Confidencial » Política » Leer artículo

El Frente quieren todo y no da nada, dice PLC

Poderes del estado en situación “de hecho”

* Oposición llama a FSLN a negociar; Temen que elección en combo que “lastime el Estado de Derecho”.

Carlos Salinas Maldonado | 11/7/2010
@CSMaldonado

Siguen aumentando los funcionarios adeptos al Decreto 3-2010, sin que se vea una salida cercana a la crisis que desde enero afecta a los poderes del Estado. La oposición acusa al oficialismo de no querer acabar con la crisis, a la vez que insta al Frente Sandinista a sentarse a negociar.

El 2 de julio se venció el periodo del controvertido magistrado del Consejo Supremo Electoral (CSE) Roberto Rivas, acusado de organizar un fraude masivo en las elecciones municipales de 2008. Rivas continúa en su cargo por mandato presidencial, como ya lo hicieron en la Corte Suprema de Justicia (CSJ) los ex magistrados Rafael Solís y Armengol Cuadra, lo que mantiene paralizada esa institución.

Los diputados de oposición dijeron a Confidencial que para ellos un arreglo no pasa por aceptar la reelección de Rivas, mientras que el Frente Sandinista mantiene su posición de que el ex magistrado electoral es indispensable y afirman que no cederán.

“Tenemos cinco meses de insistir a los representantes del FSLN para que nos sentemos a negociar. Un acuerdo entre la oposición puede darse en dos horas, pero el problema es que ese esfuerzo sería estéril mientras el Frente Sandinista no dé ninguna señal. No nos queda más que estar sentados a la mesa en espera de que se llenen las dos sillas del Frente, que lo único que ha mostrado es no tener la menor intensión de sacar al país de la crisis institucional”, explicó Javier Vallejo, diputado de la Bancada Democrática.

La Comisión Especial conformada en la Asamblea Nacional para analizar las candidaturas de personas que ocuparán los 25 cargos bacantes en el Estado, ya envió a la Junta Directiva sus dictámenes y recomendaciones, que incluso ya están en la Orden del Día del Plenario. El diputado Vallejo informó que diputados de oposición presentaron un dictamen de minoría en el que recomiendan al Parlamento no elegir “a personas que usurpan cargos”, en alusión a los ex magistrados Rivas, Solís, Cuadra y funcionarios de instituciones como la Contraloría General de la República.

La oposición se ha comprometido con organizaciones de la sociedad civil (en los llamados acuerdos de Metrocentro) a no reelegir a ninguno de los actuales funcionarios, la mayoría de ellos fuertemente cuestionados. Sin embargo, es de esperar que los opositores decidan ceder en algunos cargos para alcanzar un acuerdo que termine con el estancamiento que afecta a poderes como el Judicial. Pero sin negociación, es difícil acabar con el impasse. Y la oposición culpa al Frente Sandinista.

FSLN quiere todo sin dar nada

“No hay negociación con el Frente porque ellos quieren todo y no dan nada. El FSLN pretende que las cosas se mantenga igual: quieren que aceptemos reelección de Ortega, magistrados del CSE, de la Corte. No podemos aceptar eso, porque no aceptamos que violenten la Constitución”, dijo el liberal Oscar Moncada, cercano al círculo político del ex presidente y precandidato liberal Arnoldo Alemán.

Moncada afirmó que su partido no cederá en la negativa de reelegir a Roberto Rivas. “No es sólo una posición de nosotros (los liberales del PLC), sino no de todo el mundo. Lo contrario sería una posición sospechosa porque no es lógico, no podemos elegir a una persona que ha actuado mal. En Vamos con Eduardo y el PLC estamos dispuestos a elegir siempre y cuando no haya reelección de magistrados del CSE, por dignidad”, dijo.

En realidad, el PLC tiene mucho más que perder si negocia por separado con el FSLN y accede a la reelección de ex magistrados como Rivas. Arnoldo Alemán está ya en campaña electoral y este domingo se espera que se proclame como el candidato indiscutible de su organización política, a pesar de que las encuestas le auguran una derrota humillante frente al que será sin discusión –aunque saltándose la Constitución– el candidato del FSLN, Daniel Ortega. Un acuerdo paralelo FSLN-PLC revivirá en el electorado aquel pacto de hace diez años que ha hundido al país en la situación actual.

“Están a la expectativa de que nosotros pactemos, pero no lo van a ver, no va haber pacto. Todos los partidos políticos lo que critican de Alemán es lo que ellos quieren tener”, advirtió Moncada.

Para el analista Félix Maradiaga, un nuevo arreglo paralelo con el FSLN para mantener el estatus quo sería catastrófico para el país. “Si una pare de la oposición negocia con el FSLN entramos en un replanteamiento del pacto (repartición entre dos de los ámbitos del poder), que terminaría con la esperanzas de cambios democráticos”, explicó.

FSLN impone decreto

Hasta ahora, la ventaja en el partido político que se juega en el país es el presidente Ortega, que ha logrado mantener su decretazo y a sus funcionarios en poderes claves como la Corte Suprema y el Poder Electoral. Son ellos quienes desarrollan la estrategia política diseñada desde El Carmen: buscar una aparente legalidad para la reelección de Ortega y hacerse con el control de los espacios de poder, como ha ocurrido con las irregularidades destituciones de alcaldes avaladas con el CSE.

Acciones, sin embargo, que no legitiman los planes de Ortega. Y el presidente, dijo Félix Maradiaga, está ansioso de legitimar su cuestionado proyecto político. Por eso, explicó, los opositores “están obligados a que la opinión pública mire al oficialismo como el que mantiene la ilegitimidad”.

El decreto 3-2010 ha servido al Gobierno para mantener sus espacios de poder. Y el oficialismo ha tenido éxito en imponerlo. Sin embargo, el Frente Sandinista no puede llegar al próximo año, año electoral, cargando una imagen negativa, por lo debe haber una negociación. El problema es la intransigencia del oficialismo.

“En la medida que nos vayamos acercando al periodo preelectoral, el Presidente va a tener mucha más presión para buscar la legitimidad. No creo que el FSLN esté apostando a que estos magistrados se queden por siempre. Sencillamente no ha encontrado la manera de salirse del cuarto oscuro donde se metió”, dijo el diputado Vallejo.

La primera etapa para llegar a una solución se vence el 15 de julio, cuando la Asamblea Nacional entre en receso. Si no se llega un acuerdo entonces, el FSLN lanzará toda su esfuerzo por encontrar una salida antes de fin de año, como explicó a Confidencial el ex magistrado sandinista Rafael Solís. “No creo que el Gobierno, el Presidente o el Frente consideren alargar ese periodo, porque el próximo año ya son las elecciones”, dijo Solís.

La estrategia del Frente, por lo tanto, consiste en lograr un acuerdo para elegir a sus funcionarios –tal vez cediendo uno que otro cargo– o consiguiendo los 56 votos en la Asamblea Nacional, pero sin sacrificar a sus fichas como Rivas. “No veo al Presidente ni al Frente restándole apoyo al licenciado Roberto Rivas. Lo que se tiene que buscar es que haya de nuevo un equilibrio en los poderes e instituciones del Estado: para la oposición que se mantengan las cosas, hasta donde pueda ser, a como estaban antes; para el FSLN que se mantengan así o que se mejoren un poquito”, dijo Solís.

“No estamos diciendo que no queremos a nadie sandinista”, dijo por su parte el diputado Javier Vallejo. “Lo que decimos, en base a las denuncias de fraude en las municipales, es que no podemos reelegir a esa gente (magistrados CSE) porque no están haciendo bien su trabajo, están irrespetando la ley electoral y la Constitución”.

Dadas las posiciones encontradas, la clave estará, entonces, en el acuerdo al que se llegue sobre la forma para elegir a los funcionarios. El Frente Sandinista quiere un nuevo combo, pero la oposición apuesta a uno por uno. Vallejo dijo que a su bancada le toca “cabildear, persuadir, convencer” a diputados de otras agrupaciones para que acepten una ese tipo de votación,  el analista Félix Maradiaga teme que al final se imponga la elección en combo.

“Lamentablemente deben llegar a un acuerdo, una elección en combo para escoger de una sola vez, un arreglo político que lastime el Estado de Derecho. Los partidos de oposición no pueden permitir una elección en plancha o reelegir a los magistrados. La unidad de los legisladores comprometidos con el Estado de Derecho es la única salida sostenible, cualquier otra cosa puede crear una crisis mayor en Nicaragua”, advirtió el analista.

Comentar

Favor no llenar:

El comentario no puede ser más largo que 250 palabras.

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor