Confidencial » Política » Leer artículo

Eduardo Montealegre pone en jaque al caudillo del PLC

“Alemán ya no tiene excusas”

*Ex Ministro de Hacienda y Diputado asegura que no se retira de la política y que buscará la cantidad necesaria de diputados para “reconstruir la institucionalidad”.

Carlos Salinas Maldonado | 15/9/2010
@CSMaldonado

La que podría ser la gran sorpresa política del año la dio la semana pasada Eduardo Montealegre al declinar sus aspiraciones presidenciales. Con esa decisión Montealegre no sólo oxigena su figura, desgastada tras cuatro años intensos inmerso en la zigzagueante política nicaragüense, sino que se gana el respaldo de amplios sectores sociales, que ven en ella un ejemplo de desprendimiento en un país acostumbrado al caudillismo.

Además, algunos analistas y comentaristas políticos afirman que Montealegre mostró astucia política al poner en jaque al hombre que sueña con volver a gobernar un país donde un gran porcentaje de la población lo ve con malos ojos: el caudillo del PLC, Arnoldo Alemán. Alemán aboga por revivir unas primarias enterradas para escoger un candidato de consenso para la oposición. En esta entrevista Montealegre afirma que el ex presidente ya no tiene “excusas” y le recomienda unirse al movimiento que él quiere levantar alrededor de Fabio Gadea Mantilla.

A Montealegre “se le debe reconocer un acto de enorme realismo político en un país donde eso es atípico”, afirma el analista Gabriel Álvarez. “Esta decisión le da cierta trascendencia de verdadero estadista”, agrega.

La decisión, sin embargo, puede ser un arma de doble filo para el político liberal. Si el proyecto que intenta apoyar fracasa, varios sectores le echarán la culpa a él. Si el proyecto progresa y abre las posibilidades a otros liderazgos de oposición, podría ser el fin de Montealegre como la opción que haría frente a un gobierno autoritario. “En ese caso”, dice Álvarez, “Montealegre quedaría en la historia como un gran político”. Pero los grandes políticos se olvidan pronto en Nicaragua.

El ex candidato presidencial parece estar consciente de eso, por lo que asegura que la suya no es una retirada definitiva de la política. Lo seguiremos viendo, afirma, recorriendo el país, haciendo proselitismo. Y también trabajando con Gadea. Montealegre ya anunció que su movimiento político y su experiencia están a las órdenes del empresario radial.

Así es que no sería raro ver al liberal dentro del equipo de Gadea. “El equipo es fundamental”, dice Álvarez, “debe ser uno que no produzca rechazo. Su programa debería ser un elemento fundamental de cohesión. Un programa de mínimos: no aspirar a grandes transformaciones, sino a que Nicaragua retome el camino de la paz, la democracia y el desarrollo”.

Montealegre apuesta a un triunfo en la Asamblea Nacional “que nos permita hacer las transformaciones que se requieren para reconstruir la institucionalidad”.

Supongo que ha sido difícil para usted tomar esta decisión. ¿Cómo decide dejar a un lado un proyecto en el que venía trabajando desde 2006?

Desde que empecé a militar en política en 1997, mi objetivo ha sido contribuir a construir una Nicaragua en democracia y con oportunidades para todos. Y he tratado de hacer en cada momento lo que he considerado mejor para lograr ese objetivo.

Cuando inicié junto a miles de liberales el Movimiento Vamos con Eduardo, no lo hice para  enriquecerme, ni para satisfacer ambiciones de poder, sino porque vimos que el liderazgo del PLC, al pactar con Daniel Ortega y cerrar los espacios democráticos dentro del partido, estaba poniendo en peligro la democracia que tanto nos había costado construir.

En pocas palabras, me propuse hacer política de una forma diferente, pensando primero en los intereses nacionales, en los intereses de esa gran mayoría de nicaragüenses a las que siempre se les han negado las oportunidades de desarrollo.

Para tomar la decisión de posponer mis aspiraciones presidenciales y apoyar a un candidato de consenso, me hice la misma pregunta: ¿Qué es lo mejor que puedo hacer en este momento para ayudar a Nicaragua? Así que esta decisión no significa retirarme de la política, sino continuar impulsando el proyecto por el que he trabajado durante los últimos trece años, que es ver a Nicaragua en democracia y superando la pobreza.

¿Hay en esta decisión motivos personales? ¿O también influye una reducción en los niveles de aceptación a su figura que marcan las encuestas?

Ni lo uno ni lo otro. En lo personal, mi compromiso de trabajar por Nicaragua es más firme que nunca. Y en relación a las encuestas, por el contrario, las encuestas más recientes, antes que surgiera el nombre de Fabio Gadea, indicaban que Eduardo Montealegre era el candidato con más posibilidades de derrotar al orteguismo.

Pero las encuestas también han dicho que para derrotar al orteguismo es necesario que todos los demócratas vayamos unidos a las próximas elecciones. Así que había que enfocar todas nuestras energías en lograr esa unidad y en lograrla pronto.

Y la mejor forma de hacerlo, sin desperdiciar tiempo ni recursos, era con un candidato de consenso, un candidato que fuera de la confianza de todas las fuerzas democráticas, para que nadie tuviera pretextos para quedarse fuera de esta unidad.

Comentarios

6
Carlos

Lo que Montealegre hizo no lo ha hecho ningùn aspirante presidencial nicaraguense con altas posibilidades de ganar una elección. Admirable!

5
Marco Antonio

"Alemán ya no tiene excusas" es hora que piense en la patria Sr. Alemán, no cree que ya ha hecho demaciado dinero?, deje al pueblo que busque su bienestar, usted no es bienestar para los Nicaraguenses entienda.

4
ALBERTO CHEVEZ

Una sabia decisión, aunque al Sr. Gadea no le veo ningun carisma, por tanto no se puede comparar con Violeta "Patria" o sea doña Violeta, la mejor presidente que ha tenido mi país en muchos años. Se que es dificil encontrar un lider que aglutine a todas las fuerzas opositoras al "nuevo procer" (?), pero nunca es tarde pues hay tantos hombres y mujeres en Nicaragua con pricipios morales y honestos que pueden hacer mucho por la patria.

3
luis rodriguez

Yo creo que la accion de Montealegre es la mas correcta, si el no logra tracender como lider de cara el futuro no debe verse como el fin del mundo, el ya cumplio con su mision que era " entretener a Aleman para que no terminara de entregar el resto de Nicaragua a Ortega"

En paises modernos los lideres se estan renovando continuamente en la medida que las circunstancias lo reqieren aun sea el caso que no llegen a la presidencia por ej. en EEUU Al Grre, Mc Cain, etc y asi es el el resto de paises del mundo, ya los liderasgos que quieren perennizarce en el poder estan totalmente desfazados, ya que los resultados en las sociedades son perniciosos y corruptos.

2
jose de leon

lo que busca eduardo montealegre con esta actitud es buscar una diputacion,porque como candidato,a presidente no tenia chance,es por eso es que,sale con el cuento de que renuncia por la patria,a quien quiere engañar,si todo el pueblo sabe de sus indeciciones,como se dio cuenta que no ganaria las primarias,sale con lo que tanto criticaron EL DEDAZO,ahora con este cuento,van a salir todos peleandos por una diputacion,todos los que apoya a gadea mantilla,el MRS,ALN,MvE,MpN,CC,CD y otros grupitos,que pediran su diputacion,y al mirar que no hay cama paaa tanta gente empezaran a deprestigiar a gadea mantilla y buscaran al PLC y su lider arnoldo aleman

1
nicagueguense

Lo que un buen nicaraguense hace, es pensar en el bienestar de su pais y actuar en cosecuencia. Bravo por Eduardo, que supo tomar el camino correcto en el momento apropiado.
Arnoldo Aleman, no cambiara su actitud, porque sea soberbio. El sabe muy bien, que su nombre es un nombre desprestigiado y que el no es otra cosa que un cadaver politico.
Pero Aleman, junto con su pequeña camarilla que lo rodea, reconocen en si circulo intimo que son peones de ajedrez en las manos de su señor Ortega; por lo tanto continuara actuando de acuerdo a las ordenes que reciba de su patron.
No debemos esperar que se baje de ningun caballo. Aleman ya no tiene caballo propio.

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor