el sexto grado para toda la población de la ciudad en 2011, y para la del campo en 2012. Garantizar el tercer año de secundaria para todos los nicaragüenses hasta 2015. Reducir al mínimo la repetición y deserción escolar. Capacitar cada año a 30 mil personas en educación técnica. Impartir cursos técnicos de 6 a 9 meses a 30 mil jóvenes por año. Graduar en 2012 a 20 mil profesionales.

Metas cuantitativas sin recursos

¿Con qué recursos se llevará a cabo este proyecto faraónico? Bueno, con la misma plata con la que cuenta el Mined. Sí, leyó bien. El mismo presupuesto del Ministerio, que recientemente fue afectado por un recorte de más de 54 millones de córdobas que serían invertidos en mejorar la infraestructura de tres institutos públicos del país, afectando a 14,597 alumnos, según un estimado del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (IEEPP).

Así se define, sin ambigüedades, los recursos con los que se tendrá que desarrollar la estrategia gubernamental: “Los recursos financieros para desarrollar nuestras metas educativas, dadas las limitaciones existentes, deben ser los mismos asignados actualmente, (vía) Presupuesto General de la República, dos por ciento por recaudación de INATEC e ingresos por ventas de servicios en los centros técnicos. Los mismos han de manejarse  de forma racional e eficiente”.

Expertos en educación han reaccionado alarmados ante este proyecto gubernamental. “La nueva estrategia, está clarísimo, responde a estadísticas que tenemos que cumplir. Lo catalogo como una medida desesperada por hacer algo. Son medidas que se toman para hacer cosas para que las estadísticas mejoren un poquito. No se están dando los pasos necesarios para garantizar la calidad de la educación. Si no hay calidad lo que estamos haciendo es aumentar estadística”, explicó Nadia Mairena.

“Yo creo que no es una estrategia, es una lista de metas”, dijo por su parte Josefina Vijil, especialista en Pedagogía con veinte años de experiencia en formación docente. “Para hacer una estrategia necesitas consensuarla, saber cómo la vas a hacer. Le falta bastante diente para llegar a hacer una estrategia. El problema no está en las metas, sino en los plazos y en el rigor que se requiere para hacer realidad esas metas”, explicó.

Vijil ha estudiado el documento varias veces, y afirmó que aún no tiene claro qué es lo que se propone alcanzar el Gobierno de Ortega con la llamada “Batalla por el sexto grado”.

“Si el objetivo es elevar el promedio de escolaridad de la población en general, pues lo van a lograr sin ningún esfuerzo. Si lo que quieren es que toda la población alcance el sexto grado, entonces tienen que hacer un esfuerzo con los que están en el sistema educativo, sea este formal o no; para aquellos que salieron del sistema educativo en tercero o cuarto grado, que no son analfabetas pero que no están estudiando ni quieren regresar a estudiar, y para los que son analfabetas y no se quieren alfabetizar. Tenés que definir grupos de edades e ir determinando tareas diferenciadas dependiendo de la necesidad del grupo de edad. En todos los casos la meta es imposible de cumplir para el 2012”, explicó.

“El problema”, agregó, “es que ése es el tipo de indicador que se puede manipular. Como no está claro, ellos pueden manipular sobre todo con la población más pobre. Decir ya alcanzamos seis años de escolaridad, cumplimos nuestra meta. Esas son las metas electorales típicas”.

Tema relacionado

Por qué cayó Miguel De Castilla, ex Ministro de Educación

Comentarios

1
Ambrosio

No existe educación neutra". Paulo Freire.
La educación como praxis política y la pedagogía crítica que la rehace.

En el campo de las ideas y las ciencias, insistimos en que “educar es socializar. Preparar a individuos para una sociedad concreta e ideológicamente definida”. Dicho en otras palabras, la función prioritaria de la escuela es su función político-social. “La escuela es política, no sólo por lo que dice, sino por lo que hace. Callar lo que debe ser proclamado es hacer política hipócrita”. Por eso, es preciso revisar continuamente nuestras percepciones de la vida en sociedad y, especialmente, las que surgen en el momento cuando construimos las opiniones que emitimos. No podemos caer en el fingimiento interesado.
Por eso la estrategia que propone el GRUN es asertada en ese sentido.

Comentar

Favor no llenar:

El comentario no puede ser más largo que 250 palabras.

Más en: Especial: La caída del Ministro y la nueva estrategia educativa

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor