Confidencial » Política » Leer artículo

Fuertes críticas del Departamento de Estado al Poder Judicial nicaragüense

CSJ permeable a corrupción narco

* Diputado José Pallais critica estrategia: crimen organizado tiene bases en el país y cuenta con apoyo político.

Carlos Salinas Maldonado | 23/8/2010
@CSMaldonado

El Departamento de Estado de Estados Unidos ha publicado una serie de informes en los que señala al Poder Judicial de ser permeable a la corrupción generada por los cárteles de la droga y de convertirse en un obstáculo en el trabajo de la Policía Nacional para combatir un fenómeno que, según los expertos, se establece con fuerza en Nicaragua.

“La corrupción y la interferencia política siguen afectando el cumplimiento de la ley y la judicatura. La continua politización del Poder Judicial de Nicaragua y la Corte Suprema de Justicia, en particular, es un obstáculo preocupante en los esfuerzos por hacer cumplir la ley”, establece el informe Estrategia Internacional para el Control de Narcóticos 2010, que analiza los esfuerzos que se realizan alrededor del mundo para hacer frente al avance del narcotráfico internacional.

El informe es particularmente duro con los miembros del Poder Judicial –jueces y magistrados–, a quienes acusa de beneficiarse con los recursos incautados por la Policía Nacional a las redes de narcotraficantes establecidas en Nicaragua.

“Los fondos y otros activos incautados a las actividades de tráfico de drogas han sido distribuidas a discreción por la Corte Suprema de Justicia. Según las leyes de Nicaragua, todo el dinero y los bienes incautados se distribuirán equitativamente entre la Policía Nacional, el Ministerio de Salud, el Consejo Nacional para la Lucha contra la Droga, el Sistema Penitenciario y diversas organizaciones no gubernamentales relacionadas con la rehabilitación. Con frecuencia, estos fondos han sido dados por desaparecidos y en algunos casos los jueces se han quedado con vehículos caros. Como resultado de estas condiciones, los Estados Unidos ya no proporcionan ayuda a la Corte Suprema de Nicaragua”, afirma el informe, preparado por la oficina encargada de los asuntos relacionados al narcotráfico internacional.

Los señalamientos del informe coinciden con las acusaciones públicas hechas hace unas semanas por el ex presidente de la Corte Suprema, el magistrado liberal Manuel Martínez, que acusó a sus compañeros sandinistas de usar bienes incautados al narcotráfico. Según Martínez, sus compañeros sandinistas “se roban” el dinero incautado al narcotráfico y se movilizan en vehículos de los “narcos”.

Paradójicamente, también Martínez fue señalado de supuestamente participar en una “misteriosa” desaparición de más de 600 mil dólares que fueron incautados en 2004 al narcotraficante Luis González Largo, una trama que involucró a otros magistrados de la Corte y miembros del Poder Judicial. Confidencial intentó durante dos semanas solicitar una entrevista con el magistrado Martínez, pero no fue posible. Martínez ha estado alejado de los medios de comunicación desde que se recrudeció la crisis que afecta a ese poder del Estado por la imposición de los conjueces.

Poder Judicial susceptible de manipulación

Otros dos informes publicados por el Departamento de Estado –uno sobre el respeto a los derechos humanos y otro sobre el combate contra el terrorismo- critican duramente al Poder Judicial. “En la práctica, muchos miembros del Poder Judicial no emiten juicios imparciales en materia civil y no son independientes de influencias políticas o de otro tipo”, señala el Informe sobre Derechos Humanos 2009. “El Poder Judicial está altamente politizado, corrupto y susceptible de manipulación por las elites políticas y la delincuencia organizada”, afirma el Informe sobre Terrorismo de 2009.

El diputado José Pallais, presidente de la Comisión de Justicia de la Asamblea Nacional, afirma que el Poder Judicial es “la primera institución del Estado en ser penetrada por el narcotráfico internacional”, pero también cuestiona la estrategia desarrollada por la Policía Nacional para combatir las redes del narcotráfico establecidas en Nicaragua.

Pallais explica que el narcotráfico se ha establecido de manera preocupante en el país, al contar ya con apoyo logístico y político. “Creemos que ya no podemos decir que el crimen organizado esta pretendiendo instalarse en Nicaragua; las evidencias son tan seguidas que ya podemos afirmar que ya tiene bases en el país y que cuenta con todo el apoyo logístico y todo el apoyo político que su estancia requiere”, afirma Pallais.

Pallais: Estrategia PN “mal enfocada”

Por lo tanto, el diputado afirma que la actual estrategia desarrollada por la Policía Nacional para hacer frente al auge del narcotráfico está “mal enfocada”.  “No hay una política en contra del crimen organizado”, dice Pallais. “Se los he dicho cientos de veces: no sentimos que la policía, que el Ministerio Público y el Ejército tengan una visión global del problema; desconocen cómo enfrentar el crimen organizado y no tienen un procedimiento establecido para golpear las estructuras superiores del crimen organizado”.

Hasta ahora la Policía Nacional se ha felicitado por los golpes dados al narcotráfico. El lunes, la Policía golpeó a una importante red narco que se encargaba de la logística y el transporte de la droga para el Cártel del Golfo, una de las principales organizaciones del narcotráfico internacional. Lo oficiales incautaron 14 vehículos con caletas secretas usadas para el traslado de la droga en la ruta que va de Costa Rica a Guatemala. “Es el aporte más fuerte que le hemos dado a la logística del transporte del narcotráfico”, dijo a los medios una satisfecha y sonriente Vilma Reyes, comisionada mayor a cargo de las relaciones públicas de la Policía Nacional. Entre 1997 y 2007 las autoridades han incautado 58 mil kilos de cocaína. Y ha sido normal ver a la primera comisionada Aminta Granera inspeccionado los quiebres realizados por sus subordinados.

“Contradigo el discurso de la Policía Nacional”, afirma el diputado Pallais. “Si bien es cierto que Guatemala tiene características de Estado fallido, que en México hay una situación de guerra total; eso no significa que aquí estemas bien. En realidad estamos mucho peor que hace unos años y vemos un empeoramiento de la situación y los riesgos que tiene para el futuro institucional y la democracia nicaragüenses. La Policía no ha hecho ningún quiebre a las estructuras nacionales: están cayendo los aviones con una continuidad altamente preocupante, la estructura nacional no está siendo atacada por la Policía y por el contrario, crece en volúmenes de negocios y mercadería”, advierte el diputado liberal.

Confidencial solicitó desde el lunes pasado una entrevista con oficiales de la PN especializados en la lucha contra el narcotráfico para hablar sobre la liberación de narcotraficantes por parte del Poder Judicial y sobre la estrategia desarrollada por la Policía contra la redes “narcos”. La comisionada Vilma Reyes, encargada de relaciones públicas de la institución, negó desde un principio cualquier entrevista, afirmando que los oficiales “están muy ocupados” para hablar con la prensa. Tras la insistencia, la funcionaria de relaciones públicas oficial advirtió al periodista: “No nos metemos en bochinches”.

El resto de la semana Reyes, quien es la primera en comparecer ante los medios cuando se da un quiebre de drogas, ni siquiera atendió el teléfono y dejó mensajes a sus subordinados para que explicaran que estaba ocupada en alguna actividad y que iba a regresar las llamadas, las que nunca llegaron a la redacción de Confidencial.

El diputado José Pallais es duro en sus críticas contra la Policía. Afirma que esa institución, que ha logrado el reconocimiento de la sociedad por su trabajo contra el narcotráfico, cuenta con oficiales que hasta apoyan a las redes narcos:

“Los ciudadanos han señalado a la Policía en los barrios las casas de los distribuidores de droga, pero la Policía no quiebra a nadie: hay protección al narcotráfico. ¿Entonces qué será? ¿Se está pagando protección para las estructuras locales? Ésa es la pregunta que tenemos que hacernos, porque es escandaloso que no haya ningún solo quiebre a las estructuras de primer nivel. Cada quiebre deber ser el inicio de una investigación del crimen organizado, porque de nada te sirve procesar, condenar, capturar a la primera escala del tráfico internacional si no subís hacia los capos, si no seguís la cadena jerárquica. Eso no se hace con grandes aplausos ni condecoraciones.  Aquí si capturas a un narco, por lo menos 20 ya pasaron, y no estás buscando como subir el escalón para identificar a los que dirigen la red, que es la forma de frenar esta amenaza”.

Comentar

Favor no llenar:

El comentario no puede ser más largo que 250 palabras.

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor