Confidencial » » Leer artículo

Expreso de Destrucción

“Imparable”
(Unstoppable)
Dirección: Tony Scott
Duración: 1 hora, 34 minutos
Clasificación: * * (Regular, recomendada con ciertas reservas)

Juan Carlos Ampié | 21/2/2011
@juancarlosampie

El tiempo ha sido generoso con el director Tony Scott. O quizás, Michael Bay ha degenerado la artesanía a tal grado, que el viejo rey de la acción ahora parece un sobrio estilista. Nada de robots intergalácticos con pretensiones vehiculares para el hermano menor de Ridley. Un tren es sólo un tren, pero basta un poco de estupidez humana para convertirlo en un arma letal.

En “Imparable”, un par de imbéciles dejan ir sin piloto a un tren de carga abarrotado de químicos letales hacia las partes más pobladas de Pennsylvania. Sobre las vías le espera una locomotora cargada de niños – por supuesto -, y un poco más adelante, otro tren de carga tripulado por el proverbial veterano cínico (Denzel Washington) y el novato altanero (Chris Pine), juntos en su primer día de trabajo. Ellos tendrán que aprender a poner a un lado sus diferencias para sobrevivir...y ejecutar un espectacular rescate. Sí, hasta la trama es anticuada.

Lo que no quiere decir que no sea efectiva. La manufactura de la película es impecable. La acción se desarrolla con claridad ejemplar. Los actores confieren gravedad a sus papeles, por muy simples y desdibujados que sean. Rosario Dawson comanda el cuarto de control como un as. Kevin Corrigan infunde algo de excentricidad en su caracterización de un oportuno ingeniero de seguridad. Pero en el fondo, este es el show de Washington y Pine, capaces de hacer funcionar estos arquetipos con los ojos cerrados. Si le parece que Denzel se duerme al volante en algún momento, es pura coincidencia. La única nota en falso suena cuando la historia exige que el héroe juegue a ser Jackie Chan, imponiéndole a su personaje algunas proezas físicas que a todas luces fueron confiadas a un doble – o a la animación digital -. Que la solución práctica sea difícil de definir es testamento al sólido trabajo detrás de esta pieza de entretenimiento desechable, hecha con tan buen sentido que apenas dura poco mas de hora y media. Toma nota, Bay. Este juego se gana con claridad, brevedad y contundencia. 

Más en:

Otros artículos del mismo autor