Confidencial » Política » Leer artículo

Diputado conservador niega reunión con Ortega en El Laurel

Alejandro Bolaños aceptaría a Rivas en negociación CSE

* Presidente del PC dice que hay que negociar con Ortega para lograr cuatro puestos en el CSE.

Carlos Salinas Maldonado | 26/8/2010
@CSMaldonado

Alejandro Bolaños Davis es señalado por políticos opositores de prestarse al juego del oficialista Frente Sandinista para debilitar más (si es posible) a la fragmentada oposición nicaragüense, incapaz de plantar cara al proyecto autoritario del presidente Daniel Ortega.

Los críticos de este político conservador afirman que a cambio de un apoyo al FSLN, el Consejo Supremo Electoral (CSE), controlado por Ortega, le devolvió de manera sorpresiva la diputación a Bolaños y la personería jurídica al Partido Conservador. El CSE había despojado a Bolaños Davis de su curul parlamentario como castigo porque el diputado denunció una trama corrupta que involucraba a personeros del Frente Sandinista en el llamado Caso Tola.

Desde que recuperó su diputación, el político conservador ha negado esas acusaciones, a la vez que afirma que él no tiene ningún trato con el oficialismo. El martes pasado, se produjo una inusual visita de altas personalidades del círculo presidencial al centro de convenciones El Laurel, propiedad de Bolaños, ubicado cerca de los Altos de Santo Domingo. Testigos del encuentro revelaron a Confidencial que durante la visita se produjo una reunión de Bolaños con el presidente Ortega y la primera dama Rosario Murillo. Sin embargo, Bolaños niega en esta entrevista que Ortega lo haya visitado, aunque confirmó que la primera dama Rosario Murillo sí estuvo en su centro, pero para conocer las condiciones del lugar con el fin de celebrar una fiesta familiar. “Dijo que quería conocer porque tiene una boda en los próximos días y quería ver si la hacía aquí”, afirma Bolaños.

Y mientras la oposición se opone a una negociación con el FSLN de Ortega, si el Presidente no cede en su capricho de reelegir en sus cargos a ex magistrados tan controvertidos como Roberto Rivas, Bolaños Davis tilda como un error de los opositores el veto impuesto a esos magistrados. El diputado aboga por una negociación con el FSLN en la que la oposición pueda optar a cuatro cargos en el CSE a cambio de que el Frente Sandinista mantenga a sus magistrados, Rivas incluido.

Bolaños Davis afirma que si le tocara negociar asuntos como éste con el presidente Ortega, lo haría sin ningún problema. “Perfectamente lo haría, más ahora que fui electo presidente del Partido Conservador y él es el mandatario de la República”, dice.

Algunos diputados de oposición quieren discutir en la Asamblea un proyecto que anula el Decreto 3-2010 emitido por el presidente Ortega, ¿usted va a apoyar esa iniciativa?

La apoyaría, claro que sí. Creo que la causa del problema de las instituciones es que no se han elegido esos 25 cargos y que eligiéndolos se resuelve el problema. Si ese decreto se anula, eso va a generar la presión para obligar a las partes a elegir los 25 cargos. Ese decreto fue un artificio para sobrevivir la tempestad, el limbo jurídico de estas autoridades del Estado.

Y que sumió al país en una profunda crisis política.

Bueno, cuidado que habría más crisis sin el decreto. Por lo menos con el decreto algo se está haciendo, aunque no es correcto. Pero sin el decreto cuidado que hubiera sido peor, porque se paralizan absolutamente las instituciones.

Las negociaciones para elegir los cargos están estancadas. La oposición dice que no apoya a los candidatos del FSLN, incluyendo a Roberto Rivas. ¿Si al momento de la votación se mantienen las listas tal y como están, usted apoyaría a esos funcionarios?

Cuando regresé a la Asamblea presenté una alternativa diferente que fue muy criticada, pero que a mi juicio es una alternativa sólida, que no significa que me vendí al Frente Sandinista, como dicen algunos para desacreditar esta propuesta.

Lo que dije y sostengo es que el pacto Alemán-Ortega estableció un sistema político: el que  está en el Gobierno tiene una cuota para poner a las autoridades, mientras que la oposición tiene la otra. Eduardo Montealegre, con algunos grupos de la sociedad civil, en Metrocentro II acuerdan no elegir a ninguno de esos magistrados. Lo que introdujo Eduardo con Metrocentro II es el veto. La pregunta de fondo es si en la oposición tenemos el poder para obligar al FSLN a que no ponga los magistrados que quieren poner. Mi miedo es que si esto no se resuelve van a continuar los mismos magistrados.

¿Votaría usted por esos magistrados, incluyendo a Rivas?

Si no podemos poner a cuatro probos en el CSE, yo no voto a favor de eso. Si me sale una plantilla de los magistrados del fraude y los clones de Alemán, voto en contra.

Una de las salidas es que ustedes, la oposición dentro de la Asamblea, se pongan de acuerdo para reunir los 56 votos.

Eso no se está dando. Mi miedo es que el PLC vuelva a pactar, como siempre lo ha hecho. Yo no quiero votar por Roberto Rivas, ni por René Herrera, ni por José Marenco, pero sería bueno si podemos lograr tres o cuatro magistrados sanos, que no sean obedientes ni a Alemán, ni a Montealegre, ni a ningún político, sino a la Constitución, propuestos por la sociedad civil. Yo prefiero cuatro sanos que siete maleados.

Una negociación en la que se mantenga Roberto Rivas

Porque es de la cuota del Frente; no es que quiera votar por Roberto Rivas. Preferiría que Daniel Ortega propusiera a otros. Pero si esta situación sigue así, con una degeneración de la legitimidad y la institucionalidad, va a llegar un momento en que algo se va a romper. Mi temor es que va haber otro pacto y Alemán y Ortega van a volver a poner a los siete magistrados: todos clones de los caudillos.

¿Usted propone otro tipo de negociación: oposición-FSLN excluyendo al PLC?

A Alemán, rompiendo el pacto Alemán-Ortega, porque esta es la oportunidad. Pero Montealegre no lo ve así.

¿Estaría dispuesto a negociar esta propuesta directamente con el FSLN?

Yo no tengo los votos en la Asamblea para dárselos al Frente, aquí tiene que ser la bancada de Eduardo para romper con el pacto: él tiene los votos. ¿Pero cuál es el problema? Que con Metrocentro II Eduardo se encaramó a un palo de 50 pies de altura y ya no se puede bajar. Él dijo que no podemos votar por ninguno de los magistrados del fraude, pero se estancó más la situación. Y cuál es la consecuencia: seguir con los mismos o que vuelva a negociar Alemán con Ortega y al carajo Metrocentro II.

Miembros del FSLN han dicho que mantienen una intensa estrategia para lograr los 56 votos en la Asamblea no sólo para la elección de los funcionarios, sino en busca de la reforma constitucional para la reelección de Ortega…

Mejor ni hablar de una reforma, porque no estamos de acuerdo. Una reforma significa reelección y no estoy de acuerdo con eso.

¿Qué opina de las críticas que se le hacen a usted? Se dice que el FSLN le devolvió la diputación y la personería al Partido Conservador para contar con su apoyo dentro de la Asamblea.

Eso es falso de toda falsedad. El Frente Sandinista tarde o temprano tenía que devolver la personería al PC porque somos un partido legítimamente constituido: tenemos bases, tenemos fuerza.

Pero no pasó lo mismo con el MRS.

Con el MRS es diferente, porque le quita votos al FSLN. Pero el PC no le quita votos al Frente. En la dinámica política el Frente sabe que el PC es un partido de oposición, ¿y a quién le quitamos votos? Al recuperar su personería, al partido regresan más de 200 mil votos que estaban en Vamos Con Eduardo.

Y el FSLN logra fragmentar a un más a la oposición.

Esa fue la viveza del Frente. Le devuelven al PC la personería porque el partido fragmenta más a la oposición. Y eso a ellos les conviene.

Lo que habla mal del PC, porque al fragmentarse más la oposición se hace mucho más difícil que logren ese proyecto de unidad por el que abogan.

Por lo tanto, como se hace más difícil, los conservadores no tenemos derecho a existir como partido.

Lo que se dice es que se han prestado a una maniobra del FSLN para dividir más a la oposición.

Sí, es una maniobra del Frente, pero no es que nosotros fuimos a negociar nada para que nos devolvieran la personería. Insistimos ante el CSE y a nivel internacional para que nos devolvieran la personería. ¿Sabés lo que nos decían en el Consejo? Que después de las elecciones regionales nos iban a devolver la personería, que tuviéramos paciencia. Pero eso no significa que somos sandinistas ni que hayamos hecho un arreglo con el FSLN. No es que nosotros nos hayamos arreglado con el Frente. Eso es una calumnia, una acusación que hacen los que se sienten afectados por nuestra existencia como partido.

¿Es una estrategia para lograr su apoyo al FSLN en la Asamblea?

Yo no diría que mi apoyo es favor del Frente, diría que es a favor del país, porque el camino que lleva ahorita el asunto con los conjueces y seguir con la misma plantilla de los magistrados en el CSE, es peor para Nicaragua. Creo que es mejor una alternativa donde podamos tener la mitad o más de la mitad de los magistrados en el Consejo. No lo veo muy pragmático decir que los siete magistrados del CSE van a ser de la oposición, que es lo que pretende alguien como Montealegre con Metrocentro II.

Diputado, el martes estuvo visitándolo el presidente Ortega.

¡No, no! Eso es falso… de dónde sacás esos inventos.

Un testigo nos dijo que vio aquí al Presidente el martes.

Eso no es cierto. El martes vino la esposa del Presidente, doña Rosario Murillo, a visitar el local porque quiere hacer eventos aquí. Dijo que quería conocer porque tiene una boda en los próximos días y quería ver si la hacía aquí. Vino con sus hijos, con tres de ellos. Recorrió el lugar, lo vio, le gustó y se fue.

Una visita de ese nivel levanta suspicacias. Usted fue un diputado que denunció una trama corrupta que involucraba al FSLN. Estuvo vetado por eso por el FSLN. Ahora vemos que la primera dama lo visita para alquilar su local, como usted dice.

El hecho de que vengan a buscar cómo hacer cosas en este centro de convenciones, sea del Gobierno o de donde venga, no significa que hay una cuestión política de por medio. Ya esas conjeturas son producto de mentes sucias que llegan a conclusiones que no son. Estás haciendo una conexión que no es real. Ella vino, vio y se fue. De pura chiripa estaba yo aquí.

¿Y qué hablaron?

La saludé. ¡Ideay, lo cortés no quita lo valiente! ¿Qué tiene de malo? No hablamos nada de política. Lo que vino hacer es a conocer el local, porque tiene  actividades sociales de su familia que quiere hacer. No sé si las va a hacer. ¿Le voy a impedir la entrada y decirle usted no puede entrar porque es Rosario Murillo y yo soy Alejandro Bolaños y van a hablar de mí porque entra a mi propiedad? ¿Eso debí haber hecho?

¿Usted ha hablado con el presidente Ortega?

Él dijo que quería hablar conmigo. Y yo hablaría con él si me llama o viene. Perfectamente lo haría, más ahora que fui electo presidente del Partido Conservador y él es el mandatario de la República. Si él solicita hablar conmigo, yo hablo con él. Y si tuviese algo que resolver en materia política y fuese necesario hablar con él, buscaría cómo hacerlo.

Comentarios

2
El Pirata de la Costa Caribe

Existen personas como estas que yo personalmente no las dejaría entrar a mi casa porque sus actos son anti éticos y repulsivos al querer justificar su actuación y verle la cara de tonto a uno...de mi casa no pases ni por la acera que no sois bienvenido. Porque por lo menos por respeto a las personas deberías de refugiarte en tus propios actos y salir de la vista de los ciudadanos o busca tu tribu para que nadie te vea que por lo menos a mi me es repulsiva tu presencia.

1
juana de arcos

Deberia de darle un curso de liderazgo a los diputados en su centro el Laurel, para que aprendan a trabajar en equipo y asi tomen las mejores deciciones para mejorar las condiciones del pais y combatir la pobreza de los pobladores. Ademas deberia de dar gratis a los delegados locales del MINED este curso para mejorar la atencion de la educacion de nuestro pais, que cada dia es mas pobre en calidad, por el nivel de los maestros y por la falta de recursos.

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor