Confidencial » Arte y Ocio » Leer artículo

Se presenta hoy en cines

Pureza Engañosa

Impecablemente actuada, bellamente producida, es el evento cinematográfico del año.

Juan Carlos Ampié | 9/5/2012
@juancarlosampie

Las imágenes en lustroso blanco y negro invocan una belleza pastoral. Pero la superficie es engañosa. La voz envejecida del narrador, un profesor de escuela, repasa los misteriosos acontecimientos que estremecieron el pequeño pueblo alemán donde vivió unos años antes de la I Guerra Mundial. Cosas terribles e inexplicables suceden: incendios, torturas, accidentes con intenciones homicidas. ¿Pero, por qué paso esto? Si quiere respuestas fáciles, crúcese al cine de al lado a ver “Los Vengadores”. Estamos en el territorio de Michael Haneke, el director austríaco que se ha distinguido por examinar sin medias tintas el lado más oscuro de la naturaleza humana, tanto en los personajes de sus películas como en las reacciones de la audiencia. Sus películas son duras, incómodas, confrontativas y desafiantes para los amantes del séptimo arte. “El Listón Blanco” no es la excepción.

Alternative content

El título hace referencia a la cinta que funciona como símbolo de pureza en los niños, según el astringente código de conducta de un predicador protestante. Se la impone a sus hijos adolescentes como complemento a una vapuleada, prodigada por una transgresión menor para nuestra sensibilidad contemporánea. Pero el castigo no parece funcionar. Los pequeños parecen más adeptos a estrangular a alguien con ella. Dos niños son víctimas de la ola de violencia que sacude al pueblo. Los demás parecen ocultar algo. La niñez, el último reducto de la inocencia, se ve comprometida por corrupción innata exacerbada por el medio. Sociedad, familia y pareja tampoco se salvan. La crueldad humana florece a cada paso.

Es tremendamente difícil describir el perverso encanto de esta película. La conflictiva espiritualidad y su sobria estética traen a la memoria a Ingmar Bergman. Pero “El Listón Blanco” es Haneke. Los mecanismos de distanciamiento están presentes - narrador inseguro, la ausencia de color -, pero el magnetismo de su narrativa es envolvente. Se habla de la violencia, en el peor de los casos, se muestra discretamente su resultado. Lo que si llegamos a ver – un certero empujón aquí, una bofetada allá – resulta más chocante que cualquier masacre virtual generada por computadora. Haneke siempre ha gustado de distanciar e implicar al mismo tiempo al espectador. Se le acusa de misántropo, hipócrita y sádico. Pero esta película es una contundente refutación a esos cargos. Su retrato de la humanidad no es despiadado, sino exacto. El confort que podemos encontrar es el del conocimiento. No en balde el representante del espectador, y nuestro guía en este viaje por la memoria, es un profesor. En su tentativo romance con una niñera encontramos algo inusitado en sus películas: un destello de esperanza.

El lugar y la época en que se desarrollan los eventos no es accidental – tampoco lo es el subtítulo, “un cuento alemán para niños” - . Estamos confrontando a la generación que hará florecer el facismo. La violencia engendra violencia, parece decir el director, y está en nuestra naturaleza. En ese sentido, la denuncia no se circunscribe a Hitler y sus secuaces. Es universal. Espero esta reseña no lo espante. La película es absorbente, su intriga hipnotizante. Con sólo una vista, apenas estoy empezando a desentrañar sus misterios. Dura casi lo mismo que “Los Vengadores” y es, minuto a minuto, mas interesante y entretenida. Impecablemente actuada, bellamente producida, es el evento cinematográfico del año. Si de algo podemos quejarnos, es de que el Festival de Cine Europeo la proyecta a través de un DVD y no de película de 35 mm, o el cada vez más común Digital Cinema Package (DCP). Su belleza formal se ve comprometida, pero su rigor no. Cualquier cinéfilo que se respete debe verla. Solo tiene dos oportunidades: Martes 8 y Miércoles 9, en tandas de 8:25 pm, en Cinemas Galerías. Ya sabe que hacer.

Comentarios

3
Ana

Vengo movidísima de ver esa película. Es muy incómodo vernos a como somos. Tendemos naturalmente a la maldad. Pero además, mientras más queremos negar nuestra "sombra", más intensa y abrumadora se vuelva la expresión de la misma.
Excelente película. Deja mucho que pensar.

2
Johnny Bravo

Recuerdo que vi esta película en México. Las entradas para "Tron" estaban agotadas y me metí a ver el "Listón Blanco" para probar suerte... y vaya que tuve suerte. Una película aparentemente lenta en blanco y negro. Un envolvente misterio en una aldea que me mantuvo involucrado hasta el último minuto.
Cuando salí del cine pensé que este retrato de la humanidad, esta explicación de como el bien es el motivo de tanto mal, era una de las más asombrosas películas que había visto en mi vida.

1
Alvan Dazbohrk

Es una excelente pelicula por la forma en que la describe señor Ampie. No he tenido la oprtunidad de verla pero estoy casi seguro que es mas o menos del corte de El Tambor de Hojalata del escritor teuton Gunter Grass y cuya pelicula se hizo merecedora del Oscar a mejor pelicula extranjera en 1979. Me da gusto saber que este medio de comunicacion cuenta con un buen critico de cine amante del septimo arte. Congratulaciones.

Más en: Arte y Ocio

Otros artículos del mismo autor